La economía en el 2010

La economía en el 2010

El Gobierno señala una meta de crecimiento del 2,5 por ciento del Producto Interno Bruto y el consen

06 de diciembre 2009 , 09:36 a.m.

Ya nadie niega que en el 2009 la economía colombiana se contrajo. Incluso, la discusión bizantina en que nos quiso meter el Gobierno, al tratar de negar la existencia de la recesión y el célebre blindaje de nuestra economía, ya no forman parte de la agenda.


Lo siguiente es la forma como se comportará la economía del país el año entrante. El Gobierno señala una meta de crecimiento del 2,5% de PIB y el consenso de los analistas es un 2%, todo ello bajo el supuesto de que la peor parte de la crisis ya fue superada y estamos frente a una tímida recuperación.


En mi criterio, lo más difícil de la recesión lo veremos en los próximos 6 meses, pues observo en el escenario un debilitamiento del consumo general de nuestra economía. Tres frentes me preocupan.


Primero, la situación del mercado laboral, no sólo por el incremento en la tasa de desempleo, sino también por las tendencias crecientes de la informalidad y el subempleo. Esto implica que el consumo de los hogares, particularmente en las zonas urbanas, seguirá resintiéndose y por lo tanto, su nivel de compra no debería aumentar.


Segundo, el volumen de la cosecha cafetera. Como se sabe es la más baja en 19 años, y eso implica un golpe a la capacidad de consumo de las miles de familias campesinas. Además, no olvidemos la magnitud del impacto que ha tenido la disminución de las remesas en el Eje Cafetero. Con todo esto, no debemos hacernos ilusiones frente a la capacidad de adquisisción de esas zonas.


Tercero, la pérdida del mercado de Venezuela. Los reportes oficiales muestran una caída del 70% de nuestras exportaciones, y los anuncios de nuevos mercados en Centro América, así como las 'grandes compras' de los jeques árabes, se quedaron en eso, en anuncios. Reemplazar un mercado como el venezolano, tanto por el volumen como por la diversidad de productos que nos compraban, es una tarea de años. Por lo tanto, allí tenemos otra fuente de preocupación por el lado del consumo.


¿Qué nos puede ayudar a compensar estos problemas? Uno, la minería que va muy bien y cuenta con buenos precios y mayores volúmenes de producción, pero como todos sabemos no genera mucho empleo y no tiene grandes encadenamientos con el resto de la economía. Es decir, jalona muy bien las cuentas fiscales y el volumen total de exportaciones, pero no los demás sectores de la economía ni el mercado laboral.


Dos, el gasto público del cual en los próximos seis meses, no creo, debamos esperar mucho. Los efectos de 7 años de desinstitucionalización en las decisiones de la administración nacional ya se están notando. Los ejemplos son varios, pero lo que sucede en el Ministerio de Transporte (tanto en las obras directas como en las concesiones) es emblemático. Ya vimos el reporte del DNP en el que reconoce la imposibilidad de cumplir el plan de choque en los tiempos previstos. Si a eso le adicionamos la contienda electoral, la situación en este frente no es nada alentadora.


Por todo ello, creo que el primer semestre del 2010 será muy difícil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.