¿Existe una política oficial para las TIC?

¿Existe una política oficial para las TIC?

Las TIC son hoy el eje transversal del desarrollo de los pueblos, y está documentado cómo una mayor inversión en TIC contribuye al desarrollo.

26 de julio 2012 , 06:41 p.m.

Me atrevo a afirmar que no. Hay es, más bien, una colcha de retazos como en muchas otras cosas del Estado.

El Ministro del ramo y el Presidente saldrán, con cifras en la mano, a defender las inversiones en el sector y afirmarán que sí hay una política oficial para las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Por increíble que parezca, el complejo de Adán lo sufren muchos más dirigentes, aparte de Álvaro Uribe Vélez y Gustavo Petro; varios ministros y altos dirigentes estatales llegan a los cargos pensando que antes de ellos no existía nada.

Las TIC son, hoy, el eje transversal del desarrollo de los pueblos, y está documentado cómo una mayor inversión en TIC contribuye al desarrollo.

Ahí están Corea del Sur, Malasia, India y Finlandia para recordárnoslo. Pero, más inversión en TIC sin una visión integral y holística, del manejo de los recursos lo que produce es duplicación de esfuerzos y, obviamente, dilución de las soluciones y, por ende, retraso en el desarrollo tecnológico.

El ministro Diego Molano esgrimirá lo que se ha logrado en estos dos años y cómo ello ha contribuido al desarrollo y la penetración de las TIC en el país. No estoy diciendo que no se haya hecho nada.

Estoy convencido de que se podría haber hecho mucho más si existiera una verdadera política oficial de TIC. Me atrevo a decir que aparte del presidente Santos y el ministro Molano, con sus equipos cercanos, en el alto Gobierno no han leído el Plan Nacional de TIC 2008-2019, y no conocen el Conpes 3670 del 29 de junio del 2010, que reconoce el Plan de TIC y lo menciona como una estrategia del Gobierno.

¿Por qué no fue convertido el Plan Nacional de TIC en un documento Conpes? Por celos y egoísmos de los otros ministerios.

El más claro ejemplo de ello es el fallido programa Red Educativa Nacional (REN), que pretendía unir los recursos del MEN que se destinan para el pago de conectividad en establecimientos educativos con los recursos de Compartel.

Todavía, hoy en día, sigue existiendo dicotomía entre el MEN y el MinTIC, en la manera de asignación de recursos, provocando duplicación de esfuerzos y recursos, muchas veces, o peleándose los dineros entre programas similares con los entes territoriales.

Además, las TIC hacen parte importante del desarrollo de la Ciencia y la Tecnología (CyT), de la Innovación y el Desarrollo (I+D), y están inmersas en la Ley 1286, que elevó a Colciencias a la categoría de departamento adscrito a la Presidencia de la República, pero que no le ha dado suficiente garra para ser un interlocutor válido para la transformación productiva del país.

Dejémonos de pendejadas. Sin transformación productiva –¿por qué hoy el Programa de Transformación Productiva, del Ministerio de Comercio no es un viceministerio?–, la cantidad de tratados de libre comercio que está suscribiendo Colombia, con el rezago vial y tecnológico que tenemos, nos convertirá en exportadores netos de materia prima y maquiladores, pero jamás en jugadores industriales.

Y se preguntarán, ¿qué tienen que ver las TIC con todo esto? Una política integral de las TIC, con una visión estatal de largo plazo, nos permitiría convertirnos en jugadores importantes en el desarrollo de software y todo lo que tiene ver con el BPO, como lo mencioné en el artículo pasado, y contribuirían las TIC a la modernización tecnológica e industrial del país.

¿Por qué no se le dan más dientes a la Agencia Nacional de Compras? Hasta ahora, dicha entidad es un canto a la bandera.

No seré prolijo en detalles, pero los recursos destinados a compras de software y hardware en entidades del Estado es bastante voluminoso, y nadie discutirá que se haría mucha economía de escala si todas esas compras ya las estuviera haciendo esta institución.

Por otro lado, la solución no es crear secretarías de TIC en los entes territoriales, si van a replicar los errores del Gobierno Nacional. Se necesita contar con dirigentes como Freddy Amézquita y Martín Vega, quienes convirtieron a Castilla La Nueva en Ciudad Digital, consiguiendo el primer lugar en poblaciones pequeñas del Premio de la Asociación Hispanoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (Ahciet), en el 2006, obligando al Gobierno Nacional a voltear los ojos hacia ese modelo y creando el Programa de Territorios Digitales.

Sí, Ministro Molano, un alcalde de un municipio pequeño hace seis años le enseñó al Estado cómo invertir recursos, eficientemente, para que las TIC sean un motor de desarrollo e inclusión social.

El modelo no nació con usted y Vive Digital Regional, como se llama ahora, de manera rimbombante.

Hay muchos tecnócratas en el alto Gobierno, con tabletas y smartphones en las manos, que creen que lo normal es eso, pero se olvidan de esa otra Colombia, la del 7 por ciento de analfabetismo (en Cesar es el 14 por ciento, y en Chocó, el 18 por ciento), y la que jamás ha conocido Internet.

Aún necesitamos hacer mucho más para que las TIC sean un verdadero motor del cambio social en Colombia.

Nicola Stornelli García

 Gestor del Puerto Digital de Valledupar y de Cesar Digital.

@puertodigital

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.