Así se vive la Navidad por los paisajes de Colombia

Así se vive la Navidad por los paisajes de Colombia

Una experiencia en la que la biodiversidad de la geografía antioqueña queda idealizada entre luz, color e imágenes.

14 de diciembre 2012 , 07:26 p. m.

Este año, Empresas Públicas de Medellín (EPM), en coordinación con la Alcaldía de la capital de Antioquia, invirtió 12.000 millones de pesos, en una de las obras más significativas en materia de celebración y promoción cultural y social del país, sin reconocer que lo es, también, del continente.

Se trata del 'Alumbrado navideño' de Medellín, un símbolo que ya hace parte de las expresiones de la época de fin de año de una región, que ve en ello la forma de transmitir su identidad.

Así lo expresó Horacio Valencia, arquitecto de EPM y cabeza del diseño del alumbrado de la capital, para quien más allá de presentar un proyecto de grandes dimensiones, el alumbrado es un plan de toda la ciudadanía en el que confluyen mayores factores que una imponente estructura tecnológica.

“El concepto ha sido a través de los años, y así lo he visto en estas 11 versiones en las que he participado, crear imágenes que representen lo nuestro, en las que Antioquia se vea reflejada, pero también el país, en medio de un derroche de creatividad, cuidando el medio ambiente y procurando un ahorro significativo de energía, de la mano de la tecnología, cada vez mayor”.

NATURALEZA VIVA

En 35 kilómetros aproximadamente, de iluminación que cubren el emblemático Río Medellín y cerca de 70 sitios estratégicos de la ciudad, la organización de la iluminación y la Alcaldía lograron vestir de color a la segunda capital colombiana en materia de desarrollo e industrialización, bajo un concepto ecológico que denominaron ‘Naturaleza, vida y luz’, en el que la base fueron los paisajes naturales del territorio antioqueño.

Así, este derroche de imaginación y tecnología en la iluminación llena el río, en un recorrido por cinco estaciones en las que se reflejan los cinco paisajes diferentes que componen el carácter climático, de fauna y flora, del territorio antioqueño.

Además, y por primera vez, a lo largo del sendero del río se podrá descansar, en sillas ubicadas para contemplar las figuras y hasta escuchar los sonidos propios del ambiente en cada paisaje.

Todo esto hace parte del componente ecológico que imprimieron a la decoración, como un homenaje a la vida y, “tratando de llamar la atención hacia lo nuestro, el valor de nuestra fauna y flora, y de la riqueza que todo esto encierra”, dice Valencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.