Se desinfla Michelin en el país: cierra Icollantas

Se desinfla Michelin en el país: cierra Icollantas

Luego de 71 años de creada, la empresa Icollantas decidió cerrar su producción en Colombia debido a los malos resultados financieros que arrojó en los últimos años.

12 de junio 2013 , 10:57 a.m.

La multinacional francesa Michelin -que en el 1998 adquirió la empresa a inversionistas nacionales- anunció desde su casa matriz el cierre de sus plantas en Bogotá y Cali, para focalizarse únicamente en la comercialización y proveerse desde otras plantas en el exterior.
Michelin atribuyó los cierres sus fábricas en el país a la pérdida de rentabilidad y dijo que asumirá un egreso en sus libros este semestre, a causa de la reestructuración, por 134 millones de dólares, incluidos los costos de la salida forzosa de 460 trabajadores.
Paralelamente, dijo que la filial colombiana no llegó a ser competitiva debido a su insuficiente talla y a otros factores económicos locales.
"El Grupo Michelin ha venido acumulando pérdidas por el orden de 300 mil millones de pesos en los últimos 15 años. Se han hecho inversiones por 261 mil millones de pesos, así como proyectos para mejorar la productividad y defender el empleo de sus trabajadores, pero todo esto no dio los resultados esperados", dijo por su lado Jorge Luis Vega, presidente de Michelin Colombia (Icollantas).
El directivo también adujo la inviabilidad de la empresa a la revaluación del pesos y la importación de llantas con precios más bajos, especialmente asiáticas, y el entorno macroeconómico mundial.
“La devaluación del real brasileño (principal destino de nuestras exportaciones), la entrada masiva de llantas importadas al país, y otros factores económicos que año tras año se repitieron, repercutieron para que fuera inviable la operación de producción en Colombia”, expresó Vega.
Una de las factorías de Icollantas que se clausurará entre junio y agosto está ubicada en Chusacá, al sur de Bogotá, y emplea a 220 personas en la producción de neumáticos para camiones, mientras que la de Cali ocupa a 240 personas y se enfoca en llantas para vehículos y camionetas (utilitarios).
Michelin, sin embargo, dijo que mantendrá en la nómina a 60 empleados de la fuerza de ventas y que se seguirán apoyados en la red de distribuidores mayoristas y minoristas en el país.
Michelin propuso a las 460 personas afectadas un apoyo socio-económico para conseguir encontrar un nuevo empleo.
El plan de retiro incluye las prestaciones de ley, un cubrimiento de salud y seguro de vida, y el apoyo para que estas personas logren la transición y puedan conseguir otro trabajo.
Por su parte, Ivanoe Serrano, presidente nacional de Sintrainclapa (sindicato de trabajadores de las industrias del caucho y el plástico), señaló que la decisión, comunicada el pasado 8 de junio por las directivas, los tomó por sorpresa.

"Hace poco vinieron trabajadores franceses a felicitarnos porque la empresa era muy rentable. No sabemos cuál es el objetivo de esta decisión", agregó.
Camilo Llinás Angulo, presidente de la Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes (Acolfa), señaló que es "preocupante el cierre de plantas industriales con trabajadores colombianos calificados y bien remunerados". Agregó que es "una pérdida del patrimonio del país que hay que frenar".
Michelin también anunció el lunes una reorganización de sus operaciones en Francia, en donde está considerando la eliminación de 730 puestos de trabajo.
Raul Ávila de la Coalición Industrial, dijo que día a día hay pérdida de competitividad y de un menor grado de productividad que se evidencia en la industria manufacturera nacional.

"Con esta empresa, vemos el fenómeno que está afectando a bastantes industrias manufactureras nacionales del país que hasta hace poco eran productoras y ahora se convierten en agentes distribuidores y comercializadores, donde el volumen de empleo generado es cada vez menor", sostuvo.
Asimismo, cree que la competencia de llantas importadas de diferentes marcas, calidades y a menores precios en un mercado automotor que está cayendo, son las causas del cierre de las plantas.
EN CIFRAS
El Grupo Michelin llegó a Colombia en 1992 con una presencia comercial y en 1998 inició la operación industrial con la compra de Icollantas.
Entre 2010 y 2012, la empresa acumuló pérdidas operacionales (las provenientes de su negocio principal) por 26.299 millones de pesos, y netas de 70.608 millones de pesos.
Es la mayor productora de neumáticos del país, si se tiene en cuenta el monto de ventas, que en el 2012 llegó a unos 402.000 millones de pesos.

