La poinsettia, negocio de un millón de plantas para Navidad

La poinsettia, negocio de un millón de plantas para Navidad

A los cultivadores de este producto les llegó la temporada. Están listos para abastecer la demanda.

09 de diciembre 2012 , 04:14 p. m.

Almacenes de cadena, floristerías, plazas de mercado y hasta las bermas de las carreteras están, por esta temporada, vestidas de rojo, el que dan las hojas de la poinsettia, que justo por estos días deja de lado su tonalidad verde.

Este es un mercado de temporada, calculado en no menos de 500 millones de plantas, por las que se pagan unos 3.500 millones de dólares.

En Colombia, en un supermercado de cadena puede conseguirse entre 12.000 y 15.000 pesos, dependiendo su tamaño, vistosidad y, por su puesto, la ocasión. La oferta, se calcula en no menos de un millón de matas para los hogares del país.

La planta es originaria de Centroamérica, pero ya desde hace dos navidades los mexicanos han demandado ante las autoridades internacionales que se le reconozca como de ese país. Las paternidad también la reclama Guatemala.

La evidencia está en su nombre Cuetlaxóchitl, palabra en lengua náhuatl que significa ‘flor de pétalos resistentes como el cuero’, mientras que en el resto del mundo tiene varios nombres.

Estrella de Navidad, Hoja Pintada, Planta Langosta, flor de Pascua, de Fuego, de Navidad, de Santa Catalina, Paño de Holanda, Bebeta, Pastora, Nochebuena, Flor de Navidad, Estrella Federal y Corona del Inca, entre muchos otros.

Ahora, el más genérico y conocido es poinsettia, derivada del nombre de quien la llevó de México a los Estados Unidos, el embajador Joel Roberts Poinsett, quien a partir de 1825 se encargó de hacerla famosa.

Precisamente, la curiosidad de Poinsett por esta es hoy, casi 200 años, motivo de una controversia que se pone de moda cada Navidad, así como la planta misma.

Esta radica en el pago que deben hacerse por los derechos de obtentor a varias compañías semilleras estadounidenses que producen los esquejes, necesarios para obtener las plantitas.

Estos fueron reconocidos en los Estados Unidos, luego de someterse la planta a mejoramiento genético convencional (cruzamientos con otras de la misma familia) en busca de tonalidades diferentes a la roja.

A su vez, esos derechos fueron traspasados y hoy son parte del patrimonio de varias empresas semilleras estadounidenses y europeas.

En respuesta, México ha registrado algunas de las variedades locales que se siembran allí, con el fin de buscar que, algún día, sea solo suya.

JUAN C. DOMÍNGUEZ

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.