Redoblar los controles

Redoblar los controles

Hay que aumentar las barreras para evitar que firmas indeseables entren al negocio del petróleo.

13 de junio 2011 , 06:49 p.m.

Desde hace unos meses las autoridades del sector petrolero en Colombia han manifestado su preocupación por la llegada de firmas cuyo propósito central no necesariamente es el de explorar y explotar crudo en el territorio nacional.

Y es que junto a las decenas de compañías que han hecho presencia en el país sin otro objetivo que el de buscar hidrocarburos, se encuentran los que quieren sacar tajada a su manera de una bonanza que es evidente y se refleja en las cifras de exportaciones.

De acuerdo con los conocedores del tema, hay dos peligros claros. De un lado, están las sociedades que existen sobre todo en el papel y cuyas oficinas no van mucho más allá de una placa que cuelga en el despacho de algún paraíso fiscal o en una firma de abogados, en ciudades como Houston o Toronto.

Dotados de cierta asesoría técnica y con el concurso de inversionistas anónimos, los promotores del negocio tratan de quedarse con bloques exploratorios promisorios para después venderlos al mejor postor y así embolsillarse una buena utilidad.

Por otra parte, también están los que quieren utilizar el auge energético para montar una tramoya que esconda actividades ilegales. Así, un pequeño yacimiento de petróleo puede servir perfectamente para lavar dinero de fuentes ilícitas, si se inflan las cifras de producción y la misma tractomula con crudo supuestamente deposita su carga en algún centro de acopio.

Tales riesgos, es necesario aclararlo, no son exclusivos de este sector. La feria en la concesión de títulos mineros, sucedida durante el Gobierno pasado, dio origen a todo tipo de prácticas censurables, que son difíciles de controlar por parte del Estado, ante la escasez de recursos técnicos y humanos.

No obstante, en el caso del ramo petrolero, el número de contratos vigentes es sustancialmente menor y está menos disperso en la geografía colombiana. Por tal motivo, es más fácil mirar con lupa los procesos realizados en busca de eventuales irregularidades.

Tal como es su obligación, los funcionarios encargados deben tratar de evitar que los tentáculos del crimen lleguen a un negocio cuya buena marcha es fundamental para la economía. En tal sentido, es encomiable la decisión adoptada recientemente por la Agencia Nacional de Hidrocarburos, que decidió revocarle a Montco Energy la entrega de cinco bloques adjudicados pocos meses atrás, incluyendo uno particularmente promisorio en Putumayo.

Después de una cuidadosa labor, los investigadores de la entidad estatal concluyeron que los documentos entregados eran inexactos, pues las supuestas actividades de la firma en Gabón resultaron falsas, como se constató en una visita hecha al área de operación, localizada a varios kilómetros de las costas de la nación africana.

En respuesta, los representantes de la compañía norteamericana han insistido en que tienen sus papeles en regla y prometen una andanada jurídica, que hay que seguir con cuidado. Falta ver si cuando se lleven a cabo las investigaciones aparecen vínculos de la sociedad mencionada con algunos personajes colombianos de cuatro en conducta, protagonistas de otros escándalos.

También sería bueno que se establezcan los nexos eventuales con funcionarios de alto nivel que estuvieron en la Fiscalía General de la Nación y hoy se encuentran vinculados a varios órganos de control del Estado. 

Pero más allá de lo que suceda en este caso específico, el mensaje es que es necesario redoblar los controles e imponer sanciones ejemplarizantes a quienes traten de usar los procesos licitatorios en este campo para propósitos oscuros.

De lo contrario, el peligro es que se contamine una actividad que mueve recursos millonarios y por eso resulta atractiva para los criminales, una categoría que incluye a los de cuello blanco y a los que a punta de chantajes, demandas o violencia quieren apropiarse de una riqueza que no les corresponde.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.