Secciones
Síguenos en:
Se avecinan riesgos al alza en precios de alimentos

Se avecinan riesgos al alza en precios de alimentos

Colombia experimentó una sobreoferta de bienes que debían atender el mercado venezolano y ello gener

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de noviembre 2010 , 06:29 p. m.

El marcado incremento en los precios internacionales de los alimentos aún no ha afectado los precios a nivel local, en parte por el exceso de oferta que produjeron las tensiones comerciales con Venezuela y por la fuerte apreciación del peso en 2010. Sin embargo, creemos que ese efecto se comenzará a sentir durante el primer semestre de 2011 debido a la gran magnitud del incremento, y a la elevada correlación que hay entre la inflación de alimentos locales e internacionales.


Además, creemos que la influencia de Venezuela sobre los precios de los alimentos y la apreciación del peso serán menores en 2011, por lo cual vemos riesgos al alza sobre la inflación total el próximo año.


Desde el segundo semestre, los precios internacionales de los alimentos han registrado incrementos significativos, solamente comparables con los observados durante la crisis global de commodities en 2008.


El índice de precios de alimentos de la ONU ha aumentado 14,4 por ciento en lo corrido del año hasta octubre, pero la mayor parte ocurrió en el segundo semestre (21,3 por ciento desde junio). Igualmente, el índice de alimentos CRB ha aumentado 18 por ciento en lo corrido del año hasta la semana pasada, y el grueso del aumento se observó desde junio (16,5 por ciento).


Algunos alimentos han presentado inflaciones anuales récord: la de la cebada asciende a 70 por ciento anual y la del maíz asciende a 40 por ciento. Además, los últimos datos muestran que el nivel de precios de alimentos está cercano al mayor nivel alcanzado a mediados de 2008.


En la última década, la inflación del componente de alimentos del IPC local ha tenido un comportamiento similar a las variaciones del índice de alimentos CRB, pero con rezago aproximado de 6 meses.


La correlación entre las variaciones anuales de estos dos índices, desde 2005, es 73 por ciento (incluyendo el rezago mencionado), razón por la cual creemos que los precios de los alimentos locales comenzarán a sentir el impacto de los precios internacionales en el primer semestre de 2011.


Este año, los precios de los alimentos locales han tenido un aumento moderado: la inflación de alimentos en lo corrido del año se ubica en 2,2 por ciento.


Las principales razones de este comportamiento han sido: El sobreabastecimiento de bienes como resultado de las tensiones comerciales con Venezuela (el 'efecto Venezuela'); y la fuerte apreciación del peso que ha compensado el aumento de los precios internacionales.


En 2010, el 'efecto Venezuela' influyó significativamente en la reducción de la inflación anual total y de alimentos, especialmente durante el primer semestre.


Hasta mediados de 2009, Colombia se había convertido en el principal abastecedor de todo tipo de bienes a Venezuela, desde manufacturas hasta alimentos básicos. El rompimiento de relaciones en julio de 2009 tuvo un fuerte impacto negativo en el comercio bilateral.


Las exportaciones a ese país han registrado contracciones anuales superiores a 70 por ciento a lo largo de 2010, y la participación de ese país como destino de las exportaciones cayó de 16,2 por ciento en 2008, a 12,3 por ciento en 2009, y a 3,7 por ciento en 2010.


En consecuencia, Colombia experimentó una sobreoferta de bienes que debían atender el mercado venezolano y ello generó presiones a la baja en los precios de una amplia gama de bienes del IPC, especialmente alimentos.


Un ejemplo del 'efecto Venezuela' sobre la inflación de alimentos ha sido la dinámica de los precios de la carne, que pesan 15,2 por ciento en el IPC de alimentos.


En lo corrido del año, hasta septiembre de 2009, Colombia exportó 642 millones de dólares en carne (de un total de 787 millones de dólares en exportaciones de estos productos); en el mismo periodo de este año, las ventas se redujeron en 99,7 por ciento a 2 millones de dólares (de un total de 157 millones de dólares en exportaciones de estos productos).


Como resultado, el precio de la carne ha caído sustancialmente en el último año: es el de mayor contribución negativa a la inflación total (-0,16 p.p. sobre la inflación anual de 2,33 por ciento a octubre) y uno de los que más ha caído en términos anuales (-4.7 por ciento en promedio durante 2010).


Sin embargo, el mercado venezolano ha perdido relevancia hacia finales de 2010 e inclusive se está sustituyendo con otros destinos. Por eso creemos que el 'efecto Venezuela' dejará de ser un factor que presione precios a la baja, por lo cual esperamos una normalización en los niveles de inflación con respecto a los inusualmente bajos de 2010.


Por el contrario, existe el riesgo de que se restablezcan rápidamente las relaciones comerciales entre los dos países, lo cual podría generar un efecto alcista importante sobre los precios en 2011. No obstante, nuestro escenario base no contempla que los exportadores colombianos vean a Venezuela como un destino atractivo en el corto plazo ya que hay desconfianza por la experiencia reciente y por el lento proceso de cancelación de deudas.


Por su parte, la revaluación del peso ha contribuido a mitigar parcialmente el aumento en los precios internacionales de los alimentos.


En lo corrido del año, la tasa de cambio promedio registró una caída anual de 12,8 por ciento.


Un factor importante que explica la fuerte caída de 2010 comparado con 2009 es la recuperación de la prima de riesgo país a niveles pre-crisis, después de haber llegado a su máximo nivel en marzo del año pasado cuando la crisis estaba en el peor momento (el aumento en la prima de riesgo en ese momento se vio reflejado en la tasa de cambio que llegó a 2600 COP/USD en marzo de 2009).


Sin embargo, aunque esperamos que el dólar se mantenga débil en 2011 debido a la política monetaria expansiva de la Reserva Federal en EE. UU., creemos que la apreciación del peso será menos pronunciada que la registrada en 2010 por los siguientes factores:


La prima de riesgo país se ha recuperado totalmente, así que una mayor apreciación por este efecto es limitada. La tasa de cambio real está en uno de sus menores niveles en más de 15 años, limitando también el espacio de mayor apreciación.


La creación del Fondo de Ahorro y Estabilización (como parte de la aprobación de la regla fiscal) ayudará a contener las expectativas de flujos de divisas que entrarán al país por el auge minero-energético.


El precio del petróleo aumentará el próximo año, pero en menor magnitud que el incremento registrado en 2010. Y las autoridades continuarán implementando medidas para frenar la revaluación del peso. Por lo anterior creemos que el aumento en los precios internacionales de los alimentos no será mitigado por la revaluación en la magnitud que lo hizo este año.


Finalmente, a lo anterior se suma la expectativa de que el Fenómeno de la Niña se extienda hasta finales del primer trimestre del 2011, lo cual podría causar algunos limitantes de oferta e incrementos en los precios de alimentos perecederos.


De esta forma, creemos que la inflación podría registrar algunos aumenntos en 2011 como resultado del componente de alimentos, el cual pesa cerca de 28 por ciento sobre el IPC total. Lo anterior podría afectar al alza las expectativas de inflación en algunos momentos durante el próximo año.


642 millones de dólares en carne exportó Colombia en 2009 hasta septiembre de ese año.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.