España pidió oficialmente ayuda financiera a Europa

España pidió oficialmente ayuda financiera a Europa

Carta con la solicitud no especifica el monto, que se calcula en unos 70.000 millones de euros.

25 de junio 2012 , 06:32 a.m.

La Unión Europea (UE) celebró el pedido oficial de ayuda de España, pero a cambio de los fondos anunció este lunes que exigirá condiciones que no sólo afectarán a los bancos más frágiles, sino "al conjunto de la banca", reforzando la supervisión y regulación financiera del país.

"Celebramos el pedido oficial de ayuda de España para recapitalizar sus instituciones financieras", dijo el Comisario de Asuntos Monetarios, Olli Rehn, en un comunicado. Pero a cambio, pidió "una evaluación exhaustiva del sector bancario" español, que incluya las necesidades que éste pueda tener.

Se partirá de las evaluaciones realizadas en España por dos auditorías independientes, que estimaron en 62.000 millones de euros las necesidades de la banca española en el peor escenario. Tras la solicitud de rescate al sector bancario de España, la UE pidió acelerar la definición de las "condiciones a cambio de la asistencia financiera, en contacto con el Banco Central Europeo, la Autoridad Bancaria y el Fondo Monetario Internacional", añadió el comunicado.

Los expertos de la Comisión "viajarán a Madrid en los próximos días", aseguró el portavoz comunitario Amadeu Altafaj, a la prensa.

Esta noticia se presenta en una semana que termina con la cumbre europea del jueves y viernes, crucial para buscar salida a crisis de la Eurozona.

"El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, envió este lunes al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, la carta en la que solicita, en nombre del Gobierno de España, asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras que así lo requieran", informó el ministerio.

La misiva no detalla la cantidad que España va a pedir, aunque afirma que los dos ejercicios de valoración del sistema financiero español que acaban de realizar los dos expertos independientes así como el análisis Fsap del Fondo Monetario Internacional, "se deberían tener en cuenta como punto de partida".

El gobierno español había anunciado el jueves que sus bancos necesitarían 62.000 millones de euros como máximo, basándose en los resultados de las pruebas de esfuerzo llevadas a cabo por dos auditorías independientes, una cantidad superior a la valoración del FMI, de unos 40.000 millones de euros.

La zona euro propuso el pasado día 9 una ayuda de hasta 100.000 millones para recapitalizar a un sector que ha quedado muy debilitado a raíz del estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

"La elección del instrumento concreto en el que materializará esta ayuda, tendrá en consideración las diferentes posibilidades disponibles en la actualidad y aquellas que se puedan decidir en el futuro", añade la misiva enviada por el ministro al Eurogrupo.

La ayuda debería ser aportada primero por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (Feef) y después por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede), que entrará en vigor en julio.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) se encargará de canalizar la ayuda europea hacia las entidades que lo necesiten. "La valoración de los criterios de eligibilidad (para recibir la ayuda), la definición de la condicionalidad financiera, el seguimiento de las medidas a implantar y en la definición de los contratos de ayuda financiera" se plasmarán en un "Memorando de entendimiento", que deberá estar listo "antes del 9 de julio para que se pueda discutir en el próximo Eurogrupo".

De Guindos anunció la semana pasada que podría tratarse de un préstamo a unos 15 años, "con tasas de interés entre 3 y 4 por ciento". "Lo importante para nosotros es plazos de devolución y tipo de interés. Si se consigue un plazo de devolución largo y un tipo de interés bajo, la operación será mucho más favorable", afirmó este lunes en Luxemburgo el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, para quien el envío de la misiva es una simple "formalidad".

"Lo importante es la negociación de los términos del contrato", insistió Margallo, cuando España se ha convertido en el cuarto país de la zona euro en beneficiarse de una ayuda europea, tras Grecia, Irlanda y Portugal.

En la cumbre europea de esta semana debería estar presente la propuesta hecha el pasado viernes en Roma por los dirigentes de las cuatro principales economías de la zona euro (Alemania, Francia, Italia y España) de movilizar hasta 130.000 millones de euros en programas de crecimiento, en el intento de relanzar una economía europea lastrada por las medidas de austeridad.

A la espera de la misma, ha vuelto el nerviosismo a los mercados, de manera que la Bolsa de Madrid perdía un 2,51 por ciento en la mañana y la prima de riesgo de española (sobrecosto que paga España con respecto a Alemania para financiarse) volvía a superar los 500 puntos básicos.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.