Vino ecológico, apuesta de Bodegas Torres de España

Vino ecológico, apuesta de Bodegas Torres de España

Su presidente, Miguel Torres, dice que el cuidado de la tierra se traduce en un buen producto.

13 de noviembre 2013 , 10:11 p.m.

Un buen cuidado de la tierra se traduce en un buen vino. Con esa consigna, Miguel Torres, presidente de las Bodegas Torres de España, promueve su vino ecológico.

La compañía se inclina por la práctica de una viticultura respetuosa con el medioambiente.

Torres & Earth se llama el programa de esta firma que vende 230 millones de euros al año por todo el mundo, y que tiene viñas en España, Chile y Estados Unidos.

“En nuestra bodega siempre hemos sido conscientes de que el vino es fruto de la tierra. Con esta responsabilidad, hemos trabajado generación tras generación, y nos hemos comprometido en la conservación del medioambiente”, señala el directivo, quien hace unas semanas estuvo en Colombia, un mercado interesante para la promoción y el consumo de vino.

El uso de la fermentación controlada y la reducción del dióxido de carbono, sumados al uso de un transporte ecológico, son algunas de las propuestas que este empresario comenzó a introducir.

En sus cultivos se destacan procesos sostenibles de maduración en barricas pequeñas de roble durante un tiempo limitado, construcción de depósitos para recoger aguas lluvias y utilización de alternativas biológicas en lugar de productos agresivos con el entorno.

El compromiso que tiene Bodegas Torres es reducir en 30 por ciento las emisiones de CO2 por botella, respecto al 2008.

Una de las prácticas que ha implementado en los cultivos es el uso de azufre, que no es natural pero está calificado como un químico de baja toxicidad, sin efectos en el consumidor.

Según explica Torres, “esto beneficia a la tierra y al producto final, pues reemplaza otros plaguicidas y fertilizantes. Actúa sobre hongos, ácaros y plagas que afectan las vides”.

Bodegas Torres se preocupa por una fertilización que atiende las pautas de la agricultura de conservación, utilizando abono como fuente de nitrógeno y sulfato potásico como fuente de potasio, siempre en dosis mínimas.

También, realiza análisis foliares y de suelo para conocer qué componentes extraen las cepas y, de esta forma, devolver al suelo las reservas que necesita.

“Así pueden minimizarse los efectos de arrastre de nitrógeno debido al agua de lluvia y, en consecuencia, se evita la contaminación de los acuíferos subterráneos, mejorando la calidad del agua”, según el programa Torres & Earth.

Además, realiza mapas mediante imágenes satelitales de las parcelas.

De esta manera, se puede definir y diferenciar el vigor de las plantas en zonas muy específicas, identificando las que necesitan particular sostenimiento. Este mecanismo permite administrar las dosis necesarias en el lugar y momento oportunos, evitando aplicaciones insostenibles.

Otra virtud ecológica dentro de su cadena de producción es que la materia orgánica que se produce en la elaboración del vino, la poda de las cepas y la gestión forestal se usa para generar energía.

La planta biológica de tratamiento de aguas residuales permite depurar 1.200 metros cúbicos al día (la totalidad de estas aguas) y devolverlas al ecosistema para su reutilización.

Miguel Torres dice que en este frente, en los próximos años, el objetivo de la empresa a su cargo es pasar de reutilizar el 10 al 40 por ciento del agua depurada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.