Ni raja ni presta el hacha

Ni raja ni presta el hacha

Acostumbrados a la falta de respeto con quienes ejercemos el control político, era de esperarse otro

30 de agosto 2010 , 11:05 p. m.

Mientras países como Chile, México y Perú han controlado su revaluación protegiendo las exportaciones y el empleo, con el 3,2%, 2,8% y 2,3% respectivamente, Colombia lleva en lo corrido del año una del 10%.


Quedé sorprendido por la falta de profundidad al leer las respuestas de nuestra Banca Central al debate que cité en la Comisión Tercera, donde les solicité sus políticas de choque para enfrentar la exagerada revaluación del peso, el desempleo galopante, la crisis fronteriza con Venezuela y las medidas de emergencia económica.


Acostumbrados a la falta de respeto con quienes ejercemos el control político, era de esperarse otro diagnóstico superficial y carente de propuestas económicas. El Gerente afirmó que no se podía hacer nada más de lo ya hecho para controlar el tipo de cambio, que ellos pondrían en práctica el dejar hacer, dejar pasar, y que si bien había sectores que perdían por la revaluación, otros salían ganadores. ¿En qué manos estamos?


Mientras países como Chile, México y Perú han controlado su revaluación protegiendo las exportaciones y el empleo, con el 3,2%, 2,8% y 2,3% respectivamente, Colombia lleva en lo corrido del año una del 10%, razón por la cual el desempleo de estas naciones dista mucho de nuestro 13%. La revaluación que afrontamos se debe, en gran medida, a la excesiva entrada de divisas proveniente del narcotráfico.


No obstante, el Emisor obvia el tema, restándole importancia a estudios que concluyen que este flagelo representa más de dos puntos de nuestro PIB. Basta ver que anualmente salen en efectivo más de 3.500 millones de dólares, y estos no son producto de remesas ni turismo, claramente es lavado de activos.


He citado en múltiples oportunidades a los miembros del Banco, en momentos donde el país soportaba diferentes crisis, y ante la actitud pasiva de este propusimos soluciones que, pasados unos meses, adoptaban y les daban resultados, no sin haber pagado un gran costo económico y social por la demora.


Para mencionar algunas de ellas: acabar con la banda cambiaria, pasar la deuda de dólares a pesos, utilizar parte de las reservas para prepagar deuda externa, cambiar deuda externa por deuda interna. Hoy, les aconsejamos que hagamos devaluación programada, con lo que el Gobierno destinará los recursos que a bien tenga para cubrir la diferencia entre la tasa representativa y el valor que se decida colocar para promocionar las exportaciones y generar empleo.


Por ejemplo, si la Tr está en $1.850 y el Ejecutivo decide que el tipo de cambio competitivo debe ser de $2.100, este pagará la diferencia. Saldrá menos costoso y más efectivo que entregar de manera asistencialista más de 8 billones a sectores que no generan valor agregado ni crecimiento, fomentando la cultura del no trabajo.


Con esto, el Gobierno sabrá cuántos recursos destina a la promoción de los sectores y los empresarios tendrán certeza de sus flujos de caja. Este incentivo transitorio se otorgará a los productos no tradicionales y tendrán cárcel quienes presenten exportaciones ficticias.


Le recuerdo a la ortodoxa Junta del Banco que comprar divisas es intervenir, entonces háganlo de fondo y de manera efectiva, ya que a mediano plazo vamos a tener una bonanza petrolera y minera, que profundizará la enfermedad holandesa al presionar una mayor revaluación por los reintegros masivos sin generar empleo.


Debe crearse pronto un fondo de estabilización en el exterior para que mitigue el efecto, utilizar de manera fuerte los encajes para no tener que subir la tasa de interés y controlar los dineros golondrina con un fuerte control de cambios que, además, persiga el lavado desmedido.


Necesitamos soluciones acordes con la problemática particular que padece Colombia. Señores del Banco, no más recetas genéricas impuestas por el FMI, no les dé miedo aplicar su conocimiento en soluciones innovadoras, porque su manejo conservador no les está funcionado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.