Aprender jugando

Un biólogo javeriano crea Biokingdom, una empresa que produce juegos para que la gente amplíe sus conocimientos sobre la naturaleza y biodiversidad de nuestro país.

19 de diciembre 2015 , 10:15 a. m.

La idea es que las personas se diviertan aprendiendo sobre animales y ecosistemas colombianos pues conocen muy poco sobre los vertebrados e invertebrados de nuestra fauna y, casi siempre, saben más sobre leones, tigres, elefantes, jirafas y otras especies ajenas a nuestra región, dice el biólogo Gilbert Salas, creador del emprendimiento que busca aproximar la gente común a la ciencia a través de juegos.

“Queremos poner un grano de arena para cambiar esa apreciación y lograr que, en el futuro, los niños colombianos reconozcan y se emocionen al ver y reconocer animales nuestros como una chucha, una comadreja, una guacharaca o una pava de monte, una guagua, etc.”, dice Salas a Portafolio.

Los juegos ideados por él, producto de casi 15 años de trabajo, constituyen una nueva estrategia de educación ambiental, que complementa las ya existentes. Buscan, sobre todo, responder a las necesidades y dificultades de un país megadiverso como el nuestro, especialmente en lo relacionado con ecología y biodiversidad.

Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad del mundo y una de las 17 naciones megadiversas del planeta lo que, sumado a sus condiciones sociopolíticas, “representó un reto para nosotros descubrir un método de educación ambiental de bajo costo, alto impacto, sin requisitos de infraestructura ni conocimientos previos, que pudiera generar un cambio en la actitud de la comunidad frente a la riqueza biológica que la rodea”, afirma Salas.

Solo en especies de vertebrados, Colombia es el primero en diversidad de aves en el mundo, el segundo en anfibios y peces dulciacuícolas, el tercero en reptiles, y el cuarto en mamíferos.

INSPIRADO EN LOS ANIMALES

Para elaborar los juegos. Salas se inspiró en su gran pasión: “¡Los animales! Por eso estudié biología, porque más que una profesión es un estilo de vida. Para dar una idea, hace un par de años vimos cómo una comadreja atacaba y se llevaba 4 crías de una zarigüeya (conocida también como chucha, fara, o runcho), y ese es uno de los mejores días de mi vida. Algo, sencillamente inolvidable”, dice a Portafolio.

Y, su pasión, alcanza decibeles desconocidos en una época en donde el tintineo del dinero es lo que más impulsa a gran parte de los emprendedores. “El dinero no lo es todo. Prefiero enfocarme en el cambio que quiero generar. Al final, el dinero es secundario cuando haces lo que te hace feliz”, afirma

Hasta ahora, se han lanzado al mercado por la red 11 juegos bilingües, destinados a un público de habla hispana e inglesa mayor de 8 años, con nombres sugestivos como Strategy (estrategia de supervivencia), un juego de estrategia y memoria con animales de Colombia;el Eco-Poker, una baraja donde se reemplazaron las picas y otras figuras, por animales representativos de nuestra fauna; el Chem-Genius: un “crucigrama” para practicar los conocimientos sobre valencias (número de electrones que tiene un elemento en su último nivel de energía) y formación de compuestos inorgánicos, y el Eco-Link: donde se plantean las relaciones entre dieta y tamaño de diferentes grupos de animales, como insectos, arácnidos, anfibios, reptiles, aves y mamíferos.

CONVERTIRSE EN ADULTO

También están el Xcorpion, donde se aprende cómo es de difícil para un insecto o araña convertirse en adulto; el Blind Flight (vuelo ciego), donde conocemos cómo cazan los murciélagos en la oscuridad y qué es la ecolocación (que permite calcular la distancia entre los objetos mediante la emisión de sonidos) y el Cambrian predators (depredadores del cámbrico): ambientado en el océano Cámbrico (era primaria) , muestra algunos aspectos relacionados con la adaptación y la evolución, y de qué manera afectan el éxito de una especie.

En juegos como en el Xcorpion “se puede aprender y, más que aprender, lo vivirán los jugadores, que la gran mayoría de muertes se presentan cuando los individuos de una especie son pequeños y, que en la medida que aumentan su tamaño, su probabilidad de muerte disminuye. Durante el juego cada especie sortea depredadores como aves y sapos, y también calamidades como las infecciones con hongos e inundaciones. El juego es una especie de “simulador” de algunos de los procesos que suceden en un ecosistema”, explica Salas.

CONOCIENDO OTRAS ESPECIES

Otros juegos como el Mammals (mamíferos), Birds (aves), Amphibians and Lizards (anfibios y lagartos) y Arachnids and Insects (arácnidos e insectos) permiten conocer sobre esas especies colombianas.

“Aunque los títulos de los juegos son en inglés, son totalmente bilingües y, al estar en dos idiomas, apoyan la meta del bilingüismo de los programas de educación a nivel nacional. Además, unen, regionalmente. Una cantidad de las especies presentes en los juegos, además de los ecosistemas representados, se encuentran desde el sur de la Florida hasta el norte de Argentina, lo que, en conjunto con su presentación en dos idiomas, hace, también, que su mercado sea más amplio”, sostiene Salas.

SIMILAR AL MONOPOLIO

La mayoría de los juegos utilizan un sistema similar de dados y avances sobre un tablero parecido al del conocido “monopolio”, pero Salas explica que “en el monopolio, por ser un juego con bases de economía, se utilizan impuestos, dinero, renta, etc., pero, en nuestros juegos utilizamos acciones propias de animales, como comer, crecer, cazar, adaptarse, etc. Sin embargo, el funcionamiento de los dados y el avance por casillas es similar”.

El negocio de los juegos para conocer nuestra naturaleza y biodiversidad hasta ahora está arrancando. Salas estima que se han vendido, sin mercadeo, comercialización ni publicidad, unos 700 juegos por la red, pues en el 2014 dedicaron todo su empeño a la observación, pruebas y desarrollo de los mismos. “Hace solo un mes, terminamos el diseño del último juego de la Ludoteca y, el próximo año, lanzaremos la primera Ludoteca de Naturaleza y Biodiversidad con animales y ecosistemas de Colombia, que contará con actividades educativas para grupos de 20 a40 niños”, anuncia.

¿Son los primeros juegos de este tipo que aparecen en el mercado colombiano? Salas cree que sí. “Sé que algunas personas han hecho unos pocos juegos enfocados en el agua y otros temas pero, hasta donde sé, somos los únicos con un portafolio de juegos, con bases científicas, con animales y ecosistemas de Colombia. Además, todas las fotos y los diseños son nuestros”.

Gloria Helena Rey

Especial para Portafolio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.