Competencia de importaciones alerta a textileras

Competencia de importaciones alerta a textileras

Algunas bajan producción a la mitad. Aranceles, la causa. Empresarios dicen que los puede afectar.

23 de julio 2012 , 02:08 a. m.

Si bien en los primeros cinco meses del año, según el Dane, las importaciones de textiles crecieron mucho menos (1,7 por ciento) de lo que lo han hecho desde el 2010 y 2011 (14,9 por ciento y 62,4 por ciento), las textileras, especialmente las grandes, se sienten amenazadas. Es más, hay empresarios del sector que señalan que algunas industrias podrían desaparecer.

"Se van a acabar. Nosotros en los últimos dos años hemos bajado la producción a la mitad. De 1.000 toneladas que producíamos, bajamos a 500", dice el dueño de Textiles Miratex, Roy Mishaan. Este comportamiento ha llevado a la firma a no renovar unos 1.000 contratos laborales.

Hace unas semanas, Fabricato, en un comunicado a la Superintendencia Financiera, manifestó que, dada la tendencia creciente de las importaciones de textiles y confecciones y "para contar con una planta de trabajadores que atienda los niveles de producción de la compañía, se ha decidido adelantar un plan para ejecutar acciones necesarias y lograr una relación óptima entre número de trabajadores contratados y niveles de producción requeridos".

Todo por los aranceles

Para las empresas, el origen de esta situación es la reforma arancelaria que se dio a finales del 2010.

El ministro de Comercio, Sergio Diaz-Granados, señaló que la reforma ha traído beneficios generales para el país y para unos sectores. "No se puede mirar solo a un grupo de empresas o a un sector, hay que mirar todo. Ha aumentado el recaudo y disminuido el contrabando. Hay que ver dónde están los problemas".

Las empresas empiezan a echar mano de diferentes alternativas para sacudirse del impacto de las importaciones.

Mientras que los expertos dicen que las más pequeñas le pueden hacer mejor el quite a la situación, para las grandes el costo es diferente. Por ejemplo, Supertex, en su división textil, tomó ya decisiones que le han permitido blindarse.

Producir menos metros de tela del mismo color o estampado y apretarse en costos para poder reducir precios para competir con las importadas han sido sus estrategias.

No se dan por vencidos

Simón Villa, director de mercadeo de Supertex, explica que, para las grandes, la alternativa es parar telares, despedir gente y producir solo lo que consuma el mercado.

Coltejer, que es una de las textileras grandes, decidió desarrollar telas inteligentes, así como tener alianzas con confeccionistas para garantizar la venta de la tela para la elaboración de prendas.

Daniel Chalem, presidente de Tejidos Gulfer -una compañía que trabaja tejidos específicos, los cuales dan origen colombiano a los confeccionistas para que estos, a su vez, se beneficien de los acuerdos comerciales- señala que "las telas importadas no dan este beneficio y eso nos hace ser más competitivos".

Y Miratex, además de tener alianzas con empresas confeccionistas, importará parte de la hilaza que antes producía porque es más económica, pues aquí los costos de producción (energía, transporte y demás) encarecen el producto y hacen más difícil competir.

IVONNE VENEGAS
Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.