Secciones
Síguenos en:
‘La innovación hay que usarla para exportar valor agregado’

‘La innovación hay que usarla para exportar valor agregado’

El colombiano Orlando Ayala es el latinoamericano con el cargo de más alto nivel en Microsoft.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2011 , 01:53 p. m.

 

El colombiano con el cargo más importante en la multinacional de tecnología Microsoft, asegura que la locomotora de la innovación puesta en marcha por el Gobierno luce muy modernista en el papel, pero la pregunta es cómo aterrizarla. 

Como vicepresidente corporativo, gerente de mercados emergentes y asesor principal del gerente general del conglomerado, tiene una visión privilegiada sobre la marcha del planeta y las posibilidades de Colombia en un mundo cambiante. Portafolio habló con él.

¿Cómo va la evolución de los mercados emergentes?

Cuando uno habla de este tema hay que hacer una división entre China e India, y el resto. La razón es que esos dos países están trayendo cerca de 700 millones de nuevos consumidores al mercado. A veces es difícil entender lo que eso implica, pero sin duda compañías como la nuestra están analizando y participando de ese cambio tan profundo.

¿Pero su apuesta está en las economías en desarrollo?

En efecto. Es claro que el 70 por ciento del crecimiento económico del mundo va a venir de los países emergentes. Por eso tenemos que mirar lo que sucede. Es necesario hacerlo con los ojos puestos en la innovación, porque no basta crecer con base en venta de productos básicos. Nuestras inversiones dependen de esa realidad. 

¿Cómo juegan los países de América Latina en esa perspectiva?

Sin duda son opciones interesantes porque son economías que pueden crecer a un ritmo sostenido cercano al 5 por ciento. Microsoft vende en América Latina unos 2.000 millones de dólares al año y eso es bueno. Me preocupa que en la región no hay un énfasis en la búsqueda de opciones para que exportemos productos con valor agregado.

¿A qué se refiere?

A que cuando en China e india negocian sus acuerdos de libre comercio, tienen un capítulo de innovación que busca que la propiedad intelectual se quede en su territorio y que el conocimiento se comparta. Eso es lo que les permite incursionar cada vez con más éxito en la alta tecnología.

¿Qué se debe hacer?

Los países que han sido exitosos hicieron reformas profundas en cobertura y calidad de la educación. En contraste, en América Latina estamos muy atrás. Ese es un tema complicado porque requiere esfuerzos de largo plazo. Se deben tener incentivos para la rendición de cuentas de profesores como alumnos.

¿Hay oportunidades? 

Claro que las hay. La luz económica está allí porque estamos exportando bienes primarios a buenos precios, pero la pregunta es cómo vamos a hacer para transferirle esos recursos a las nuevas generaciones. Sin duda el tema central es la educación, anotando que la transparencia y la seguridad son claves, si bien las dos últimas se de rivan de la primera.

Suena un poco escéptico sobre la región… 

Al contrario, soy muy optimista porque tenemos una gran riqueza desde el punto de vista humano, con una población joven. Pero sólo con esperanza no podemos vivir.  Tenemos que hacer las intervenciones necesarias. La voluntad de los líderes va a ser fundamental para América Latina.

Por ejemplo…

Cuando veo la polémica sobre la educación superior en el país me parece increíble, porque sabemos que ninguna de nuestras universidades está dentro de las mejores de la región.

Pero hay un énfasis en la ciencia y la tecnología…

Sé que una de las cinco locomotoras es la de innovación, pero realmente no tengo claro quién la articula, aunque me imagino que es Colciencias. Eso luce muy modernista en el papel, pero la pregunta es cómo se aterriza eso. Para mí, innovación puede decir muchas cosas, pero el desafío es usarla para exportar valor agregado.  

¿Cómo hacerlo?

En 2007 llevé a Bill Gates a Colombia. En la reunión que tuvimos en Cartagena, uno de los industriales presentes le preguntó que si tuviera mil millones de dólares para dedicar al país dónde los invertiría. Gates sostuvo que esa contestación la deben dar los colombianos, identificando sectores en los que podamos ser número uno en el mundo. Esa respuesta todavía no la sabemos.   Por eso la pregunta es qué vamos a hacer con la locomotora de innovación.   Estuve en Colombia con varios investigadores de Microsoft y visitamos centros como Cenicafé o Cenicaña y salimos muy impresionados, pero uno se cuestiona si estamos usando los recursos para lograr ventajas competitivas como país.  

Ricardo Ávila Pinto

 

Director de Portafolio 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.