Asocañas se defiende

Asocañas se defiende

Aclara que la investigación se centró en la comercialización de azúcar industrial y no tiene que ver con los precios que pagan los consumidores.

31 de diciembre 2015 , 10:48 a. m.

Con motivo de las decisiones tomadas por la Superintendencia de Industria y Comercio, relacionadas con la sanción por prácticas restrictivas de la competencia a la agremiación Asocaña, a empresas del sector azucarero y sus representantes legales, el gremio se manifestó inconforme.

Asocañas no solo no comparte la determinación de la SIC, sino que afirma que  conlleva a un cambio radical en las condiciones para hacer negocios en Colombia y constituye una infracción directa de la seguridad jurídica. 

En su comunicado, aclara que la investigación se centró en la comercialización de azúcar industrial. “Nada tiene que ver con el azúcar de consumo en los hogares colombianos, ni mucho menos en los precios que pagan los consumidores por el azúcar refinado”, añade.

Asocañas también enfatiza que no existe cartel de precios del azúcar y que, en la  resolución 5347 del 13 de febrero de 2012, mediante la cual se dio apertura a la investigación, la Superindustria señaló que los ingenios no realizaron ningún acuerdo anticompetitivo para fijar de forma directa o indirecta los precios en el mercado del azúcar. 

El gremio asegura que la misma resolución  indicó que los precios del azúcar son resultado de la oferta y la demanda, y que las variaciones presentadas en los mismos, no son producto de un acuerdo de precios. “Además, la Superintendencia de Industria y Comercio carece de competencia para modificar un mercado regulado por el estado”, afirma. 

El gremio también dice que no ha existido ni existe cartel para fijar cuotas ni restricción de las importaciones de azúcar de Costa Rica, Bolivia, ni ningún otro país, señalando de que las sanciones de la SIC se refieren a hechos que no existieron ni tuvieron efectos sobre el mercado.

Sobre estas situaciones, aclara:

En el caso de Costa Rica, empleados de la Compañía Nacional de Chocolates, una de las empresas denunciantes, señalaron que, para comprar azúcar en ese país, se les exigía por los ingenios azucareros centroamericanos, un permiso de Asocaña.  Sin embargo, los propios azucareros costarricenses le dijeron a la Superintendencia que esto no era cierto, como consta en el acta levantada por la Cancillería colombiana, suscrita por la Cónsul de Colombia en San José, Costa Rica, por los productores de Costa Rica y por el abogado de los denunciantes, entre otros.

La certificación de la Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar de Costa Rica LAICA, expedida con anterioridad y apostillada por la Cancillería de dicho país, registra también de manera clara y contundente lo expresado por el director ejecutivo del gremio azucarero de esa nación centroamericana en testimonio ante la SIC. Además, se demostró que la Compañía Nacional de Chocolates, pudo importar las 20 toneladas del azúcar de Costa Rica, sin obstáculo alguno tal como aparecen en los registros de comercio exterior y aduaneros que entregamos como prueba oportunamente a la Superintendencia de Industria y Comercio. Es de destacarse el contraste que hay entre esta pequeña cantidad de azúcar importada, para ser mezclada con cocoa a fin de reexportarla a Corea del Sur, y 941 mil toneladas de azúcar importado de Bolivia, Brasil, Perú y otros países ,durante el periodo investigado, por Mayoristas, Distribuidores, Comerciantes e Industriales colombianos. 

“Consideramos que la decisión adoptada, con cuantiosas sanciones pecuniarias, atenta contra el Derecho de Asociación Gremial, lo que tendrá un impacto negativo en todo el funcionamiento empresarial del país, desconoce las pruebas aportadas a lo largo de la actuación administrativa por los investigados, y en su trámite ocurrieron innumerables situaciones que afectaron seriamente el debido proceso”, afirma el gremio en un comunicado.

El gremio azucarero informa que adelantará todas las acciones legales para impugnar ante la justicia esa decisión sancionatoria, defendiendo, tanto los programas sociales y ambientales que en alianza con diferentes entidades, desarrolla el gremio azucarero en cinco departamentos, que benefician a más de 3 millones de compatriotas, 188 mil empleos directos e indirectos en 48 municipios del suroccidente colombiano y a 350 mil familias paneleras ligadas a la suerte de esta agroindustria.

También solicitará a la Procuraduría General de la Nación su intervención para garantizar la debida valoración del material probatorio y el cumplimiento del debido proceso, que consideramos flagrantemente violado. 

