Análisis/ El rol y el liderazgo de las juntas directivas

Análisis/ El rol y el liderazgo de las juntas directivas

Partir de la aspiración estratégica de mediano plazo para definir perfiles específicos, para que frente a ellos los accionistas puedan tener su discusión sobre nombres a postular, constituye un proceso mucho más efectivo y conducente a un mejor desempeño de la junta directiva.

09 de febrero 2016 , 08:10 p.m.

Se acerca marzo, época de asambleas generales de accionistas y cambios de miembros en las juntas directivas. Este tiende a ser un periodo en el que, con frecuencia, se percibe el afán de los grupos de accionistas por encontrar el nombre correcto para la vacante en su junta. Tal es el énfasis que se hace en el nombre, que organizaciones pertenecientes a industrias completamente diferentes y con estrategias muy distintas, frecuentemente proponen a los mismos candidatos –individuos con reconocida trayectoria, excelente calidad moral y amplia experiencia en juntas.

El problema está en que esas cualidades y trayectorias no necesariamente complementan realmente a la junta directiva actual ni obedecen a la aspiración de los accionistas y su visión de mediano y largo plazo de la empresa. Esta discusión es cada vez más importante, puesto que las juntas directivas –aunque su responsabilidad legal y deber fiduciario no ha cambiado en el tiempo– han cobrado visibilidad frente a sus accionistas, la sociedad y los grupos de interés.

En los últimos años, en Colombia, la discusión alrededor del tema se ha elevado: el rol y el liderazgo de la junta directiva ha cobrado un nuevo significado, en especial cuando se ve, cada vez con mayor frecuencia, rotación de presidentes de empresa que requieren que la junta tome, al menos por un tiempo, el liderazgo de la organización.

En las discusiones de la Liga de Directores –el foro que reúne a los directorios de las compañías líderes de la Alianza Pacífico– vemos esta como una oportunidad para proponer que la mejor práctica, para decidir quién debería ingresar a la junta, sea primero desde una mirada a la aspiración de los propietarios de mediano plazo (que en algunas empresas ya está plasmada en una estrategia de mediano plazo de la organización, trabajada entre junta y administración, y clara para los accionistas) y a los perfiles de los miembros de junta existentes, con el ánimo de construir el perfil deseado del nuevo director.

Aunque la potestad de nombrar miembros de junta está en los accionistas, el rol de la junta directiva en el proceso está en la construcción y propuesta del perfil. Los integrantes de junta actuales deben involucrarse en el proceso de sucesión y proponer a los accionistas la combinación de habilidades y experiencias complementarias para llevar a la empresa al futuro deseado.

Con la identificación de las habilidades, trayectorias y formas de pensar que requiere la junta, se visibilizan las necesidades y se les colabora a los accionistas a la hora de nombrar miembros que le aporten nuevas perspectivas a la compañía. Este proceso, además de beneficiar a las organizaciones, favorece a los candidatos mismos, pues les permite alinear sus intereses con los de la empresa y trabajar en un equipo en el que su contribución genere un valor diferencial.

Partir de la aspiración estratégica de mediano plazo para definir perfiles específicos, para que frente a ellos los accionistas puedan tener su discusión sobre nombres a postular, constituye un proceso mucho más efectivo y conducente a un mejor desempeño de la junta directiva.

Código País ya sugiere que esta práctica debe implementarse en Colombia; una junta directiva conformada con base en una claridad sobre la aspiración de los propietarios y los requerimientos estratégicos estará mejor preparada para enfrentar transiciones inesperadas: las rotaciones –cada vez más frecuentes– de los gerentes generales, los cambios drásticos en las industrias, las sorpresas macroeconómicas y de contexto, entre otras.

Tener alrededor de la mesa los perfiles adecuados para asegurar la empresa del futuro, requiere un poco más de esfuerzo de definición y búsqueda que la proposición de una lista de ‘sospechosos de siempre’.

Resulta oportuno reflexionar sobre el proceso para definir nuevos miembros para las juntas directivas: aspiración estratégica, perfiles, y después nombres. Y no al revés.

Eulalia Sanín

Directora ejecutiva de la Liga de Directores

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.