Niños colombianos diseñan el cambio

Niños colombianos diseñan el cambio

Un proyecto de la fundación Terpel tiene a 132 grupos de niños de Colombia pensando en cómo construir un mejor presente.

04 de diciembre 2015 , 07:04 p.m.

Muchos adultos sueñan con construir un mundo mejor para los niños, con heredarles un planeta más limpio, más justo, más seguro. Pero tal vez son ellos, los más pequeños, los que tienen las respuestas a ese ‘mañana mejor’ que tanta ilusión genera.

Tal vez, solo se trata de hacerles las preguntas correctas.

Y es así, con una pregunta como inicia el proceso que adelanta la Fundación Terpel en 132 colegios colombianos y que busca que los niños del país identifiquen cuáles son los problemas de su entorno cercano, para que después ingenien una propuesta para solucionarlo.

El nombre del programa no podría ser más específico: “Diseña el cambio” y está basado en la metodología del Design Thinking (diseño del pensamiento), que fue desarrollada desde los años 70 y que hoy se aplica para proyectos sociales en 40 países del mundo.

La semana que pasó, justamente se hizo la premiación de los cinco mejores proyectos de este año, que se destacó por el alto impacto de las iniciativas construidas.

Por ejemplo, en la Institución Educativa El Naranjal, en Quimbaya, Quindío, los estudiantes diseñaron un leño ecológico, utilizando residuos y subproductos del beneficio del café para que el cultivo de este grano fuera más amigable con el ambiente, hoy 40 caficultores de la zona utilizan este proceso. En el colegio San Carlos, ubicado en el municipio nariñense El Contadero, los niños se propusieron rescatar las huellas ancestrales del pueblo de los Pastos en el municipio y desarrollaron un proyecto de investigación en el que 15 petroglifos estudiaron (figura tallada en la roca) y ahora promueven el conocimiento de este patrimonio histórico. Mientras que los chicos del Liceo Tame (Arauca) diseñaron una estrategia para proteger seis especies nativas de la comunidad amenazadas por la caza indiscriminada.

Pero a estas soluciones no se llega de la noche a la mañana, es un proceso de varias etapas.

“Los cuatro pasos son siente, imagina, haz y comparte. En ‘siente’ les preguntamos a los niños qué no les gusta de su comunidad, qué quisieran cambiar; en el ‘imagina’, hacemos una lluvia de ideas y miramos cómo podemos buscar una solución; en el ‘haz’ hay algo muy importante que son las palabras “yo puedo”, porque nosotros no les damos recursos para que lo hagan, creemos que ellos a través de la innovación lo pueden lograr. Por último, ‘comparte’, es uno de los pasos que más me gustan, porque al compartir los logros cambiamos la narrativa del país”, señaló Silvia Madriñan, directora de la Fundación Terpel.

Hay algo que tienen en común los niños que participaron en este proyecto, y que estuvieron en la premiación. Todos se sienten comprometidos con sus respectivas causas y convencidos de que, aunque el futuro es incierto, en el hoy su aporte es muy importante para construir un mundo mejor.

nohcel@portafolio.co
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.