Brújula / Todavía en rojo

Brújula / Todavía en rojo

No fue poco el entusiasmo con el cual el Gobierno recibió el viernes pasado la noticia sobre el salto de la industria en abril, tras varios meses de declives.

23 de junio 2013 , 06:35 p.m.

Según el Dane, la producción real del sector fabril aumentó en 8,4 por ciento, la tasa más alta de los últimos cinco años, lo cual fue saludado por diferentes funcionarios.

De acuerdo con la entidad, 36 de los 48 subsectores considerados tuvieron cifras en negro, destacándose por su contribución a la variación total del ramo áreas como otros productos químicos (alza del 10,9 por ciento), vehículos (37,2 por ciento), otros productos alimenticios (23,6 por ciento), refinación del petróleo (15,6 por ciento), otros tipos de transporte (28,1 por ciento) y molinería y almidones (9,1 por ciento).

Mejoras como la descrita son las que les dan pie a las autoridades para afirmar que la economía ha vuelto a la senda correcta, tras varios meses de desaceleración.

Bajo ese punto de vista, ha tenido lugar un punto de inflexión en la actividad manufacturera, tras la fuerte contracción del primer semestre.

Y aunque tal escenario es factible, vale la pena tener en cuenta que todavía el balance es negativo. Para ser precisos, en los primeros cuatro meses del año la industria acumula un retroceso del 2,7 por ciento. De hecho, 33 de 48 subsectores muestran un saldo en rojo, destacándose carrocerías, partes y piezas de vehículos, minerales no metálicos, confecciones, hierro y acero y papel, cartón y sus productos, entre los de peor desempeño.

Como si eso no fuera preocupante, el personal contratado en lo corrido del 2013 ha disminuido en 1,8 por ciento. En otras palabras, la mala situación ha venido golpeando la capacidad de generación de empleo de una de las principales fuentes de trabajo bien remunerado.

Todo lo anterior quiere decir que no hay realmente muchos motivos para celebrar. Si bien el cambio de tendencia es positivo, es aún muy temprano para saber si es definitivo.

Además, hay que tener en cuenta que la base de comparación se ve afectada debido a que en abril del año pasado tuvo lugar la Semana Santa, lo cual redujo el número de días hábiles en ese periodo.

En consecuencia, será necesario esperar hasta que se tengan los datos de mayo y junio para hacer una nueva lectura.

Por ahora, se sabe que la demanda de energía no se ha comportado de forma estelar. En resumen, es aún muy temprano para declarar que ha terminado la crisis de la industria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.