Sectores económicos: una mirada al ambiente laboral

Sectores económicos: una mirada al ambiente laboral

La industria en general debe trabajar en la gestión de la diversidad con el fomento del respeto por las diferencias, desde aspectos como la edad, la identidad étnica y la orientación sexual.

07 de diciembre 2015 , 12:19 p.m.

Si bien los distintos sectores económicos enfrentan, en función de las características propias de su negocio, retos de gestión disímiles que demandan un manejo diferenciado de la gestión de las personas como activo intangible esencial, se constata que la excelencia en el ambiente laboral se logra a partir de elementos, que no dependen de las particularidades o naturalezas de cada actividad. Estas coincidencias hacen posible la comparación de los niveles de logro alcanzados por empresas de sectores económicos diversos.

El sector comercio sobresale por la consistencia de sus resultados: el 34% de las empresas ha alcanzado un nivel de desarrollo sobresaliente o superior en su ambiente laboral, lo que las ubica visiblemente por encima del mercado. En este sector predomina de manera significativa lo relativo a la integridad de los líderes; se destaca, puntualmente, la positiva percepción de los colaboradores frente a la disposición de los líderes a cumplir con sus promesas.

El nivel de logro del sector comercio es visiblemente superior al sector industrial en el 46% de los aspectos evaluados en la encuesta, generándose una la brecha, en promedio, de 19 puntos porcentuales. Y en comparación con el sector servicios, la ventaja es ligeramente menor, pero igualmente visible: el sector comercio lo supera en el 36% de las variables del Trust Index Modelo©, con una brecha promedio de 13 puntos porcentuales.

La preeminencia del sector comercio sobre el de servicios, en lo referente a los resultados de ambiente laboral, tiene una explicación que a primera vista puede parecer simplista, pero que con una reflexión juiciosa promueve un reto de gestión: las complejidades de la ciudad de Bogotá.

Como el Instituto ha revelado en otras publicaciones, ésta tiene un impacto ostensiblemente negativo en la percepción que los colaboradores forman sobre su ambiente laboral, el 55% de los colaboradores del sector servicios que hacen parte de la muestra del Instituto trabajan en Bogotá y la cifra asciende a 59% para el sector comercio.

Por diversas razones, el sector comercio ha sido más exitoso en la amortiguación de estas perturbaciones externas, asociadas no solamente a tópicos como la seguridad, la movilidad y las falencias de los equipamientos colectivos, sino que también tienen matices idiosincráticos: piénsese en las complicaciones que la aspereza de la cultura bogotana, cuando se la compara con la mayor serenidad y apertura de las culturas de ciudades intermedias, puede traer consigo para los colaboradores que trabajan de cara al cliente (evidentemente un porcentaje mayoritario en las empresas de servicios).

No obstante, las mismas consideraciones culturales constituyen el contexto de las empresas de comercio; ¿qué aspectos diferenciados les han permitido aislar con mayor eficacia la incidencia de dichas perturbaciones?

Un porcentaje mayoritario de la muestra del Instituto correspondiente al sector comercio pertenece a almacenes de grandes superficies (48%, lo que introduce un sesgo en el análisis que empero no priva de interés las conclusiones), se trata de una actividad económica en auge en el país, como lo demuestra la entrada al mercado colombiano de diversas marcas multinacionales, en la que compiten grandes empleadores que, en general, han impuesto un muy alto estándar en lo que a prácticas de gestión de personas se refiere; se destaca el nivel de logro promedio del sector en temas como el cuidado del entorno de trabajo desde la calidad física de las instalaciones, el manejo de la diversidad, la celebración de eventos e inducción que favorece la adaptación de los colaboradores a la cultura (en estos temas el sector comercio se ubica 13, 8, 8 y 13 puntos porcentuales por encima de las empresas de servicios, respectivamente). Estas fortalezas configuran un cinturón protector que mengua la presión de las complejidades de la capital, sobre la calidad del ambiente de trabajo.

Las empresas no son, sin embargo, realidades compactas y homogéneas, sino escenarios en los que convergen las perspectivas y expectativas de personas en momentos de vida diversos, con historias, motivaciones y anhelos en ocasiones diametrales, cuya interacción hace de las organizaciones pequeñas sociedades plurales y poliédricas.

Se gana precisión, entonces, cuando la valoración del ambiente laboral toma en consideración, de manera dinámica y sistemática, el patrón de respuesta propio del perfil demográfico de cada empresa, es decir, cuando se toman en cuenta las características más representativas de la población de la empresa –en cuanto a edad, género, formación académica y antigüedad-.

Las características demográficas más representativas difieren en empresas de sectores distintos, por lo que resulta relevante considerar si las diferencias sectoriales siguen siendo significativas desde la perspectiva de los segmentos demográficos.

Los aspectos del ambiente laboral en los que se evidencian mayores diferencias entre sectores, a partir de la variedad demográfica son: los beneficios extralegales y la gestión de la diversidad. En referencia a lo primero, el sector industrial se destaca de manera significativa frente a otros y esta ventaja se corrobora desde el punto de vista de los diversos segmentos demográficos de manera generalizada.

Este hecho puede verse desde dos perspectivas complementarias: podría decirse que se trata de un logro empresarial digno de destacar, puesto que se mantiene un esfuerzo por el bienestar y calidad de vida de los colaboradores en momentos de desaceleración económica a nivel macro y de manera marcada en el sector (la reducción de la participación de la actividad industrial en el PIB es acusada y se trata de una tendencia mundial, que no es exclusiva de la economía colombiana); desde otra perspectiva, se trata de un reflejo de la rigidez en la oferta y condiciones laborales en el sector, como resultado de la intensa actividad sindical (según la muestra del Instituto, 18% de los colaboradores del sector ha pasado al menos 13 años en la empresa, un dato atípico en comparación con otros sectores).

El problema con esta segunda mirada, es que los altos niveles de logro de las empresas industriales en el tema en cuestión no está motivando en los colaboradores una percepción general frente al ambiente laboral en niveles equivalentes; en otras palabras, en lo que hace al ambiente laboral, el retorno a la inversión de las prebendas extralegales está por debajo de las expectativas de los industriales.

El mayor reto del sector tiene que ver con la gestión de la diversidad: con el fomento del respeto por las diferencias, desde aspectos como la edad, la identidad étnica y la orientación sexual. A este respecto se destacan, visiblemente, las compañías de hidrocarburos, a pesar del carácter en buena medida industrial de sus actividades y de operar en zonas rurales del país, en donde la cultura de inclusión avanza a menor velocidad que en las zonas urbanas; esto revela un esfuerzo consciente de estas empresas por gestionar la diversidad, partiendo de la sensibilización de los colaboradores.

A modo de ejemplo, el nivel de logro frente al respeto por la identidad étnica en el sector hidrocarburos es 23 puntos porcentuales superior al nivel alcanzado por la industria en el mismo tema. En términos generales, este análisis ayuda a evidenciar que la gestión del ambiente laboral tiene elementos destacables según el sector económico. Si bien algunas condiciones se pueden dar más fácilmente por la situación del mercado en la que cada empresa esté inmersa, un aprovechamiento, desde la organización y sus líderes, de las oportunidades y un reconocimiento de las amenazas será lo que haga posible aprovechar el talento potenciando elementos que antes no eran visibles en ciertos sectores y logrando que tomen gran fuerza para apalancar el ambiente laboral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.