Secciones
Síguenos en:
La vulnerabilidad en mercados ¿es señal de crisis económica?

La vulnerabilidad en mercados ¿es señal de crisis económica?

Crece la preocupación porque el mundo esté ad portas de otra recesión que se convierta en crisis. Cae el petróleo, sube el dólar y las bolsas se desploman desde Shanghái hasta Bogotá. Los mercados están estresados, pero también hay señales de calma.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de enero 2016 , 01:54 p. m.

Las jornadas negras parecen una constante este año. El estrés de los mercados radica en los temores por la economía china y por la debilidad de los precios de las materias primas, en particular del petróleo.

Cada vez más crece el número de quienes se preocupan por la salud económica global. Las caídas en los mercados bursátiles ahuyentan a muchos inversores.

Este miércoles 20 de enero, las principales bolsas mundiales volvían a caer debido a la ‘imparable’ tendencia bajista de las cotizaciones del petróleo y a las persistentes inquietudes sobre el estado de la economía mundial.

En Europa, las bolsas de Londres, Fráncfort, París o Madrid perdían entre 2 y 3% el miércoles por la tarde. También Wall Street abrió en fuerte baja: el Dow Jones caía 2,02% y el Nasdaq 2,27 %, al iniciarse la sesión.

Horas antes, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio perdió 3,7 % al cierre, mientras la bolsa de Hong Kong terminó con una caída de 3,82 %, situándose en su nivel más bajo en cuatro años. La bolsas chinas de Shanghái y Shenzhen perdieron cada una 1,03 %. Lo mismo ocurrió con las siete plazas financieras de los países del Golfo.

ENERO CALIENTE

Según analistas consultados por Portafolio.co este principio de año parece ser ‘calamitoso’ y probablemente jamás se vio algo así desde el mes de enero de 1998.

Todo esto ocurre mientras el barril de petróleo llegó a caer este miércoles a su nivel más bajo en 12 años, por debajo de los 28 dólares el barril. Parte de culpa de los fuertes retrocesos en las cotizaciones del crudo la tienen las pesimistas previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que advirtió el martes que el mercado se ahogará "en un exceso de oferta" este año.

Además, el retorno de Irán a los mercados petroleros, tras el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán, contribuirá a ello, lo que provocaría más caídas de los precios del crudo.

¿SE COCINA UNA CRISIS?

A pesar de que los gobiernos de diversos países dependientes de los vaivenes de las materias primas -y en particular del petróleo-, han reconocido que con precios a los actuales niveles sus economías seguirán contrayéndose, se escuchan voces advirtiendo que los ‘planes de acción’ parecen no estar dando resultados.

Jalil Munir, jefe economista de Citibank para la región andina, señaló que a pesar de que los mercados de bonos y acciones de países emergentes registrarán considerables salidas de capitales, como producto de la desaceleración en el crecimiento de la mayoría de países, “la economía mundial está muy lejos de estar en una situación parecida a la de 2008 y 2009”.

Para este experto y docente universitario, la volatilidad de los mercados no responde a una deblacle del sistema financiero mundial y por eso hay que guardar las proporciones con respecto a la crisis de 2008.

“Los datos económicos que muestra la economía china no son del todo alentadores y vienen preocupando a los inversores desde julio de 2014. Esto ha generado que el mercado se pregunte por las medidas y estímulos que Pekín implementará para revertir la tendencia. Sin embargo, existe también la opción de entender que los desempeños peores de lo previsto, en sectores como la producción industrial, deberían ser aceptados para reducir el pánico”, explicó el ejecutivo.

En un panorama marcado por caídas en los futuros del petróleo hasta niveles no vistos desde el 2003, debido a que crece el exceso de suministros en el mundo, las economías emergentes deben reaccionar para adaptarse a la nueva situación.

Al respecto Munir considera que las economías, es especial la colombiana, deben multiplicar sus esfuerzos para intentar hallar fuentes de ahorro, por un lado, y de ingresos por el otro a través la diversificación de la actividad productiva.

“Los precios del petróleo seguirán marcados por la interacción entre la oferta y demanda. En el mediano plazo la oferta se limpiará por medio de menores inversiones en el sector y reducción en la producción, pero por ahora habrá que esperar que se estabilicen los precios y que el mundo acepte que China disminuirá aún más su demanda por materias primas”, puntualizó el economista jefe de Citibank.

Aunque dentro de los hechos estilizados o factores comunes, la academia considera que lo que se está viviendo no corresponde a lo sucedido en las peores crisis mundiales. Hoy, según Munir, el mundo pasa por “una crisis de confianza” y un ambiente donde rebosa la aversión al riesgo.

Por su parte, Wilson Tovar, gerente de Acciones y Valores, indicó que a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó sus previsiones de crecimiento el pasado martes, el riesgo de que se ‘”descarrile” la economía mundial aún está lejos.

“Una crisis se da cuando el Producto Interno de un país cae en terreno negativo por segundo trimestre consecutivo. En este momento, se puede decir que Brasil y Rusia se encuentran bajo esta situación, mientras que los demás países solo muestran crecimientos menores pero positivos”, agregó Tovar.

La crisis del 2008 no puede ser equiparable a las jornadas de estrés que sufren los mercados hoy en día porque en ese entonces la economía estadounidense colapsó completamente, mientras que hoy se ve que Estados Unidos empieza a mostrar un desempeño alentador.

VA PARA LARGO

Por el contrario, Felipe Campos, gerente de Investigaciones Económicas de Alianza Valores, cree que “estamos hace tiempo en crisis” porque cuando el dólar superó los 3.000 pesos, los inversores internacionales “se dieron cuenta hace tiempo de algo que genera dudas”. Otros elementos que indicarían esta situación son la cuenta corriente, que está en un nivel mayor frente a nuestros pares latinoamericanos, y el riesgo país,  el cual está por encima de máximos desde la recuperación de la crisis del 2009.

Y aunque las fuentes de origen de la crisis 2008 y el pánico que se vive hoy son totalmente diferentes, Campos señala que hay muchos activos financieros reaccionando muy parecido.

“El miedo de los inversionistas al final es solo uno y reaccionan igual así las razones sean diferentes. La crisis del 2008 se origina en excesos de países desarollados y duró solo un poco más de un año. La actual surge de excesos en los precios de las materias primas y como tal durará todo el tiempo que permenzca la tendencia bajista en las materias primas. Nuestros países vecinos llevan cuatro años con crecimientos bajos a comparación de 2008, cuando se decreció por un año”, concluyó el economista de Alianza Valores.

Sebastián Rojas
sebroj@eltiempo.com
@jusebroj 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.