‘Vemos iniciativas muy nocivas para la banca’: Asobancaria

‘Vemos iniciativas muy nocivas para la banca’: Asobancaria

Cuando se acerca la convención bancaria, la presidenta del gremio analiza las normas más recientes que afectan el negocio del sector.

04 de junio 2013 , 09:31 p.m.

Si hay un sector de la economía que no goza de popularidad entre sus clientes y usuarios, ese es el bancario, al que se le critican la calidad del servicio, la baja penetración, los horarios de atención; pero, sobre todo, sus costos.

En los últimos años esto ha dado pie para que desde distintos sectores se impulsen normas que obliguen a las entidades a ajustar sus políticas de operación pero, a juicio de los propios banqueros, algunas terminan con efectos negativos, incluso para los propios usuarios.

En vísperas de la convención bancaria, María Mercedes Cuéllar, presidenta de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria), reconoce que algunas medidas han contribuido a que la banca sea más transparente, pero también que hay iniciativas que dan vueltas de forma permanente en el Congreso, que serían nocivas.

¿Cree que ha habido una avalancha de leyes en contra de la banca?

Creo que a los bancos se les debería dejar operar bajo las normas de competencia; que cada entidad pueda tener sus políticas comerciales según su esquema de negocio. Si se identifican problemas de competencia desleal o de otra índole, pues que haya sanciones. Todos los bancos son diferentes y no se pueden estereotipar. Si se comienzan a poner zancadillas y a introducir normas que impiden operar bien, pues se termina deteriorando la prestación del servicio.

¿Cuáles son esas normas contraproducentes?

De las aprobadas, creo que la relacionada con el prepago de deudas es algo con lo que nadie quedó contento (prohibe el cobro de multas por pagar deudas por anticipado), porque algunos bancos en verdad no lo cobraban, pero lo tenían dentro de sus estrategias comerciales como una fórmula para atraer clientes. Otra de estas es la que impuso un tope a los cobros que hacen por usar un cajero distinto al de la entidad donde tiene su cuenta. Esos son pagos que molestan a la gente, pero las personas están en libertad de buscar el cajero de su entidad, que no les cobra.

Son las únicas medidas en ese sentido...

Ha habido más ruido que normas. Lo que pasa es que hay muchas iniciativas que dan vueltas de forma permanente en el Congreso, tratando de imponer cosas muy nocivas para la banca, como por ejemplo las que quieren impedir que las entidades no cobren nada por el manejo de las cuentas o por el uso de ciertos servicios; también, la que busca forzar a la banca a prestar una parte de su cartera al microcrédito, cuando hay bancos que no tienen nada que ver con ese servicio, porque esa es una cartera que exige una mecánica específica.

Pero algunas normas les han dado herramientas a los usuarios para defenderse de los bancos...

Muchas de las cosas que se han sacado, sobre todo después de la crisis de 1999, son –en particular para el caso de la vivienda– muy garantistas para los usuarios del sector financiero, porque dan toda clase de protección. Ahora, es bueno que la gente tenga más información y eso implica costos enormes para la banca, porque se requiere introducir cambios enormes a nivel tecnológico y de redes. Pero en general, creo que ha permitido que la banca sea más transparente.

¿Y frente a las que imponen los reguladores, como la que buscaba frenar el crecimiento de la cartera de consumo?

Eso encarece el crédito porque exige más provisiones, ya que es un capital que no se puede utilizar. Son medidas muy curiosas. En su momento, el Gobierno la tomó para frenar los desembolsos de consumo, pero resulta que ahora quieren que estos se aceleren. Esa provisión, como quedó estructurada, a mí no me gusta, porque castiga; está hecha en función del crecimiento de la cartera vencida y no del nivel de esa cartera. Pero como ahora está de moda utilizar medidas regulatorias con propósitos monetarios, digamos que es parte de las reglas de juego.

COSTOS NO FINANCIEROS, LUNAR DEL SECTOR: BOTERO

La molestia de los ciudadanos con la banca está relacionada con los altos costos que deben asumir por trámites como el retiro de los cajeros o las copias de los extractos.

Igualmente, los comerciantes en particular no ven con buenos ojos los costos de las comisiones por el uso de las tarjetas crédito y débito, un tema que desde hace varios años ha generado duras controversias públicas y jurídicas con el sector financiero.

Con esos planteamientos, el presidente de Fenalco, Guillermo Botero Nieto, explica lo que, a su juicio, se constituye en el lunar de la banca colombiana: los altos costos de los servicios no financieros. “Existen unas tarifas que no son apropiadas, especialmente todo lo que se refiere a los servicios que presta el banco”, planteó ayer el dirigente gremial al ser consultado sobre su visión del sector financiero.

Para Guillermo Botero, si los bancos trabajaran más en estos factores, ello “sería mucho mejor negocio para ellos, ganarían muchísimo más y todo el mundo viviría contento con ellos”.

A propósito de la satisfacción con los clientes, el propio gremio del comercio reveló recientemente un análisis sobre las quejas de los consumidores contra el sistema financiero y llegó a la conclusión que el nivel de reclamaciones es alto, pese a que han disminuido del 2007 (702.848) al 2012 (651.076).

El promedio de los cinco años llega a 623.492 quejas, lo que implica un promedio diario de 2.545.

En el último año, el 42 por ciento de las reclamaciones (272.711) tenían que ver con las tarjetas de crédito, medio de pago sensible para el comercio en la dinámica de sus ventas.

Los descuentos injustificados son uno de los principales motivos de las quejas.

Pese a sus observaciones, el presidente de Fenalco destaca que “la banca colombiana es importante donde la pongan en el mundo”, al destacar, por ejemplo, la capacidad para extender sucursales que garanticen una cobertura nacional importante.

Igualmente, Guillermo Botero hace la observación de que la banca colombiana es seria, es ejemplar y cuenta con una regulación bastante estricta.

HASTA ABRIL LOS BANCOS GANAN $ 2,9 BILLONES

En los primeros cuatro meses del 2013, la banca colombiana acumuló ganancias por 2,9 billones de pesos, esto es, 16,4 por ciento más que un año atrás.

Cifras preliminares del sistema indican que pese a ese comportamiento seis bancos vieron disminuir sus utilidades, frente a las reportadas en los primeros cuatro meses del 2012.

Bancoomeva, WWB y Banco Pichincha registraron las mayores caídas en sus resultados, con 42,7; 33,1 y 29,8 por ciento anual, respectivamente.

Por el contrario, la mayor dinámica en las ganancias fue para los bancos CorpBanca, con 49,6 por ciento; Falabella y BCSC, cada uno con 46,1 por ciento, y Helm Bank, con 38,2 por ciento anual.

Scotiabank, en proceso de fusión con Multibanca Colpatria, pasó de tener unas pérdidas de 1.655 millones de pesos a un saldo en rojo de solo 257 millones de pesos.

Bancolombia y Banco de Bogotá siguen liderando el escalafón de entidades con mayores ganancias, pues en ese periodo obtuvieron 817.143 millones y 567.300 millones de pesos, lo que las deja con cerca de la mitad de las utilidades del sector.

Para la fecha, los bancos tenían prestados 238,7 billones de pesos.

Carlos Arturo García M.

Redacción de Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.