Ventas de sex shops caen en Bogotá por temporada invernal

Ventas de sex shops caen en Bogotá por temporada invernal

La industria de los sex shops en Bogotá aspira a vender este año cerca de 5 millones de dólares.

10 de junio 2011 , 09:29 a.m.

El sexo siempre ha sido una industria, un camino, un fin y, para muchos, un gran negocio que deja jugosos dividendos. En ese escenario, los ‘sex shops’ de Bogotá siguen siendo grandes protagonistas de la economía colombiana, no tanto por las cifras, que se pueden conocer de manera fácil, sino por toda la cadena de negocios clandestinos que se comercializan sin que muchos -más allá de los clientes- lo sepan.

Y es que Bogotá pasó de tener tan solo unos pocos lugares y sitios escondidos a contar con unos 200 locales distribuidos en cinco zonas comerciales destacadas donde se consiguen productos para ‘avivar el amor’ y evitar la rutina entre compañeros sexuales. 

No obstante, comerciantes de este singular sector se quejan de que la prolongada temporada invernal bogotana les ha afectado su negocio y algunos se atreven a especular que el incremento de los alimentos y otros productos de la canasta familiar castigan las ventas de juguetes para el sexo debido a que son considerados artículos de lujo y por ende la gente no los compra si hay una necesidad mayor.

Pero pese a la posibilidad de que el invierno les pudo haber afectado, en cuestión de gustos no hay disgustos y esta industria es tan variada como el mismo sexo: vibradores de todos los tamaños, retardantes, saborizantes, sillas, arneses, en fin, una variedad que hace encender la imaginación de los que deciden aventurar en este campo. 

Varias fuentes consultadas por Portafolio.co coinciden en que “los sex shops seguirán creciendo en la medida que la curiosidad de la gente se encienda”. 

De acuerdo con un sondeo en más de 50 tiendas del sector (sex shops) en Bogotá, esa industria mueve cerca de cuatro millones de dólares al año, gracias a productos que en su mayoría provienen de China. 

Las líneas especializadas dentro de este negocio han facilitado la reducción de costos de las materias primas y, por ende, el precio; muchos de estos productos son fabricados con pequeños motores, caucho y metal.

De acuerdo con Luis Mejía, propietario del local Berdache, "actualmente se vende entre 120.000 pesos y 600.000 pesos diarios, dependiendo de la época y la ubicación".

En general, una tienda erótica puede vender en promedio cerca de 450.000 pesos al día, lo que representa unos ingresos por ventas de unos 10.000 millones de pesos al mes, que en no pocos casos pueden llegar a ascender a 16 millones de pesos.

En ese mismo sentido, Mejía reconoce que el crecimiento de la demanda de productos eróticos sigue siendo inferior al incremento en el número de tiendas, lo que complica el negocio por la mayor competencia. "Las mujeres son las que más compran productos eróticos, de eso no queda duda. En general los clientes están entre los 25 y 45 años en promedio", afirmó el empresario de Berdache.

Por su parte, Andrés Beltrán, propietario de una reconocida tienda del norte de Bogotá, afirmó que las ventas pueden variar teniendo en cuenta que algunos establecimientos que están ubicados en zonas populares no registran un mayor nivel de ventas, debido a que el poder adquisitivo de estos 'amantes de la creatividad erótica' no es el mismo de personas que van a 'sex shops' de la zona rosa bogotana.

En otro escenario, Nadir Cure, propietario del establecimiento Compliamor, afirmó que una tienda con ventas diarias de 250.000 pesos apenas alcanza a tener un empleado. Para el empresario la ubicación es un factor clave: "Dependiendo del sitio y la época, un 'sex shop' puede vender hasta 15 millones de pesos en meses tan favorables como junio, julio, agosto, septiembre y octubre, lo que representan un aumento en las ventas del 20 por ciento, aproximadamente", aclara.

EL INVIERNO APAGÓ EL AMOR

La mayoría de los empresarios consultados coincidieron en que debido a la temporada invernal que golpeó al país en los últimos meses y en particular a Bogotá sus negocios registraron una "fuerte" caída en las ventas que esperan recuperar en el segundo semestre de este año. "Por estos días, nosotros registrábamos ventas en promedio de 600.000 pesos al día sin ningún problema, pero ahora el invierno nos tiene afectados porque la gente no sale sino a comprar lo necesario, las calles se congestionan y porque muchos otros productos básicos se han encarecido y nosotros ofrecemos productos que se consideran de lujo", aclara Beltrán.

El empresario, que posee varias tiendas en el norte de Bogotá, subraya que si el año pasado la industria de los 'sex shops' movió en ventas unos cinco millones de dólares, "lo ideal es que este año se hubiera dado un incremento". "Este año se venderá en Bogotá lo mismo que el año pasado porque el invierno nos golpeó también", afirmó.

Así las cosas, entre arneses, consoladores, aceites, esencias y muñecas inflables se pueden mover los consumidores habituales o eventuales de esta vieja industria a la que se llega -generalmente- esperando no encontrarse a alguien conocido. "En toda relación de pareja se necesita creatividad y complementos que permitan disfrutar la sexualidad de forma plena, vale la pena pasar por una tienda nuestra", dice Beltrán de manera tajante mientras pone en su lugar los objetos de moda en la vitrina principal de la tienda.

GUSTAVO CARABALLO / REDACCIÓN PORTAFOLIO.CO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.