Dos realidades diferentes

Dos realidades diferentes

El contraste entre la salud de la industria y el comercio fue evidente de nuevo, según el Dane.

20 de junio 2011 , 03:07 a.m.

 

A finales de la presente semana el Dane tiene programada la entrega de las cifras de crecimiento de la economía del primer trimestre del 2011.

Al respecto, los analistas han hecho apuestas recientes cercanas al 4,5 por ciento, que son inferiores a las de hace unas semanas y que incluso pueden llegar a ser menores. La razón principal es el sorprendente dato de caída en las obras civiles –superior al 12 por ciento–, que ha llevado a pensar que el sector de la construcción tendrá avances muy modestos.

Pero más allá de lo que haya sucedido en la primera parte del año, una nueva situación ha generado inquietud entre los analistas. Esta quedó planteada el viernes, después de que se conocieran los indicadores relativos a la industria y el comercio.

De tal manera, mientras en abril la primera tuvo un incremento de apenas 2 por ciento, el segundo experimentó un salto del 23,2 por ciento, que es el más alto de la historia. Ese abismal contraste, para ponerlo en términos simples, hace pensar que la demanda interna continúa vigorosa, pero que eso no se ha traducido en mejores condiciones para las manufacturas nacionales.

El panorama también es variado si se mira lo que ha ocurrido en los primeros cuatro meses del año, que dan una perspectiva más completa. Así, mientras la producción del ramo fabril tuvo un alza del 4,1 por ciento, las ventas de los comerciantes avanzaron 15,7 por ciento. 

El ritmo dentro de actividades específicas tampoco fue uniforme. De tal manera, apenas 31 de 48 subsectores industriales considerados consiguieron un saldo positivo, mientras que en el caso del comercio tan solo uno de 16 analizados registró una pequeña caída. Ese hecho también se nota en la generación de empleo, pues las contrataciones en las fábricas subieron 1,2 por ciento, pero en los almacenes lo hicieron en 4,8 por ciento. Semejante disparidad no es buena.

Para comenzar, es una demostración de que la manufactura interna no marcha por un camino despejado, así en casos específicos como los automotores o los químicos se hayan producido avances notables. De acuerdo con un índice que elabora el Dane, la producción real de abril es inferior en 5,6 por ciento en comparación con la del mismo mes del 2008. A su vez, las ventas del comercio son 24 por ciento superiores en igual lapso.

Por otro lado, lo sucedido lleva a pensar que el despegue del consumo ha sido abastecido primordialmente por las importaciones, que han venido aumentando a una velocidad cercana al 40 por ciento en dólares. Ese fenómeno le da pie a quienes sostienen que en Colombia está ocurriendo un acelerado proceso de desindustrialización que no es aconsejable si el propósito es el de mantener una economía diversificada, en la que tengan presencia múltiples fuentes de empleo.

Son numerosas las razones que se dan para explicar lo sucedido. Quienes saben de estos temas señalan que la tasa de cambio tiene una buena parte de responsabilidad en el deterioro de algunas áreas, ya que el abaratamiento relativo del dólar hace que sea difícil competir con bienes traídos del exterior.

Otros señalan que la pérdida del mercado venezolano todavía se siente sobre centenares de pequeñas y medianas empresas que abastecían al país vecino.

Unos más culpan al contrabando o a la adulteración, tal como sucede con los productores de aceite que están siendo víctimas de verdaderas mafias que los han sacado de diferentes regiones. Todo lo anterior, debería ser un sonoro campanazo de alerta para el Gobierno.

Y es que no basta con tener buenas cifras macroeconómicas, si la base productiva del país se sigue erosionando. Por tal motivo, hay que ahondar en las causas de una situación que da pie a varios interrogantes.

Sin duda alguna, la buena marcha del comercio es algo muy positivo, pero lo sería mucho más si la industria fuera al mismo paso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.