Un japonés, en busca de hamacas colombianas

Un japonés, en busca de hamacas colombianas

Daisuke Ishihara es uno de los compradores traídos por ProColombia para que conozcan los productos del país en Expoartesanías.

04 de diciembre 2015 , 07:23 p.m.

A comienzos de esta semana, Daisuke Ishihara tomó un vuelo de cerca de 30 horas que lo trajo a Bogotá, a donde llegó con un objetivo claro: conseguir proveedores de hamacas, que en Japón se venden para facilitar la relajación y meditación.

Ishihara es el director de Susabi Inc., una compañía que desde hace cuatro años vende hamacas y que inicialmente importaba desde Alemania, a donde llegaban provenientes de Colombia, Brasil o México.

En la cultura japonesa, la meditación es uno de los elementos más importantes. Cada persona dedica a esta actividad entre dos y cuatro horas diarias, al término de la jornada laboral o los fines de semana, y toma fuerza su práctica a bordo de una hamaca.

Pero hace tres meses Ishihara encontró que las más apetecidas por sus clientes eran fabricadas en Colombia y pidió ayuda a ProColombia para contactar proveedores.

La entidad de promoción le gestionó una agenda de citas que lo llevó a conocer fabricantes de San Jacinto, Barranquilla, Cartagena y Bogotá para definir quiénes le pueden suministrar las cerca de 800 hamacas que vende en Tokio.

“Vine personalmente pues Colombia es reconocido como uno de los mejores productores de hamacas, y no se equivocan. La relación costo - calidad es bastante buena. Incluso, encontré otro tipo de artesanías que podrían venderse bastante bien en mi país”, aseguró Ishihara.

Para concretar las oportunidades, Susabi Inc. es uno de los 53 compradores extranjeros que ProColombia trajo a la rueda de negocios de Expoartesanías 2015.

“Además de las citas de negocios, los compradores que traemos visitarán a los productores para conocer de primera mano sus procesos y facilitar la realización de negocios”, indicó María Claudia Lacouture, presidenta de ProColombia.

Además de las tradicionales hamacas de algodón, Ishihara conoció los chinchorros wayuu. En su visita a Artesanías de Colombia, quedó encantado con las canastas tejidas y los sombreros colombianos. “Se nota la dedicación que le imprimen a las artesanías. Mis clientes valoran mucho los productos hechos a mano; podría ampliar mi portafolio con lo que he visto acá”, añadió.

Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, basado en datos del Dane, entre enero y septiembre de 2015 las exportaciones de artesanías alcanzaron US$4,02 millones, un 17% más respecto al mismo periodo en 2014.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.