Análisis / Elecciones: sus contradictorias explicaciones

Análisis / Elecciones: sus contradictorias explicaciones

La verdad es contundente: ganaron los candidatos que se inscribieron por firmas frente a los que representaban partidos.

14 de noviembre 2011 , 11:29 p. m.

Los partidos políticos, tradicionales y nuevos, están como están porque han perdido su capacidad de mirar la realidad de la política en Colombia y siguen en la nube que les impide aceptar la limitación de sus éxitos y sus más estruendosos fracasos.

Después de las elecciones de mandatarios regionales, resulta interesante analizar las expresiones de triunfo de todos y cada uno de los partidos políticos tradicionales y nuevos.

No obstante, están como están porque han perdido su capacidad de mirar la realidad de la política en Colombia y siguen en la nube que les impide aceptar la limitación de sus éxitos y sus más estruendosos fracasos. La verdad es contundente: ganaron los candidatos que se inscribieron por firmas frente a los que representaban partidos: Alan Jara en Meta, Raúl Delgado en Nariño, Rodrigo Guerrero en Cali y Gustavo Petro en Bogotá. Estos resultados demuestran su fracaso. Los movimientos de ciudadanos, por medio de los cuales los candidatos se pueden pasar por la faja la inscripción a algún partido, cada vez crecen más en todas las regiones del país, mientras los directores de los partidos se ufanan de haber ‘ganado’ en los pasados comicios. Y como si eso no fuera suficiente, muchas de las victorias partidistas se lograron por alianzas entre toda la gama de colores de los partidos políticos, azules con verdes, rojos y amarillos. ¿Se necesitan más pruebas de su profunda debilidad?

Claro que el panorama político cambió después del domingo, como suele suceder después de toda elección. Lo que no se ajusta a la realidad son muchas de las conclusiones de los directivos de los partidos, al igual que uno que otro análisis político. A continuación se tratarán de desvirtuar algunas de las más sonadas.

El Partido Liberal, según los medios y su ex jefe único, fue uno de los principales vencedores de las pasadas elecciones. Sin embargo, perdió de manera contundente en Bogotá con un desamparado David Luna y sus 93.000 votos. Asimismo, se les olvidaron los desjuiciados del partido que se fueron a las toldas del ex liberal Enrique Peñalosa, que también salieron derrotados con la bandera de la U. Perdió también el Partido en Córdoba, otrora fortín electoral liberal de la mano de la dinastía López Cabrales. De nada le sirvió haber sacrificado a algunas personas para impulsar a Arleth Casado de López al Senado de la República. No sólo no se le ha escuchado la voz en el Senado, sino que ya ni siquiera gana elecciones con su estilo clientelista. Le iba mejor cuando dedicaba todo su tiempo a la politiquería electoral.

El ‘triunfo’ de Cambio Radical es también relativo y puede estar salpicado por el paramilitarismo. Sus directivas, a pesar de su sonada alcaldía de Barranquilla, además de otras 5 ciudades capitales, tratan de mirar para otro lado, mientras su candidato, ganador en La Guajira, está salpicado por presuntos vínculos con grupos paramilitares. Aunque dicen haber intentado quitarle el aval, el señor Francisco ‘Kiko’ Gómez sigue siendo de un partido que, con bombos y platillos, anunció que iba a hacer una depuración de cara a las elecciones. ¿Eso se puede considerar un triunfo? ¿Demostrar su incapacidad para limpiar su partido?

El Polo Democrático se acabó según esa derecha imperante en Colombia. Si bien es cierto que los esfuerzos positivos de Clara López por mejorar la imagen del Polo no le alcanzaron al inquieto Aurelio Suárez, quien sólo obtuvo 32 mil votos, ni a su candidato en Nariño, ¿quiénes estuvieron detrás del gran triunfo de Petro? Pues las bases del Polo que se quieren limpiar de los pecados de los Moreno. ¿Perdió realmente la izquierda?

Sigue en primera plana Gustavo Petro en Bogotá, de las entrañas de ese partido, pero con el claro sello de honestidad. ¿O acaso sus 721.308 votos provienen de los seguidores del recién creado movimiento ‘Progresista’? Petro, digan lo que digan, representa a sectores importantes dentro de ese partido y es, en términos ideológicos, un líder de izquierda al frente de la principal ciudad del país.

También se le ha dado sepultura al Partido Verde, pero resulta que la persona más votada en esas elecciones fue Sergio Fajardo, con más de 900 mil votos en Antioquia, quien a pesar de sus indecisiones todavía pertenece a esa colectividad. Además, los verdes ganaron en Amazonas y en otras ciudades. ¿Es ganador parcial o perdedor total? Cualquiera de las dos, pero perdió Bogotá, ciudad en la que se originó el fenómeno de la ola verde y le dio, en su época, un respaldo masivo a Antanas Mockus. ¿Fajardo es realmente verde o simplemente Fajardo?

CECILIA LÓPEZ MONTAÑO
EX MINISTRA DE AGRICULTURA - EX SENADORA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.