Secciones
Síguenos en:
“Es el caos aquí"

“Es el caos aquí"

Nepal estima que podrían haber muerto más de 1.400 personas. Pidió ayuda a la comunidad internacional.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de abril 2015 , 08:19 p. m.

Nepal llamó a los países a enviar ayuda para lidiar con las consecuencias de un devastador sismo que provocó la muerte de casi 1.400 personas, cifra que autoridades prevén que aumentará mientras rescatistas usaban sus manos para cavar en busca de sobrevivientes entre los escombros el domingo.

Miles de personas desafiaron las bajas temperaturas para dormir en el pavimento, parques o campos, demasiado asustadas como para volver a sus casas dañadas por el sismo de magnitud 7,9 que tuvo lugar el sábado al mediodía.

"Hemos lanzado un enorme plan de acción de rescate y rehabilitación y hay mucho por hacer", dijo el ministro de Información y Difusión, Minendra Rijal.

"Nuestro país está en un momento de crisis y vamos e necesitar de mucho apoyo y ayuda", declaró en la televisión india.

La policía dijo que la cifra de fallecidos había llegado a 1.394 personas, con cerca de 4.700 heridos. Más de 630 personas murieron en el Valle de Katmandú y que al menos 300 más fallecieron en la capital.

Montañistas extranjeros y sus guías nepalíes en las inmediaciones del Monte Everest fueron sorprendidos por los movimientos telúricos y una enorme avalancha.

Algunos usaron redes sociales para enviar mensajes desesperados en busca de ayuda, advirtiendo que de otro modo más personas morirían.

Hospitales en todo el país de 28 millones de habitantes se esforzaban por lidiar con los muertos y heridos en el peor sismo en Nepal en 81 años y la falta de equipamiento impedía a los rescatistas ver más allá de la superficie de los escombros en busca de señales de vida.

El hospital Bir de Katmandú había recibido hasta el momento 300 a 350 pacientes con lesiones graves y la mayoría de ellos murió, dijo el paramédico Dinesh Chaudhary, que agregó que el establecimiento se estaba quedando sin insumos y que buscaba medicamentos en tiendas.

"Habrá muchos más pacientes que llegarán mañana porque se ha despejado sólo una parte muy pequeña de los escombros", comentó.

Ramesh Pokharel, que trabaja en el Hospital de Bhaktapur en las afueras de Katmandú, dijo que alrededor de 50 cuerpos yacían en un campo afuera del lugar.

Los médicos trataban a los pacientes en una tienda de campaña improvisada al lado del edificio principal y el personal estaba demasiado ocupado para contar o registrar los nombres de los fallecidos.

"Es el caos aquí", declaró Pokharel.

PERSONAS AÚN ATRAPADAS

El sismo, que tuvo su epicentro a 80 kilómetros al este de la ciudad de Pokhara, fue mucho más destructivo debido a que fue superficial.

Áreas de Katmandú fueron reducidas a escombros y operaciones de rescate aún no habían comenzado en algunas zonas remotas.

Entre los lugares históricos de la capital destruidos por el sismo figura la Torre Dharahara de 60 metros, construida en 1832 para la reina de Nepal, con un balcón-mirador que había estado abierto para los turistas en los últimos 10 años.

En la ciudad de cerca de un millón de habitantes, rescatistas buscaban entre edificios destruidos, algunos de ellos antiguos templos hindúes de madera.

Mientras se retiraban cuerpos de entre los escombros, un policía dijo que hasta 200 personas se encontraban atrapadas dentro.

La vecina India, donde se reportó la muerte de 44 personas durante el sismo y sus réplicas, fue el primer país en responder a los llamados de ayuda y envió un avión militar con equipamiento médico y equipos de rescate.

La embajada de la India en Nepal dijo que 285 miembros de la Fuerza Nacional de Respuesta ante los Desastres habían sido enviados para ayudar al Ejército nepalí en los esfuerzos de rescate.

Grupos de ayuda preparaban personal para enviar a Nepal con insumos para entregar agua potable, asistencia en la recolección de desechos y alimentos de emergencia, mientras que Estados Unidos, Gran Bretaña y Pakistán figuraban entre los países que cooperarían con expertos en búsqueda y rescate.

TRAGEDIA EN LAS MONTAÑAS

Un equipo de montañismo del Ejército indio encontró 18 cuerpos en el Monte Everest, donde una avalancha provocada por el sismo afectó al campamento base. Más de 1.000 escaladores se habían reunido allí al comienzo de la temporada de ascensos.

El funcionario de turismo Mohan Krishna Sapkota dijo que era "difícil incluso evaluar cuál podría ser la cifra de fallecidos y la magnitud del daño" alrededor del Monte Everest.

"Los montañistas están esparcidos en todo el campamento base y algunos habían ascendido incluso más", afirmó Sapkota. "Es casi imposible contactar a alguien", agregó.

Se estima que unos 300.000 turistas extranjeros estaban en varias partes de Nepal para la temporada de trekking y ascensos de la primavera boreal en los Himalayas, y los funcionarios estaban abrumados con llamados de amigos y familiares preocupados por la suerte de sus seres queridos.

El escalador rumano Alex Gavan escribió en Twitter que había habido "un enorme terremoto y después una enorme avalancha" en el campamento base del Everest, que lo forzó a correr por su vida.

En un mensaje posterior por Twitter, hizo un llamado desesperado para que se enviara un helicóptero para evacuar a los montañistas heridos.

"Muchos muertos. Muchos más gravemente heridos. Muchos morirán si no viene un helicóptero lo antes posible", escribió.

Nepal, ubicado entre la India y China, ha sufrido varios desastres naturales. Su peor terremoto en 1934 provocó la muerte de más de 8.500 personas.

Reuters

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.