El sacerdocio, una opción en medio de la crisis financiera

El sacerdocio, una opción en medio de la crisis financiera

Una campaña a nivel mundial de la iglesia católica para "reclutar" nuevos seminaristas no promete un buen sueldo, pero sí un trabajo fijo y una vida "apasionante".

02 de abril 2012 , 10:07 a.m.

Un informe de la BBC reveló que solo en España la estrategia publicitaria de la Conferencia Episcopal ha permitido vincular cerca de 1.300 nuevos seminaristas en los últimos meses.

Y es que en ese país la tasa de desempleo supera el 22 por ciento y, de hecho, de cada cinco desempleados en los 27 países de la comunidad europea, uno es español. Es tan grave la situación de desempleo en la UE, que algunas ciudades griegas registran una tasa de desempleo superior al 60 por ciento.

Para el caso de América Latina la situación es no menos preocupante, mientras la cifra supera el 8 por ciento según el más reciente informe de la Cepal, el desempleo juvenil se encuentra en alrededor del 14 por ciento en el continente.

En medio de este escenario causado en buena parte por la crisis financiera que comenzó en Estados Unidos, que luego golpeó a Europa y que finalmente generó una desaceleración de la economía china, con la que no pocos países de América Latina tienen nexos comerciales, la iglesia católica decidió mostrar que el sacerdocio puede ser una opción para salir adelante.

"Nosotros somos la única clase social que no tiene desempleo. En el ministerio sacerdotal no hay desempleo, tenemos mucho trabajo y la paga cierta está en el Evangelio y después en la vida eterna", declaró monseñor Juan José Asenjo al diario español ABC.

La opción sacerdotal ofrece, desde el seminario, alojamiento, comida, educación y estabilidad durante los primeros seis años; posteriormente un sueldo seguro y un lugar donde vivir. Este año, solo en España, de cada 277 ingresos de seminaristas, 90 abandonan la carrera. El año pasado renunciaban 124 de 245 que ingresaban.

"El video (que se ha lanzado recientemente por el Día del Seminario) está alcanzando los objetivos. Queríamos llegar a las redes sociales, a los adolescentes y los jóvenes que no van a la iglesia y no leen los carteles para apuntarse al seminario", dijo Josep Ángel Sáiz, obispo y presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades a la BBC.

La primera frase, agrega el religioso, que hace referencia al trabajo fijo, ha creado expectativa y polémica, pero "no estamos hablando de la perspectiva económica y de empleo; la idea, en palabras de Jesús, es una vida ocupada llena de trabajo, pero dicho en estilo provocativo y audiovisual".

Sin embargo, hay miembros de la iglesia católica que se niegan a creer que la crisis financiera sea la causante de los nuevos ingresos a los seminarios en todo el mundo. "No está en absoluto relacionado con la crisis. Nadie entra en un seminario porque no tenga otra cosa, no es porque tenga interés en buscar su propia supervivencia, es porque quiere entregarse para ayudar a los demás. En cualquier caso, tampoco la Iglesia permitiría que se entrara por manutención", afirmó Miguel Ángel Núñez, rector del Seminario de Sevilla (España).

EL VIDEO QUE PROMETE UN TRABAJO FIJO

La primera de las declaraciones y la más polémica es: "yo no te prometo un gran sueldo, te prometo un trabajo fijo".

El director creativo del video, Santiago Requejo, explica que "esa primera promesa es para captar la atención, para crear impacto. Y es una verdad como un templo, porque es un trabajo para toda la vida, es una forma de decir que es para siempre".

Entre otras declaraciones, aparecen los sacerdotes diciendo a cámara: "No te prometo la comprensión de los que te rodean, te prometo que sabrás que has hecho lo correcto; no te prometo una decisión fácil, te prometo que nunca te arrepentirás; no prometo que vayas a tener grandes lujos, pero sí que tu riqueza será eterna".

"Aquí soy feliz", asegura en el video Alberto Jaime Manzano, seminarista de 22 años, del Seminario Metropolitano de Sevilla. "Llevo cuatro años estudiando aquí y sé que este es mi camino, me he encontrado con otra familia. Es súper bonito seguir el proceso de la vocación, sin miedos". añade.

"Esa primera afirmación se critica porque a la sociedad le duele el tema de los ingresos. La vocación te lleva a trabajar sin atenerte a lo que ganes de sueldo, aquí desarrollas la labor para la que has nacido, y además, te sientes seguro", concluye Manzano.

REDACCIÓN PORTAFOLIO.CO.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.