Expresidente de Barclays, el banquero más odiado de la City

Expresidente de Barclays, el banquero más odiado de la City

El impopular consejero delegado de Barclays, Robert Diamond, tuvo que dimitir por el escándalo sobre la manipulación de tasas bancarias.

03 de julio 2012 , 07:31 a. m.

Robert Diamond, responsable de la expansión de la entidad, sucumbió a presiones políticas y tuvo que renunciar de manera irrevocable. Barclays busca sucesor.

Diamond ha tenido una carrera vertiginosa en el mundo de las finanzas, donde se ha convertido en el "banquero de los 100 millones de libras".

 

Nacido el 27 de julio de 1951 en Concord, Massachusetts (noreste de Estados Unidos), encarna la imagen de un banquero avaricioso e insensible a los problemas de la sociedad, y de una manera general, a los excesos de la City, la plaza financiera de Londres, orgullo del país.

El exministro de Comercio y eminencia gris del Partido Laborista británico, Peter Mandelson, había tildado a este estadounidense nacionalizado británico de "rostro inaceptable del paisaje bancario" tras las revelaciones de sus exorbitantes primas que le han permitido amasar, según las estimaciones, entre 95 y 105 millones de libras (de 118 a 130 millones de euros).

Eso desde que llegó en 1977 a Morgan Stanley, como simple corredor de deuda antes de convertirse en el director general de la actividad de los mercados de tasas.

Tras 13 años en la banca estadounidense, este exprofesor de la Escuela de Comercio de la Universidad de Connecticut -donde inició su carrera en 1976- trabajó en Crédit Suisse First Boston (CSFB) en Tokio y Nueva York en calidad de vicepresidente.

En 1996 llegó a Barclays, cuarto banco mundial en la actualidad por activos, como responsable del banco de financiación e inversión que incluye en particular a la filial Barclays Capital.

Verdadera vaca lechera del banco británico, le permitió a la entidad atravesar la crisis de 2008 sin tener que pedir ayuda a los poderes públicos, al contrario que sus competidores Northen Rock, Royal Bank of Scotland y HBOS (Halifax-Bank of Scotland). Desde 1997, integra el comité ejecutivo del grupo.

Se convirtió en consejero delegado en enero de 2011, después de habérsele escapado por poco en 2004. A su llegada al timón del banco, la polémica llegó por su remuneración, en particular después de que declarara en el Parlamento que "el tiempo de remordimientos y excusas de los banqueros ha pasado", después de renunciar a las primas de 2009 y 2010.

Estaba a punto de cobrar 17,7 millones de libras en 2011 pero tuvo que renunciar a la prima tras el anuncio el pasado miércoles de que el banco tiene que pagar 290 millones de multa impuesta por las autoridades británica y estadounidense por manipulación de las tasas interbancarias británicas Líbor y euorpeo Euríbor.

El año pasado, fue el directivo mejor pagado de las empresas que cotizan en la Bolsa de Londres.

Bautizado por algunos como banquero "casino", Diamond tuvo que dar explicaciones ante un tribunal federal estadounidense por la compra en 2008 por un puñado de dólares, según algunos, de la actividad de corretaje del banco de negocios estadounidense exangüe Lehmann Brothers.

El banquero nació en una familia de docentes descendientes de inmigrantes irlandeses y escoceses que tuvo nueve hijos.

El mismo es padre de tres vástagos, apoya al equipo británico de fútbol Chelsea, pero sigue siendo un forofo del equipo de fútbol estadounidense New England Patriots y los Boston Red Sox de béisbol.

Diamond se sienta en el consejo de administración de Old Vic Productions, una sociedad de producción (comedia musical Billy Elliot, teatro londinense Old Vic) y ha creado en Estados Unidos la Fundación Diamond Family que ha entregado millones de dólares a proyectos educativos.

AFP

 

El directivo de 60 años dejará el cargo de inmediato, según lo dio a conocer en un comunicado el banco londinense.

Diamond había asumido el cargo el primero de enero del 2011, tras haber trabajado en el banco desde 1996.

Marcus Agius asumirá como presidente de la junta directiva, al parecer de manera temporal, mientras que la entidad anunció que comenzará a buscar un nuevo presidente (CEO) para la entidad.

En días pasados, a Barclays se le impuso una multa récord de unos 455 millones de dólares.

El Euríbor y el Líbor, en el epicentro del escándalo financiero que afecta al banco británico Barclays, son tasas a las que una entidad presta o toma prestado de otra y que repercuten en los créditos a particulares y a empresas o en las tarjetas de crédito.

Barclays anunció que iba a pagar la multa a cambio de poner fin a las investigaciones de los reguladores británico y estadounidense por manipulación de las tasas interbancarias.

El "mercado interbancario" permite a los bancos prestarse dinero entre sí o pedirlo prestado cuando los montos de sus depósitos son superiores o inferiores a la demanda de créditos de sus clientes.

Es un mercado sin reglamentación, que opera sobre la base de la confianza, al que los bancos recurren diariamente para equilibrar sus cuentas.

La circulación de liquidez en este mercado es esencial para el buen funcionamiento del sistema bancario y financiero. Las tasas interbancarias más conocidas y utilizadas son el Líbor (London Interbank Offered Rate) y el Euribor (Euro interbank offered rate).

El vencimiento de estos préstamos oscila entre unos días hasta los 12 meses y las tasas son fijadas una vez al día. El Euribor es la referencia de los intercambios de los bancos de la zona euro y cubre un conjunto de 43 entidades.

El Líbor es privilegiado por los bancos anglosajones, pese a que existe una tasa para varias grandes divisas, como el dólar, el euro o la libra esterlina.

Para cada tasa, agrupa un panel de 6 a 18 bancos para cada divisa. Sobre todo, estas tasas interbancarias tienen repercusiones en el conjunto de la esfera financiera, en particular los productos financieros derivados que mueven sumas gigantescas.

También sirven de referencia indirecta para los créditos al consumo de particulares y empresas. De hecho, Barclays ha sido sancionada por los reguladores por utilizar esta tasa para servir sus propios intereses en los derivados.

El mercado interbancario ya había sido noticia de la actualidad financiera por la caída del banco de negocios Lehman Brothers, que provocó la parálisis de los préstamos interbancarios durante varios meses.

El Líbor y el Euribor llegaron a alcanzar niveles récord pues ningún banco confiaba en los demás.

Los bancos centrales se convirtieron en bancos prestamistas, mientras que varios Estados aceptaron garantizar los préstamos de sus bancos para facilitar la refinanciación de la deuda.

El mercado interbancario crea en realidad una gran interdependencia entre los bancos y la quiebra de uno de ellos, hipótesis prácticamente descartada hasta Lehman Brothers, puede arrastrar al resto en la caída.

AGENCIAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.