“La reducción de la multa que se decretó es el reconocimiento incontrovertible de la actuación irregular de la SIC (…) La sanción ha debido revocarse integralmente”, puntualiza Asocañas en el comunicado.

MANUELITA DEMANDARÁ DECISIÓN DE LA SIC

Luego de conocerse la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio de ratificar las sanciones al sector azucarero por cartelización, la compañía Manuelita S.A. se manifestó al respecto.

La empresa informó que, si bien respeta y acata la resolución de la SIC, interpondrá una demanda de nulidad y restablecimiento del derecho ante la jurisdicción de lo contencioso administrativo.

“Manuelita confía en que demostrará en la instancia judicial que no incurrió en prácticas restrictivas de la libre competencia en forma directa o indirecta, y que además la Superindustria condujo la investigación administrativa con violación del debido proceso, razón por la cual la empresa no pudo ejercer plenamente su derecho a la defensa”, denunció en un comunicado.

La empresa asegura que, en relación con la supuesta obstrucción de importaciones de azúcar a Colombia, demostró  que la conducta no se llevó a cabo, ni por objeto ni por efecto: o Sobre el caso de Bolivia, la Junta Directiva de la Comercializadora Internacional de Azúcares y Mieles S.A.- CIAMSA- dio instrucciones específicas a su administración en mayo del año 2009, para que se abstuviera de realizar compra alguna de azúcar en Bolivia con el objeto de impedir que esta ingresara al mercado colombiano.

Según la compañía, la única compra por parte de Ciamsa en ese país fue realizada a finales del 2008 con el fin de atender de manera expedita la demanda interna en nuestro país, la cual se veía afectada por el bloqueo de los corteros de caña a varias empresas productoras de azúcar.

Sobre el caso de Costa Rica, aclara solo tuvo conocimiento de la supuesta restricción de importación en el año 2011 de 20,8 toneladas de azúcar Fair Trade cuando se inició la investigación. Adicionalmente, ningún funcionario de Manuelita S.A. remitió o recibió comunicación alguna que diera cuenta del supuesto impedimento de importaciones, y los supuestos hechos vinculan únicamente a Asocaña quien aportó pruebas que desvirtúan de manera contundente dicha acusación.

Sobre los casos de Ecuador, Guatemala y El Salvador, la empresa afirma que estas son nuevas acusaciones que solo fueron puestas en conocimiento de Manuelita S.A. en la resolución sancionatoria de Octubre 2015. El caso de Ecuador, dice, se refiere inicialmente a un hecho de 1994 desligado del periodo de investigación, donde adicionalmente no existió restricción a las importaciones. Añade que los casos de Guatemala y Salvador se refieren a comunicaciones de particulares de esos países con Ciamsa consultando acerca de costos logísticos de exportación a Colombia, en las cuales adicionalmente, Manuelita S.A. no fue parte.

La empresa agrega que las cifras de la DIAN demuestran que entre los años 2008 y 2013 se importaron a Colombia grandes cantidades de azúcar: un promedio de más de 200,000 toneladas anuales, correspondientes al 15% de las ventas nacionales del sector y provenientes de 16 países y a través de 52 empresas importadoras. Desde Bolivia específicamente ingresaron más de 85.000 toneladas anuales en promedio entre 2008 y 2010, y posteriormente las ventas desde ese país se vieron temporalmente reducidas por decisiones oficiales del Gobierno boliviano, en el sentido de restringir las exportaciones con el fin de priorizar el abastecimiento interno. Desde Costa Rica ingresaron en el 2011 al país 20,8 toneladas de azúcar Fair Trade.

Finalmente, Manuelita aclara que no participa en el mercado objeto de la investigación definido por la SIC como “el azúcar en general”, dado que solo produce azúcar refino de altas especificaciones, que no es sustituible ni desde el punto de vista de la oferta ni de la demanda, y que es distinto al azúcar Fair Trade importado desde Costa Rica o el azúcar blanco importado desde Bolivia u otros países citados por la Superintendencia.

“Manuelita fue objeto durante esta investigación administrativa de múltiples violaciones al debido proceso que no le permitieron ejercer debidamente su derecho a la defensa, como son la sanción por hechos que no fueron mencionados por la SIC desde el momento de la apertura de la investigación y la falta de acceso completo a pruebas electrónicas, entre otras”, puntualiza la compañía en un comunicado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.