Rellenos sanitarios darán electricidad a Colombia

Rellenos sanitarios darán electricidad a Colombia

La planta que se construyó en San Andrés islas generará 1,5 megavatios (MW) de energía. Entre tanto, la que se hará en Bogotá tendrá una capacidad de 18 MW.

11 de junio 2013 , 10:01 p.m.

Mientras Suecia y Noruega están en la tarea de importar basura para abastecer sus plantas incineradoras que procesan desperdicios para producir electricidad, Colombia no se queda atrás y empieza a trabajar en este tipo de tecnología para comenzar a ofrecer una nueva alternativa energética.

Próximamente entrará a funcionar una planta en San Andrés, en donde se edificó una unidad de generación con residuos sólidos, que tendrá una capacidad instalada de 1,5 megavatios (MW) de potencia, señala un informe de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

Para su construcción se invirtieron 32.450 millones de pesos.

Ya se “completó la etapa de pruebas de componentes y se encuentra lista para la prueba final. Una vez verificados los niveles de prestación del servicio, entrará en operación comercial”, destaca Rafael Palacios, gerente de la Empresa de Energía del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina S.A. ESP.

Esta infraestructura, fuera de generar energía que se inyectará al sistema, beneficiando a los 17 mil usuarios en la isla, entrará también a solucionar el problema de basuras que se tiene allí.

“Actualmente, en el vertedero Magic Garden hay unas 350 mil toneladas de residuos acumulados y ya no tiene más capacidad para recibir las 40 toneladas diarias que se producen en la isla, por tanto, la función que tendría la planta sería entrar a consumir 80 toneladas al día de desperdicios, solucionando así la disposición de estos y generando la energía que se requiere en esta ciudad”, dice Carlos Eduardo Neira Estrada, director del Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (Ipse).

La idea del Gobierno es replicar esta iniciativa en otras zonas del país.

“Aunque son técnicas costosas, se seguirán promoviendo, porque con ellas se resuelven problemas ambientales y energéticos al mismo tiempo”, enfatiza Neira.

EN BOGOTÁ

Por otra parte, la unidad que se instaló en el relleno sanitario Doña Juana, al sur del Distrito Capital, está generando 640 kilovatios/hora.

“Esto alcanza para autoabastecer la planta más no para vender energía a la ciudad, por eso, el proyecto es cambiar el actual esquema de reducción de emisiones a uno que sirva para producir fluido eléctrico, y para eso, se tendrá que ampliar la capacidad de esta, para que obtenga mayor cantidad de electricidad y así suministrarla a la red de alta tensión”, explica Pedro Ramos, subdirector de Disposición Final de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp). Con ello se podría generar unos 18 megavatios, los cuales alcanzarían para atender unas 50 mil viviendas en la capital de la República.

“La ampliación valdría, mínimo, unos 50 millones de dólares, dependiendo de la tecnología que se adopte, y se espera que esté lista en el 2015, para luego complementarla con un equipo que produciría gas, sin necesidad de enterrar los restos orgánicos, beneficiando así el ecosistema”, señala Ramos.

Con ello se busca obtener ya sea combustible líquido para ser despachado por la red domiciliaria de gas, licuarlo para generar biodiesel, o fabricar briquetas para las termoeléctricas.

“La decisión final de cuál de estas tecnologías se adoptaría se conocerá cuando terminen las evaluaciones técnicas que se están haciendo, en donde se tendrá en cuenta la que sea más rentable”, dice Ramos.

El propósito de instalar estas unidades en los basureros es la de “aprovechar el biogás que se genera por la descomposición de los residuos orgánicos presentes en ellos, para obtener energía”, dice Daniel Chaves, director Regional de Latinoamérica de General Electric (GE) Power & Water - motores de gas.

Así se reducirían las emisiones de gases efecto invernadero, principalmente de dióxido de carbono (CO2) y de metano (CH4), que influyen en el cambio climático.

OTROS PROYECTOS

Ciudades como Bucaramanga, Medellín y Cali, entre otras, tienen mucho potencial para obtener corriente eléctrica a partir del biogás, por la cantidad de desperdicios.

Así pueden conseguir el metano, que es el elemento requerido para poner a funcionar los motores de las plantas de incineración de basuras.

En Cartagena se ha planteado la posibilidad de instalar una central de estas, la cual consumiría 170 mil toneladas de desechos al año y podría generar electricidad para 100 mil habitantes.

También se ha sugerido ubicar otra en el Relleno Sanitario El Navarro, en Cali, el cual tendría el suficiente gas disponible para alimentar una planta de 2.120 kilovatios (kW).

José M. Higuera

Redactor de CEET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.