Culminó la liquidación de La Polar SAS

Culminó la liquidación de La Polar SAS

La Supersociedades informó que se logró pagar el ciento por ciento de las acreencias reconocidas en primera clase y cerca del 35 % de las obligaciones de quinta clase. Durante esta etapa, el liquidador vendió la totalidad de los bienes.

21 de diciembre 2015 , 09:16 a.m.

Luego de un proceso casi sin contratiempos, la Superintendencia de Sociedades anunció este lunes que finalizó la liquidación judicial de Empresas La Polar S.A.S., la cual se cumplió en un tiempo récord.

Esta autoridad societaria informó que, luego de la venta de todos los activos, se logró pagar la totalidad de las acreencias laborales, fiscales y parafiscales –poco más de mil millones de pesos–, que tenían prioridad.

En este caso no se presentaron acreedores prendarios e hipotecarios, por lo que se pasó a pagarles a los quirografarios, representados en proveedores, tanto nacionales como extranjeros, y a algunos bancos. Ellos en total recibieron el 35% de su dinero y difícilmente podrían recuperar el resto, pues solo falta reclamar cuentas por cobrar que se aproximan a los 3.000 millones de pesos, que son de difícil recaudo, entre otras cosas porque están distribuidas en pequeñas sumas, según confirmaron a Portafolio fuentes allegadas a la liquidación.

“A medida que entre el dinero, se haría una reapertura del proceso y se va adjudicando entre los insolutos”, añadió la fuente.

Cuando se inició el proceso, el 24 de junio del 2014, basada en los últimos registros contables de la firma, la Supersociedades estimaba que esta tenía activos por 63.446 millones de pesos y pasivos por 89.640 millones. Es decir, que su patrimonio negativo sobrepasaba los 26.000 millones.

No obstante, en la etapa de calificación y graduación de créditos e inventarios, fueron valorados en 12.642 millones de pesos, los cuales se vendieron para honrar las deudas posibles. “Es un fenómeno que suele suceder en procesos de insolvencia: las cifras de los estados financieros a valores de libros distan del valor comercial cuando se hace el avalúo de los inventarios”, agregaron las fuentes.

Teniendo en cuenta que los locales no eran propios, la mayor parte de los activos estaban representados en la mercancía, la cual salió en una venta de bodega poco después de declararse la crisis. También existía la sociedad La Polar Financiera S.A., cuyo valor se precipitó al piso cuando la Superintendencia Financiera le retiró la licencia de funcionamiento.

Fuentes de la delegatura para Procesos de Insolvencia de la Supersociedades destacaron que la agilidad en la gestión tuvo que ver con la idoneidad del equipo que se encargó de ella, encabezado por el exministro Francisco Estupiñán, igual que con el hecho de que solo hubo una tutela laboral que perdió la empresa y cuatro ganadas.

TRASPIÉ DE UN GIGANTE 

La Polar es considerada una de las cadenas de almacenes más importantes de Chile. Su llegada a Colombia, en el 2010 suscitó grandes expectativas, pero no se cumplieron, por lo cual su casa matriz tuvo que hacer varias capitalizaciones, hasta que la cadena se vio envuelta en un escándalo de fraude financiero en el país austral y fue multada por 5,7 millones de dólares.

En mayo del 2014 las pérdidas de La Polar en Colombia superaban los 213 mil millones de pesos y comenzó la intervención de las autoridades societarias. Para entonces, los directivos centrales ya tenían prevista su partida.

“Estamos decididos a cerrar este capítulo y salir de Colombia con prontitud para dedicar todos nuestros recursos en Chile, donde quedan desafíos pendientes”, dijo entonces a los medios su presidente, César Barros.

El descalabro local lo asociaron con “factores de distinto orden, tales como cambios en las condiciones de mercado y arancelarias, entre otras”, que afectaron sus inversiones.

El superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, recordó ayer que la liquidación judicial buscaba la protección del crédito y la recuperación y conservación de los activos de la empresa.

VAN MENOS LIQUIDACIONES ESTE AÑO 

El superintendente de Sociedades, Francisco Reyes, indicó que en el 2015 (hasta noviembre 30), 110 compañías han sido admitidas en liquidación judicial, cantidad menor a todo 2014, cuando se tramitaron 157 procesos de este tipo.

“Entendemos que estos son síntomas muy objetivos de una economía que sigue siendo vigorosa a pesar de la crisis del petróleo y la devaluación del peso”, señaló.

El funcionario añadió que no hay una crisis sino un reacomodamiento de fuerzas en distintos sectores, pues con el dólar más barato eran las flores las afectadas y ahora es el sector petrolero, del cual hay 36 compañías que han entrado en reorganización y 6 en liquidación.

“Las cifras muestran una relativa estabilidad en términos del número y del monto de pasivos. Tampoco es una cosa tan dramática como se podría pensar”, apuntó Reyes Villamizar.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.