‘Consumidor reacomodará su canasta a la realidad de precios’

‘Consumidor reacomodará su canasta a la realidad de precios’

Javier Texido, presidente de Nestlé de Colombia, explica el impacto de la inflación en los alimentos manufacturados. Dice que la compañía busca aliados locales para sustituir parte de importaciones.

17 de febrero 2016 , 09:36 p.m.

En el caso del alza de los precios de los alimentos, los industriales han tenido que hacer aumentos al consumidor, pero también han apretado costos y márgenes.

Así, Javier Texido, presidente de Nestlé de Colombia, señala que los alimentos industriales no entran al debate en el que han estado involucrados los productores y comercializadores de los perecederos.

El directivo explica cómo la multinacional adapta sus negocios en el marco de mayor inflación, mayor devaluación y la baja confianza del consumidor. Cree que viene un reacomodo en las compras de los consumidores.

¿Cómo arrancan el año?

Relativamente bien, pero con mucha inquietud por la inflación. El año pasado, y todavía seguimos, tenemos una devaluación muy fuerte. En la segunda parte del 2015 hubo pocos ajustes de precios frente al consumidor, pero eso tiene un límite. Todas las empresas hemos cuidado los inventarios de productos y de materia prima para no transmitirles los precios que teníamos en importados. Pero este primer trimestre, como lo esperábamos, se está viendo una inflación alta.

Los diferentes sectores están ajustando sus precios, ya que la realidad es otra.

¿Se agotaron las compras anticipadas?

El inventario de materia prima se puede tener uno o dos meses. Uno puede cubrirse a futuro un poquito más de tiempo, pero ya. Eso se va utilizando y se va poniendo en el mercado a través de producto terminado. Se hacen ajustes de márgenes, se intentan conseguir ahorros en toda la cadena de valor pero llega el momento en que, con esta diferencia tan grande en el tipo de cambio, se tiene que transmitir parte al consumidor.

¿Y ya lo hicieron?

Hicimos algún ajuste el año pasado en unos productos y en este primer trimestre en otros. No en todos, porque algunos por condiciones de mercado no soportan un aumento de precio y eso lo estamos soportando nosotros. Para ser claro, estamos tratando de compensar con planes de ahorro, mejoras en la cadena de valor para que no nos impacte a nosotros la rentabilidad.

En ese ejercicio estamos y creo que así están todos los integrantes de la industria alimenticia y, seguramente, otras empresas.

¿Cómo va la industria en el debate sobre los altos precios de los alimentos?

El debate es sobre todo a los perecederos. Los productos manufacturados no soportarían un aumento de 50 a 60 por ciento como se ha hablado de los perecederos. Nuestros aumentos son de 2 o 3 por ciento. El impacto en nuestro caso es en la leche que, por la falta de oferta, sube de precio.

¿Y los precios de los productos que importan?

Tenemos parte de producto importado, pero es cerca de un 10 por ciento de lo que vendemos. El 90 por ciento restante es nacional. El impacto es total. Estamos buscando aliados locales para producir algo de lo que se importa.

¿La inflación se estabilizará en el segundo semestre?

Sí, porque el ajuste de precios va a ser en la primera parte del año, salvo que se produzca una nueva devaluación.

¿Cómo motivar al consumidor cuando su confianza está en niveles históricamente bajos?

En todo este momento de turbulencia, lógicamente, el consumidor pierde confianza porque hay movimientos que cambian el escenario. En los últimos años la inflación en este país ha sido relativamente baja. El consumidor estaba acostumbrado a cierta estabilidad de precios. Entonces tienen que reacomodar sus gastos y su canasta. Si en los últimos años se habían desarrollado mucho los viajes o la compra de bienes duraderos, en electrónica, por ejemplo, va a reducir sus gastos en esos artículos. Lo que ocurre en algunos países en estos casos es que el consumidor protege al máximo la canasta familiar básica que es la alimentación y el vestido. Hay más consumo en las casas y eso tiende a compensar. En Europa, en el 2008, por ejemplo, las tiendas y los supermercados mantuvieron sus ventas de alimentos y en otros rubros hubo caídas. Se puede crecer, siempre y cuando uno tenga la oferta adecuada con servicio y calidad.

¿Por la devaluación, las multinacionales han tenido un impacto en los balances financieros que presentan a la casa matriz?

Sí, en el sentido de que cuando uno reporta su rentabilidad o su cifra de ventas, se transforma en la moneda de la casa matriz. En nuestro caso, el franco suizo. Lógicamente, cuando uno transforma en esa moneda nuestra cifra de ventas, es más pequeña la rentabilidad. Pero nosotros trabajamos con objetivos en pesos colombianos, con lo cual nos afecta, pero no por un tema de reporte de balances.

NUEVA ESTRATEGIA DE LA LÍNEA FITNESS 

¿Lanzan una nueva campaña con su marca Fitness?
Sí, trata de comunicar a las mujeres que hay que tratar de tener una actitud positiva con la vida. También una dieta balanceada, dentro de la cuallos cereales y las galletas pueden jugar un rol fundamental. Básicamente el mensaje es por una actitud positiva. Esto viene después de un estudio que demostró que las mujeres no están conformes con su cuerpo. Así surge “Actitud positiva con tu cuerpo”. 
¿Cómo evoluciona la marca en el mercado?
Fitness es el líder de cereales para adultos, con el 30 por ciento de participación de mercado 

congom@portafolio.co
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.