No hay peor ciego que…

No hay peor ciego que…

Los beneficios de libre comercio se pueden lograr si predominan condiciones de competencia perfecta.

01 de junio 2011 , 06:35 p.m.

 

Sí, así como dice la voz popular: ‘no hay peor ciego que el que no quiere ver’. En esos términos, con todo respeto y consideración debo referirme a la postura obstinada de Mauricio Reina de no aceptar argumentos distintos a los suyos sobre el sector agrario.

Es claro que de ninguna manera los míos se pueden tomar como el discurso agrarista de antaño y, mucho menos, la defensa a ultranza de beneficios que van abiertamente en la dirección de tornar peor la distribución del ingreso. No se trata de eso y a eso no me voy a prestar.

En un artículo publicado el jueves pasado en Portafolio, el competente colega descartó de plano la posibilidad de que el sector agropecuario pueda ser una de las locomotoras del desarrollo.

Como argumento central de su negativa, sostuvo que “la política agropecuaria de nuestro país ha ido en contravía del resto de la región: mientras las economías vecinas han reducido su protección al sector agrícola y se han volcado hacia el mercado mundial, nosotros hemos aumentado la protección y hemos usado más recursos públicos para apoyar actividades que compiten con importaciones”. Y aún más; sin ninguna vacilación dice que “hace mucho tiempo la política agrícola colombiana ha ido contra las tendencias del mercado internacional y ha favorecido a unos sectores privilegiados en los que el país no es competitivo en detrimento de otras actividades que permitirían al sector arrancar en serio”.

Lejos de pretender sostener que todo en el sector funciona en forma óptima –existen y han existido errores monumentales–, es bueno discutir sin aspavientos ni sesgos conceptuales la realidad de las cosas, en particular las razones que en nuestra larga historia de errores y aciertos se han dado para armar un andamiaje que adolece de imperfecciones, pero que no se puede tirar por la borda.

Ante todo, cabe recordar que los beneficios de libre comercio se pueden lograr si predominan condiciones de competencia perfecta, es decir, si los precios reflejan los costos económicos de producir los bienes, si los productores y consumidores son individualmente incapaces de influir en la determinación de los precios y si existe perfecta movilidad de los recursos productivos entre las distintas actividades y sectores.

En ausencia de estas condiciones no es claro que el libre comercio sea la mejor política para maximizar el ingreso (Garay 2005). Dicho de otra manera, la teoría económica enseña que el libre comercio, en condiciones de competencia perfecta, pleno empleo y ausencia de distorsiones, sería potencialmente la mejor política comercial para un país relativamente pequeño como Colombia.

Como ese estado de perfección no es cierto, ni tampoco fácilmente alcanzable, entre otras razones porque los mayores responsables de las distorsiones son los países desarrollados, que con sus subsidios actuales y su mala historia pasada –¿por qué Europa tuvo que estructurar una política agrícola común?, averígüelo doctor Reina–, han convertido el agro en el sector que presenta más distorsiones en el mercado mundial, en el cual las barreras protectoras se tornan infranqueables, pues los subsidios y las transferencias de toda índole superan los US$ 350.000 millones, monto que por si solo explica por qué sus flujos comerciales no dependen de las ventajas comparativas entre naciones y regiones, sino de la capacidad y generosidad de los diversos fiscos para subvencionar a productores y exportadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.