Análisis/ ¿Una política pública de ‘smart cities’?

Análisis/ ¿Una política pública de ‘smart cities’?

Una ciudad inteligente debe ser una cuya administración empiece por tener una muy buena sistematización de todas sus operaciones y procedimientos.

22 de diciembre 2015 , 06:18 p.m.

Me he enterado de que el Estado, a través del DNP y del MinTIC, está construyendo sendos documentos para una política pública de ciudades inteligentes, o smart cities. Lo no muy bueno es que lo están construyendo por separado. Incluso, dicen que el documento del DNP sería lo que llaman un preConpes para someterlo a una discusión del gabinete ministerial, con los ministros cercanos al tema, verbigracia MinTIC, MinCIT, MEN, MinSalud, entre otros.

He sostenido una frase que ya es de cajón: las TIC son hoy en día el eje transversal de la vida y desarrollo de todos los pueblos. Por lo anterior, las TIC tienen que ver con todos los ministerios.He sabido, también, de manera extraoficial, que han estado consultando a la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (Ccit), cuyo director ejecutivo es el compañero Avengers, Alberto Samuel Yohai, y a Cintel (Centro de Investigaciones de las Telecomunicaciones), pero me extraña que no hayan sido más propositivos. Por ejemplo, no han consultado al senador Jorge Hernando Pedraza, presidente de la célula legislativa que atiende dichos temas, como tampoco a otras entidades reconocidas como líderes en la creación de estudios e investigaciones acerca de las TIC. Dirán que ya hay mucha información e investigaciones.

El concepto de ciudades inteligentes o smart cities no es nuevo. Incluso hay algunos que hablan de ciudades ubicuas o digitales. Y viene desde hace más de 20 años. Desde antes de internet. La verdad, sí hay mucha información y casos de estudio. Y se puede afirmar que no hay un modelo estandarizado. El concepto de una ciudad inteligente, o smart city, debe ser el de una urbe que propenda por el desarrollo sostenible, con eficiencia y eficacia en todos sus procedimientos, apoyada en las TIC. Cuando hablo de todos sus procedimientos, estoy hablando de las alcaldías, para nuestro caso.

Una ciudad inteligente debe ser una cuya administración empiece por tener una muy buena sistematización de todas sus operaciones y procedimientos. He insistido en que el Plan Vive Digital Regional para la gente debe volcarse hacia allá. Si el MinTIC está pensando en eso, estaría recogiendo parte de mis propuestas, lo cual nos place. No es lógico que el Gobierno Central sea modelo en e-gov y que los entes territoriales estén tan atrasados en esos menesteres, no me canso de repetirlo.

Por otro lado, y en concordancia con el tema, una política de ciudades inteligentes debe contemplar el mejoramiento de la banda ancha y el acceso a ella de todos los ciudadanos. Ese Conpes debería traer la posibilidad de modificar el contrato de TV Azteca, y que pueda brindar servicios de valor agregado en las ciudades de menos de 100.000 habitantes, que son la mayoría del país. La revolución que significaría eso, no tendría precedentes. Los operadores se quedarían con las urbes grandes, con la pulpa del mercado.

Sería muy bueno que el MinTIC llamara a Carlos Madera y a Martín Vega, compañeros Avengers del ministro Luna, para que le hablaran de sus experiencias, haciendo que Sincé y Castilla La Nueva fueran modelos. Castilla La Nueva ha seguido la senda trazada por sus emprendedores. Sincé se ha quedado rezagada, después de Carlos Madera y el alcalde que lo apoyó en su momento, Héctor Olimpo Espinosa.

Hay que crear un modelo diferente de penetración de la banda ancha en esos municipios pequeños y pobres. Ofrecer wifi gratuito, con acceso a servicios educativos, impulsará el mejoramiento de los estándares de educación e impulsará a la gente a buscar mejores canales de acceso a internet. Pregúntenle a ETB y a Telefónica qué ha pasado en esos pueblos, para que vean cómo les ha mejorado el negocio. El ciudadano termina buscando cómo pagar internet de mejor calidad.

Esos dos puntos son esenciales. Uno, que haya una obligatoriedad de sistematizar las administraciones municipales y departamentales para dar ejemplo. Y otro, el mejoramiento del acceso a internet en esa otra Colombia que los de las grandes ciudades no conocen. Y que, con el sambenito de la troncal de fibra óptica, nos han vendido la idea de que la banda ancha ya llegó a todo el país, y no es así, como lo he repetido hasta la saciedad.

Pero un Conpes de ciudades inteligentes es la oportunidad de ordenar la casa y de dejar de duplicar y replicar tareas y esfuerzos, entre diferentes entidades del Estado. Serviría para centralizar los recursos destinados para conectividad de las instituciones educativas y no seguir pisándose las mangueras el MEN y el MinTIC. Ayudaría, también, para organizar los esfuerzos para capacitación digital, en la cual el MinCIT, el MEN y el MinTIC compiten con el Sena y Colciencias. ¿Por qué no centralizar una estrategia de talento digital en el Sena? En fin, son muchos los temas por tocar. Valdría la pena un conversatorio.

Nicola Stornelli García

Analista e Investigador de las TIC

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.