Vea los cinco puntos claves del nuevo Estatuto Aduanero

Vea los cinco puntos claves del nuevo Estatuto Aduanero

La norma elimina la preocupación de las empresas que realizan operaciones de comercio exterior, en especial sobre los controles.

10 de febrero 2016 , 08:30 p.m.

Controlar y facilitar: esos son los objetivos centrales del Estatuto Aduanero que entrará en vigor en los próximo días, una vez el presidente Juan Manuel Santos firme los decretos reglamentarios de la norma que fue aprobada por el Congreso de la República en el segundo semestre del año pasado.

“Estamos satisfechos con lo logrado, porque los proyectos anteriores le daban mucha fuerza al tema del control, pero muy poco o nada a la facilitación del comercio exterior”, dijo Javier Díaz, presidente de Analdex, gremio que reúne a los exportadores e importadores colombianos”.

Por su parte, fuentes de la Dian aseguran que la implementación se hará de forma paulatina, de manera tal que los protagonistas de las actividades de comercio exterior puedan prepararse para cumplirla.

1. La norma se enfoca en la gestión del riesgo, un principio que va a empezar a aplicar la administración aduanera. Así mismo endurece las sanciones y las multas para quienes violen las normas.

A continuación, Portafolio publica los cinco puntos claves del nuevo Estatuto Aduanero, que debe entrar en vigencia este mes, pero cuya implementación se extenderá hasta el segundo semestre de este año.

La norma se concentra en la confianza en el cliente, es decir, que a quienes tienen tradición de exportadores se les reconoce ese hecho, facilitándoles el proceso.

La idea es que la Dian conozca a sus clientes y que estos se ganen la confianza, para que los controles sean expost y no exante.

“La figura más grande de la confianza es el Operador Económico Autorizado (OEA), al cual las empresas se tienen que someter y cumplir unos estándares. Esto nos ayuda a bajar los costos, porque no es necesario pedir garantías bancarias ni de compañías de seguros. De esa manera, las sanciones y las aprehensiones que se hagan de mercancía no sean por cuestiones formales sino circunstanciales”, señaló Díaz Molina.

En la actualidad, cuando un exportador o un importador cometen un error que no puede corregir, es sancionado, e incluso le decomisan la mercancía. Ahora se puede revisar, sin sanción y sin quitarle el producto. Hoy, el 76% de la mercancía aprehendida por la Policía Fiscal y Aduanera es por cuestiones formales.

“Ese no es el contrabando, sino el producto de un error que cualquiera puede cometer”, señala el dirigente gremial.

2. El usuario dispone de entre 5 y 15 días para hacer correcciones en la documentación.

3. En las declaraciones de importación o de exportación el responsable va a ser el declarante. En la actualidad, el empresario contrata un agente aduanero que le haga los trámites y le cede la responsabilidad a ellos. Ahora, el contratar o no un agente de aduana va a ser facultativo, es decir, opcional. El exportador o importador puede hacer directamente el trámite, pero también se mantiene la opción de contratar un agente aduanero. En ambos casos, el responsable es el dueño de la mercancía, y sobre él recaen las sanciones y las responsabilidades. Eso lleva a que las empresas fortalezcan sus departamentos de comercio exterior.

Eso significa que el presidente o el gerente de una empresa deben ponerle cuidado a esta operación porque si comete un error no subsanable puede terminar en la cárcel.

La figura de agentes de aduanas no desaparece, sino que debe agregar valor para que el empresario los contrate.

4. La Dian tendrá un sistema informático robusto que le permita llevar el control de las operaciones de manera electrónica.

Este proceso apenas está siendo implementado, razón por la cual se tomará unos meses más.

5. En los regímenes especiales el gran cambio que se introduce es la posibilidad de exportar a través de otro país recursos como el petróleo, combustibles líquidos derivados del mismo, gas y energía eléctrica.

“Ahora es posible utilizar el territorio de otro país para exportar a un tercer destino y, para ello, se puede hacer uso de los ductos, tuberías o redes de Ecuador para de ahí sacar el petróleo a Honduras, por ejemplo. Además, el reembarque deja de ser una modalidad de exportación y pasa a ser un destino aduanero, lo que conlleva a una simplificación en el trámite de reembarque porque no se requerirá presentar una declaración aduanera de exportación”, afirma Karla Cure, abogada Asociada de Posse Herrera Ruíz.

Finalmente, vale la pena destacar que, en materia de exportación, las modalidades de exportación definitiva, la de muestras sin valor comercial y la de café no presentarán mayores modificaciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.