Derrumbe de La Línea costaría $19.000 millones diarios

Derrumbe de La Línea costaría $19.000 millones diarios

Gobierno espera habilitar un solo carril antes del fin de semana. ‘No vale la pena esperar’ en el sitio, dice Mintransporte a conductores.

22 de noviembre 2011 , 10:54 p. m.

Las pérdidas diarias que genera para el transporte terrestre el taponamiento en La Línea, por donde pasa el 60 por ciento de la carga nacional, llegan a 10.000 millones de pesos, aseguró Jaime Sorzano, presidente de Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar).

Incluso, la cifra llega a 19.320 millones de pesos –según Jairo Herrera, presidente de la Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga por Carretera (Asecarga)– si a los fletes se les suman 5.920 millones de combustible, 2.100 millones de lucro cesante y 1.000 millones por el pago de restaurantes, alojamientos, montallantas y parqueadero.

El taponamiento se presentó por el desprendimiento de la banca el domingo, en el sector de la quebrada Los Chorros (Tolima), en el kilómetro 29 del alto de La Línea.

Los vehículos deben tomar la vía Bogotá-Ibagué-Mariquita-Manizales.

Al visitar la zona del bloqueo, el ministro de Transporte, Germán Cardona, explicó que varias carreteras del país presentan problemas. “Pero mi mayor angustia es por esta vía, porque si se daña el paso por Manizales, quedaríamos incomunicados con el sur del país.

Tenemos que pensar en soluciones definitivas para los problemas que presentan las vías cordilleranas, por eso, estamos evaluando la construcción de gaviones o de muros de contención, para evitar que esta situación se presente de nuevo”.

Cardona fue enfático al manifestar que “la única solución es retroceder y tomar la vía alterna por el páramo de Letras, que comunica a Manizales con Bogotá”, y agregó que, por esa ruta, hay pasos restringidos, pero es mejor regresarse.

“No vale la pena que esperen en La Línea”, dijo.

El presidente de Colfecar dijo que el corredor entre Letras y Manizales no es apto para el transporte pesado: “Es posible que, en condiciones excepcionales, y con un contingente pequeño, se utilice este tramo, pero nunca se aconseja que un volumen vehicular como el que diariamente acude a La Línea, cercano a los 4.000 vehículos con el desplazamiento de 120.000 toneladas de mercancías, circule por esas vías”.

El Ministro dijo que de los vehículos de carga que estaban represados, 1.500 ya llegaron a su lugar destino por las rutas alternas.

Les pidió a 150 conductores que se mantenían en la vía que se desplacen.

De otra parte, ante la emergencia, el lunes la aerolínea Easy Fly registraba un aumento en la demanda de tiquetes de entre 30 y 40 por ciento en la ruta Bogotá-Armenia, en comparación con el viernes.

Y si la semana pasada el tiquete costaba 90.000 pesos, el lunes pasó a 120.000 pesos.

Aires ha registrado esta semana un aumento en la demanda de casi 35 por ciento en Bogotá-Armenia.

El presidente Juan Manuel Santos dijo que, ante el invierno, el Gobierno está reaccionando con toda su capacidad para destapar las vías que quedan cerradas, y para garantizar que los damnificados tengan un techo donde dormir y no sufran de hambre.

CONTRALORÍA INDAGARÁ

El contralor delegado para la Infraestructura, Nelson Izáciga, anunció que abrirá una indagación preliminar al director de Invías, Carlos Rosado, por falta de previsión en este corredor de comercio exterior.

Según Izáciga, el funcionario no acató las recomendaciones dadas por el Ideam desde diciembre pasado sobre la probabilidad del colapso de la vía por el impacto de las fuertes lluvias.

Hubo función de advertencia a la entidad, “explicando que esta segunda ola invernal ya estaba anunciada”.

Los congresistas de la comisión sexta también anunciaron que citarán al Ministro y al director del Invías a un debate de control político por esta situación.

TRANCONES EN LA VÍA MANIZALES-BOGOTÁ

Manizales. Solamente ha pasado un día desde que la carretera Manizales-Bogotá es la alterna a La Línea, y los trancones eran de varios kilómetros.

Mauricio Villalba llegó con su tractomula a la fila de carros a las 9 a.m. y a las 11 a.m. no se había movido un metro.

“Yo estaba en La Línea el jueves cuando el accidente (el bus que fue arrastrado a un abismo por un deslizamiento) y esperé a que dieran paso, pero como se acabó de fregar la vaina, di media vuelta y me vine por acá”, relató. Villalba saló el jueves de Yumbo, cargado con cerveza, y ayer no había llegado a su destino: Ibagué.

Normalmente, la carretera Manizales-Mariquita-Bogotá, que atraviesa el Páramo de Letras, tiene un tráfico de 1.700 vehículos diarios, pero ayer esto se duplicó.

En la vía hay paso restringido por obras que se están ejecutando y por puntos críticos en donde pueden desprenderse derrumbes.

Fernando Rodríguez, quien viene desde Caloto (Cauca) con una carga de pañales, se queja de la falta de organización.

“Llevo aquí mucho tiempo parado y muchos carros hacen más taco al meterse por el carril contrario; faltan más policías”, se quejó.

Y pese a que el director del Instituto Nacional de Vías (Invías), Jorge Ricardo Gutiérrez, aseguró que durante una hora se permitiría el paso por cada sentido de la vía, la mayoría de conductores se quejaron de que llevaban más de dos horas parados.

Y mientras los conductores se colman de paciencia, la vendedora Mariela Pineda hace su ‘agosto’ con sus tintos. En media hora vendió 5 termos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.