La caída fue de 3 por ciento respecto al 2011, y las pérdidas netas sumaron 39.453 millones de pesos.
La segunda productora de llantas en el país es Goodyear Colombia, de origen estadounidense y con ventas en el 2012 por cerca de 321.000 millones de pesos (14,6 por ciento menos que en el 2011).

Aún así la empresa registró pérdidas netas el año anterior por 5.159 millones de pesos.
PARTE DE LA HISTORIA
Desde cuando fue creada, en 1942, Icollantas ya tenía participación extranjera. La compañía fue constituida en noviembre de ese año por el Instituto de Fomento Industrial (IFI), BFGoodrich Co. de Estados Unidos (que desde entonces transfirió su tecnología a la empresa), y un grupo de empresarios colombianos.
La inversión extranjera, que en ese año representaba el 25 por ciento, se incrementó al 50 por ciento tras un aumento del capital en 1944. Dicha participación llegó al 70,3 por ciento en 1945, como resultado de la venta del 20,3 por ciento de la participación del IFI a inversionistas mexicanos.
Ya en 1957, Uniroyal hizo su primera inversión en Colombia para desarrollar el negocio de llantas en el país. La nueva compañía se denominó Uniroyal Croydon y se dedicó a la fabricación de artículos de caucho como ropa protectora, zapatos y productos industriales.
Goodrich adquirió en 1969 un nuevo paquete de acciones de Icollantas, lo que le permitió alcanzar una participación del 60 por ciento, mientras que la de los inversionistas mexicanos era del 24 por ciento y la de los accionistas colombianos el 8 por ciento.
En 1970, BFGoodrich se asoció con un grupo de inversionistas colombianos, encabezado por Fernando Mazuera y en 1972 la firma Euzkadi de México vendió su participación. De esta manera, BFGoodrich aumentó su participación al 99 por ciento de la empresa.
LA FUSIÓN
En 1980 se creó Productora Nacional de Llantas, Prollantas, con una participación del 51 por ciento del capital de la Corporación Financiera del Valle (Corfivalle) y el 49 por ciento restante en poder de Uniroyal Inc.
En 1985, Corfivalle adquirió la participación de Uniroyal en Prollantas, convirtiéndose esta última en una sociedad totalmente colombiana.
Por su parte, Icollantas se convirtió en una empresa 100 por ciento nacional en julio de 1986 cuando BFGoodrich vendió su participación del 70,9 por ciento de las acciones a la Corporación Financiera del Valle, que incrementó al 83 por ciento su participación en 1991.
Ese mismo año, Corfivalle vendió el 16,3 por ciento de su participación en Prollantas a empresas del grupo Mazuera y redujo su participación en esa compañía al 83,7 por ciento.
En enero de 1994, Icollantas se fusionó con la Productora Nacional de Llantas, fabricante de Uniroyal. Ese mismo año, empezó a acercarse a la multinacional gala y suscribió una alianza estratégica con el grupo Michelin-Uniroyal-Goodrich.
INDUSTRIA EN BAJA
El año récord en matrícula de vehículos fue 2011, cuando obtuvieron la placa 325.931 automotores. Sin embargo, en el 2012 la cifra cayó 4,3 por ciento, a 311.920 unidades, y al detal solo se vendieron unos 315.000.
La caída de las ventas de carros se debe a varias causas, pero la principal es el efecto del apretón a las tasas de interés ordenada en 2011 por el Banco de la Republica para frenar la fiebre del consumo de entonces, lo que condujo a un aumento en las exigencias en la concesión de crédito y subidas en el costo del dinero.
Paralelamente, vino en 2012 la desaceleración de la demanda interna y la alta revaluación del peso.
Las marcas nacionales de vehículos perdieron competitividad frente a las importadas, al punto de que en 2012 solo representaron el 32,3 por ciento del total, lo que significa unas 102.000 unidades, según la firma Econometría.
Los anteriores factores causaron, entre otros, que la producción y ventas de productos de caucho cayera en el últimos 12 meses (a marzo) y según el Dane, respectivamente, 16,1 y 19,3 por ciento. La producción y ventas de vehículos solo crecieron 3,4 por ciento, cuando un año atrás registraban aumentos de dos dígitos.

Redacción de Economía y Negocios

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.