¿Se “coló” Ingrid a la Casa Blanca?

¿Se “coló” Ingrid a la Casa Blanca?

Versión no oficial de lo que pudo haber sido una conversación maternal entre Yolanda Pulecio e Ingrid Betancourt vísperas de la celebración de cristal del “Plan Colombia”.

07 de febrero 2016 , 10:46 p.m.

Aterrada e incómoda, Yolanda Pulecio ve la noticia de la invitación de Juan Manuel Santos al Presidente Uribe y Andrés Pastrana a Washington para reunirse con el Mandatario Barack Obama con motivo de la celebración de los 15 años de implementado “el plan Colombia”. Entre gimoteos y quejas entra al estudio para avisarle a su hija sobre la estrategia de relaciones públicas que deben emprender desde ese momento para lograr una silla en el salón oval de la Casa Blanca.

¿Si vio esa belleza? Parece decir doña Yolanda muy molesta con la posible presencia de Uribe en Washington. –Ingrid, mija- usted que es lo más importante y selecto de la fraternidad colombofrancesa, usted que es algo así como “la sexta mejor candidata presidencial del planeta”, por qué no se llama a Lecompte para que nos haga una docena de dummies para que tapemos los de Roy y los de Martin Santos que ya deben estar por todo Time Square.

Por qué no vuelve con Juan Carlos para aprovechar un poco la coyuntura de la paz, -agregó Yolanda ya en tono menos tembloroso-, vea que Uribe yo no creo que vaya y hasta de pronto me puedo ir con usted. Yo le prometo mija, mandarme a hacer un vestido donde va Ariadna que ella seguro va a estar mejor vestida que “tutina”, Nohora y los niños, y así tenga que empezar a tomar redu fat fast desde ya, le prometo que voy a quedar mejor que Sofía Vergara en el comercial de esa gaseosa.

Vea Ingrid, -siguió desbocada la retahíla- que usted ya se está como “apendejando” y no pidió ni una moneda del galeón, ni un retazo de las cortinas de seda, ni un centavo de la venta de Isagen, ni una embajada, un ministerio o alguna exclusiva del apretón de manos con Juan Carlos. Parece un retrato mija, vea que Uribe le dice a Piedad como está de bonita y a usted ya no le dice nada; despierte que a punta de libros y entrevistas hasta el mismo Petro le va a robar la popularidad.

¿Usted es que no piensa decir que la lleven a la Casa Blanca? Preguntó muy molesta la señora. No fue a “bailando con las estrellas” porque no le pusieron de parejo a Jhon Frank Pinchao, no quizo entrar a MasterChef porque no sabían pronunciar bien “ratatouille”, no quizo entrevistar a Astrid Cristancho porque no sabía escribir “Su Mercéd”. Deje tantas monerías mija y no sea tan caprichosa, vea que la misma Paloma Valencia mueve más poesía en su twitter que usted exposición en cualquier medio.

Poco a poco se subía el tono y el ritmo de la comunicación. El monólogo no paraba y cual carro acelerado hasta el fondo sólo en primera, los cuestionamientos y recomendaciones no se hacían esperar: …O es que fue que se achantó con los simbólicos 5 millones de Euros que le pedimos al Gobierno en 2008?, ¡pidámosle 10! ahora que están prósperos - recomendó estimulada doña Yolanda mientras mojaba la palabra con un juguito y veía el infaltable comercial de onicomicosis a la hora del almuerzo.  

De repente un estruendo. Se abre la puerta de la casa y con llantos desconsolados y pataletas, una mujer va hasta donde estaba Yolanda, era Ingrid, quien afectada por ver a su mamá confundiéndola con un dummie gritaba incansablemente dándole golpes a las paredes: “Juan Manuel dijo que Obama era la persona más popular de Colombia”.

Andrés F. Hoyos E.

Comunicador Social y Periodista

@donandreshoyos 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.