Secciones
Síguenos en:
Ensamblados en Colombia, bien en casa y en exportaciones

Ensamblados en Colombia, bien en casa y en exportaciones

Las ventas de vehículos nacionales no ceden terreno frente a los importados.

Además de las cifras que expuso en días pasados la firma Econometría sobre ventas de carros en el país en el primer semestre, cuyos resultados fueron alentadores, hay que tener en cuenta que las exportaciones también marcan un número importante.

Una muestra más del auge de exportaciones de vehículos es que en los seis primeros meses de este año GM Colmotores colocó en destinos como Ecuador 1.419 carros, principalmente de los modelos Chevrolet Spark y Aveo, lo que representó un crecimiento de 34,7 por ciento frente a igual lapso del 2010, cuando fueron 1.053 automotores.  Sin embargo, el mayor exportador de vehículos colombianos en unidades fue Renault Sofasa, que colocó casi cuatro veces más que GM: 5.123.

La marca del rombo ha logrado vender este año 2.248 unidades en Ecuador, 1.884 en Perú, 813 en Chile y el resto en otros cinco destinos como la isla de Curazao, en el Caribe.  Una de las razones de ese auge exportador es que las ensambladoras domésticas solo lograron alrededor del 43 por ciento del mercado interno y el resto, el 57 por ciento (unas 90.200 unidades), fue importado. 

Otra de las causas es que a pesar de que las ensambladoras traen algunos carros de otras plantas en el exterior, para venderlos internamente deben colocar parte de su producción propia afuera y maximizar el uso de su capacidad instalada en Colombia. 

También, como en otras industrias, es una fórmula obvia de las ensambladoras locales para amortiguar la caída en los ingresos cuando vienen los ciclos bajos del mercado, y eso se refleja en las cifras de las exportaciones. 

Según el analista Luis Bernardo Naranjo Ojeda, las ensambladoras no exportan en función de ganar competitividad en los mercados internacionales, sino con base en decisiones de conveniencia de sus casas matrices, pues al estar, por ejemplo, Renault y GM en otros mercados de la región, como México y Brasil, no tiene sentido llevar mercancía allí para competirles a las mismas marcas, cuando tienen grandes escalas y pueden producir para el medio local y generar excedentes con el fin de exportar. 

Aun así, la escala de producción no les da a las ensambladoras nacionales para ser competitivas en otros mercados de la región, como el de México.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.