La entidad, detrás de grandes iniciativas paisas

La entidad, detrás de grandes iniciativas paisas

Proantioquia fue fundada en 1975, hace 40 años, por doce empresarios del ‘Sindicato Antioqueño’ y ha tenido que ver mucho en obras como el aeropuerto de Rionegro, el Metro y la génesis de las Autopistas de la Prosperidad. Su presidente, Rafael Aubad, dice que el gran reto regional hoy es formar su talento humano.

01 de diciembre 2015 , 08:00 p. m.

En Antioquia hay una voz que suele pesar más que la de cualquier empresario, alcalde o gobernador y que, poco a poco, ha traspasado las fronteras paisas: la de Proantioquia.

Esta fundación para el desarrollo ha estado detrás de decisiones cruciales y tiene mucho que ver con el enfoque que busca que Medellín se centre en la innovación.

Justamente la iniciativa cumple 40 años en octubre. Esta nació cuando los ‘cacaos’ del llamado ‘Sindicato Antioqueño’ se percataron de que era necesario que las empresas desplegaran una acción coordinada y coherente sobre su entorno, donde ya se daban atisbos de una explosión social por el narcotráfico y otras expresiones violentas. Y aunque no se pudo evitar el mal, sí se ha generado una movilización de sectores sociales, académicos y políticos que le han permitido a Antioquia salir adelante y ser ejemplo.

También, bajo su inspiración, se han creado otras organizaciones del mismo tipo en el país, como ProBogotá, Promisión (Bucaramanga), ProBarranquilla, ProRisaralda y ProOrinoquia.

El presidente actual de Proantioquia, Rafael Aubad, explica para dónde va la institución y da trazos de lo que debe ser el futuro de Antioquia.

¿Qué tanto pesa el Grupo Empresarial Antioqueño en Proantioquia?

Hace años eso tuvo sentido, y afortunadamente fue así, pues las empresas antioqueñas vieron la necesidad de defender el patrimonio antioqueño de amenazas de toma hostil por dineros ‘non sanctos’. Eso les dio mucha notoriedad, pero ahora el grupo de afiliados es muy diverso.

¿Qué tanto crédito hay que darle a Proantioquia por la continuidad en los planes de desarrollo de Medellín y Antioquia en el tiempo?

Nuestro leitmotiv y orientación ha sido insistir en que, para un mejor estar de los antioqueños, debemos pasar de las políticas de Gobierno a políticas públicas, de largo plazo. Que la primera infancia tenga políticas de largo plazo, la salud, la justicia, la educación, etc. Que los temas que son bienes públicos no dependan de la eficiencia de un gobierno u otro.

¿En qué cosas cruciales han tenido incidencia?

Proantioquia ha estado presente en los grandes hitos de Antioquia, pero no reclama la autoría, porque no es su estilo, ni es legítimo ni justo, sino que hace parte de una gran masa crítica institucional que existe en la región y donde somos sin duda un elemento central. Es una alianza público-privada ante todo.

Pero han sido promotores de discusiones cruciales sobre desarrollo.

Sí, por ejemplo en las grandes obras públicas como el aeropuerto, el metro, los parques educativos, los parques ambientales… Un mandato misional es ayudar a que se resuelvan dificultades cuando las hay, desatar capacidades empresariales, facilitar estudios y gerencia de proyectos –el propio Aubad lideró el parque Explora y Ruta N–, pero también ha estado muy presente sobre todo en políticas como la de primera infancia, la de ‘Medellín Solidaria’, la política de emprendimiento y la política de innovación.

¿Cuáles son sus retos principales?

Un reto esencial es la sostenibilidad de lo ya logrado, fortalecer toda la infraestructura cultural y educativa, la sostenibilidad del sistema de salud, ayudar a poner en marcha plataformas de gestión sostenibles del desarrollo en regiones como el oriente y el suroeste antioqueños. Además, hay preocupaciones que se han convertido en iniciativas como la formación de maestros de excelencia y fortalecer la educación superior, pero en clave de que haya una relación con la competitividad de la región. Otro es fortalecer las instituciones culturales de Medellín para que se comprometan más con la formación de valores ciudadanos.

Apenas estamos entrando en un tema que nos parece importantísimo, y es el de la minería responsable: si no tenemos un mejor y mayor crecimiento y más actividades no vamos a poder responder los requerimientos del posconflicto. Y, por supuesto, queremos seguir vigilantes de los gobiernos, coordinando el programa ‘Medellín Cómo Vamos’ y el programa de Indicadores Sociales de Antioquia, que estamos montando desde el 2013.

Antioquia se ha vuelto ejemplo en muchas cosas, pero ¿qué le hace falta?

Un reto grande es la formación del recurso humano para la convivencia y para la competitividad, que deberían conjugarse. Las nuevas empresas siguen teniendo grandes dificultades para contar con personas que al mismo tiempo tengan competencias comportamentales y disciplinares o específicas. El segundo reto es un mayor equilibrio territorial, porque todavía seguimos teniendo a Medellín como el gran foco de desarrollo y unas grandes diferencias con el resto de las regiones.

¿Con las autopistas para la Prosperidad Antioquia se desatrasa?

Una autopista puede significar que lleguen más rápido los productos y la gente, pero que no pase nada en los territorios por donde cruzan las vías. La idea es cómo convertir los corredores viales en oportunidades de desarrollo, pero eso exige que allí haya gente formada y liderando, que efectivamente se aproveche de las autopistas. Igual pasa con el puerto. Si se va a tener un puerto como Buenaventura no vale la pena. Colombia no puede seguir pensando que sus puertos son enclaves y no instrumentos de desarrollo inclusivo.

¿El Estado no es el que debería estar planeando el desarrollo de las regiones?

Son tantas las necesidades de las sociedades contemporáneas que al Estado le es imposible atenderlas solo. Si el sector privado no participa también en la atención de necesidades vitales, como el agua, educación, salud, es muy difícil que estos Estados sean capaces de atender esas brechas.
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.