Visión estratégica, útil tanto en auge como en contracción

Visión estratégica, útil tanto en auge como en contracción

Lisandro Pérez, desde hace cinco meses director de A.T. Kearney en Colombia, busca hacer crecer su operación local. Advierte que la expansión de una empresa hacia el exterior no riñe con la búsqueda de eficiencias en la operación interna.

04 de diciembre 2015 , 06:00 p.m.

Lisandro Pérez asumió hace cinco meses la presidencia en Colombia de A.T. Kearney, una de las principales consultoras globales en materia de estrategia y operaciones empresariales. Su misión será duplicar en el mediano plazo el personal disponible para atender a un mercado que consideran creciente en nuestro país.

Portafolio habló con él sobre sus planes y algunos elementos de la coyuntura.

Algunos dicen que en tiempos críticos se debe crecer, y otros opinan lo contrario. ¿Qué es más recomendable bajo la coyuntura actual del país?

Eso depende mucho de la realidad de cada empresa. Por ejemplo, es posible que un cliente tenga una posición consolidada y no vea demasiado potencial de crecimiento en el país para sus operaciones y esté mirando fuera, porque las realidades en otros países son distintas a la colombiana. Crece en esos negocios, pero trata de auscultar también su realidad acá para ser más eficiente. Es una combinación, no una u otra opción. Por eso, en el evento que queremos hacer la innovación es una de las palancas claves para buscar esa eficiencia sin sacrificar el crecimiento.

Eso quiere decir que lo importante es innovar.

Si hacemos siempre lo mismo, posiblemente terminemos siempre en el mismo lugar, entonces hay que ver qué modelos nuevos de negocios podemos implementar, qué otras formas de trabajo encontrar para no dilapidar recursos.

¿El país da para que la consultoría crezca?

Nuestra virtud es que en las épocas de crecimiento tenemos proyectos de expansión internacional, estrategia, desarrollo de nuevos negocios. Y en las épocas de contracción hay muchos proyectos de mejora en la productividad. Es el ciclo que estamos anticipando para el año que viene, o sea, realmente la propuesta de valor de eficiencia es la que el mercado está requiriendo, y donde estamos poniendo las fichas.

¿Qué tanto han aumentado las solicitudes de consultoría, basados en la necesidad de eficiencia y productividad?

Aún no lo estamos viendo. Creo que las empresa colombianas todavía no han percibido el impacto de lo que viene en materia de eficiencia. Realmente han estado muy ocupadas en mirar afuera, con mucha expansión internacional, sobre todo en la región. De hecho, cuando llegamos, hace dos años, vinimos con el foco de eficiencia y productividad como propuesta de valor, y el mercado nos pidió estrategias de expansión y organización. Todavía las compañías no han hecho el clic que deben hacer para el año que viene.

¿Cómo se ve el chance que se supone hay para la industria por el dólar caro?

Esto no tiene que ser un péndulo, de expandirte a contraerte. Lo que tienes que hacer cada vez más es buscar eficiencias acá y los que están afuera, también en las operaciones internacionales; pero no limitar los planes de crecimiento. Por ejemplo, todo lo que viene en desarrollo de planes de infraestructura claramente tiene que seguir, lo que hay que buscar es ser eficiente en manejar el Capex (inversiones en bienes de capital que creen beneficio). Una cosa no quita la otra.

Se habla de que la inversión extranjera se va a contraer. ¿Cómo afecta eso su negocio?

El foco de nuestra oficina acá en Colombia son las empresas colombianas. Si tienes una multinacional de España en Estados Unidos, por ejemplo, nuestra oficina española es la responsable. Aunque nosotros colaboramos y ponemos parte del equipo cuando hay un asunto en Latinoamérica.

La mayoría de empresas acá se quedan siendo locales. ¿No aspiran a saltar a un ámbito regional, por lo menos?
Es curioso, y es algo que por lo menos yo descubrí hace poco y nos lo seguimos preguntando. Nuestra visión es que efectivamente hay locales fuertes y con ambición de crecer regionalmente. A nuestra manera de ver, necesitamos lograr presencia en Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla.

¿Las compañías están dispuestas a asumir el costo de una consultoría?

Colombia no está al nivel de los mercados desarrollados, como Europa o Estados Unidos, donde cualquier empresa, desde las medianas hasta las grandes, tiene claro que esa es una inversión y no un gasto. Acá todavía hay un camino que recorrer para que se empiece a ver el valor del servicio de la consultoría estratégica.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.