Modificación de conducta para disminuir la accidentalidad

Modificación de conducta para disminuir la accidentalidad

Se debe desarrollar tanto la conciencia individual como la colectiva sobre cómo actuar con seguridad

01 de junio 2011 , 07:00 p.m.

 

Hice mi tesis doctoral sobre seguridad industrial. Una de las preguntas que hacían las teorías sobre el tema de la accidentalidad era si había personas que tenían una inclinación a los accidentes y si se podía aprender a evitar y prevenir aquellas circunstancias que llevan a tener uno en el trabajo.

Todo este tema de la prevención, de anticiparse a lo que puede ocurrir, que algunas personas parecen tener más desarrollado que otras, ha sido estudiado por psicólogos e ingenieros industriales para contribuir a disminuir la accidentalidad y aumentar la prevención.

Creí entonces –y creo ahora– que estudiar y comprender una y otra forma de conducta no disminuye realmente la accidentalidad, ni aumenta la prevención. Introduje entonces un programa de modificación de conducta en la fábrica donde hice mi tesis y los accidentes disminuyeron bastante. Hoy sigo creyendo en la efectividad de este tipo de programas, pero me parece incompleta, porque depende de la continuidad del mismo y no necesariamente genera una conciencia para actuar con seguridad.

Con el tema de los desastres causados por el invierno, de la alusión permanente a que este ha sido uno de los peores inviernos que ha vivido el país, me he acordado de la prevención y me atrevo a pensar que –como con el embarazo indeseado– “no pensamos que nos fuera a pasar a nosotros”. Luego, no hicimos lo que habríamos podido hacer para evitar los desastres: construir los embalses, canalizar las aguas, controlar la tala de árboles y sembrar más, vigilar la construcción de viviendas al lado de los ríos...

En resumen, todo esto se podría cambiar con programas de modificación de conducta.

Al mismo tiempo sería necesario trabajar en el desarrollo de la conciencia sobre el cuidado de la tierra: la relación entre lo que cada uno hace a diario y lo que ocurre en el resto del planeta, por ejemplo.

Para que se cambien los comportamientos mencionados y se genere conciencia, se requiere algo más: estar convencido de que las conductas de los individuos tienen un impacto en lo que se pretende cambiar.

 

María Consuelo Cárdenas

Profesora Facultad de Administración, U. de los Andes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.