Auditoría lanza estrategia para vigilar $7 billones

Auditoría lanza estrategia para vigilar $7 billones

El nuevo Auditor General anuncia una lucha frontal contra la corrupción en todo el país.

21 de junio 2011 , 08:44 p.m.

 

El piloto de un observatorio que hará seguimiento a la contratación, se hará en Bogotá, donde tendrán que ejecutar 7 billones de pesos en seis meses. Esta y otras metas del nuevo Auditor General.
 Aunque para Jaime Ardila Barrera, el nuevo Auditor General de la República, nada encaja más al momento que vive Colombia, que la frase de Alfonso López, "Era mejor cuando solo robaban los ladrones", dice que está dispuesto a 'tomar el toro por los cachos'.

Tiene a su cargo la vigilancia de la Contraloría General y de las 62 contralorías territoriales que, a su vez, se ocupan de poner la lupa en la ejecución de los recursos públicos del Estado en todo el territorio nacional.

Viene de la academia y está sorprendido con todos los riesgos que acechan los recursos públicos, por lo que anuncia una serie de estrategias para fortalecer las contralorías territoriales y evitar que siga el desangre de la plata del Estado, aportada por todos los colombianos.
En cada frente donde ha advertido debilidad, empezará el ataque. Sobre su escritorio está ya el proyecto de ley que tramitará con la comisión legal de cuentas del Congreso, para establecer sanciones de suspensión o destitución a alcaldes y gobernadores que no hayan manejado con disciplina los recursos en sus entidades territoriales.

"Un 50 por ciento de las entidades públicas en el país no fenece sus cuentas. En la Costa Atlántica, el porcentaje es de 65. Eso significa que el manejo financiero, presupuestal y contable no se hizo bien y no fue aprobado por las contralorías.

En consecuencia, Colombia está en una emergencia en el manejo de los recursos, porque no hay disciplina".
También se propone cambiar una de las cifras más vergonzosas para el control fiscal del país: que por cada 100 pesos de los recursos públicos comprometidos en corrupción solo se recuperan 2. La meta de Ardila es apoyar a los organismos de control bajo su jurisdicción para subir ese indicador, al menos hasta el 10 por ciento.
Pese a que le parece crítica la escasez de recursos, tanto tecnológicos como humanos para ejercer el control fiscal en las contralorías, indica que su intención es optimizar las herramientas con que se cuenta y establecer alianzas para que la vigilancia y la promoción del buen uso de los dineros del Estado sea más eficiente.

Dentro de esa línea está la propuesta de crear un observatorio de seguimiento a la contratación, tarea que se iniciará en Bogotá, donde hay 7 billones de pesos que tendrán que ejecutarse en tan solo seis meses. "Al control fiscal, con la Constitución del 91, le quitaron los recursos, porque las contralorías estaban estigmatizadas. Por consiguiente, hoy tenemos 13 de ellas con un presupuesto inferior a 1.000 millones de pesos, que deben vigilar 3,8 billones. Otras 21, con asignaciones presupuestales entre 1.000 y 2.000millones de pesos, vigilan 10,4 billones.

Eso hace que a un solo funcionario, en regiones como Nariño, le correspondan 1.841 contratos que nunca pudo vigilar. Las contralorías necesitan tecnología y presupuesto", advierte.
Mientras logra que se cambie esa situación, el piloto que pondrán a prueba en Bogotá se hará con alianzas entre la contraloría de la ciudad y el personal de seguimiento a la inversión de los recursos que tiene la Alcaldía.

"El observatorio permitirá abrir la participación ciudadana, para que el control sea más visible. Habrá información clara y fresca a través de Internet, de cómo avanzan las obras, de manera que cualquier ciudadano pueda advertir los riesgos".
Ardila se propone alargar los tentáculos de la Auditoría General. "El control fiscal se dedica a la minucia y no a los grandes temas. Las concesiones, por ejemplo, apenas empiezan a ser visibles con el Estatuto Anticorrupción; también le vamos a meter mano a los recursos públicos que se manejan en fiducias. Se trata de 63 billones de pesos en activos y 86 billones en billetes".
El mismo nivel de atención tendrán las llamadas vigencias futuras, que son las platas que los gobiernos, tanto el nacional como el local tienen comprometidas a largo plazo.

"Estamos hablando de mucha plata. Las regiones tienen autorizados 30,5 billones de pesos, de los cuales, 14,3 billones se salen del periodo para el cual el gobernante fue elegido. La nación no se queda atrás. En los últimos 8 años se comprometieron 27,2 billones de pesos con carga a los presupuestos del 2011 al 2021 y eso no se ha contemplado en los planes fiscales todavía".
Estas son algunas de las acciones que hará el nuevo Auditor, quien señala al Estatuto anticorrupción recién aprobado, como un aliado estratégico para que ahora sí,se pueda decir: hay control fiscal.

MARTHA MORALES MANCHEGO

Redacción Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.