Análisis/ El reto del Banco de la República para el 2016

Análisis/ El reto del Banco de la República para el 2016

La devaluación y una reducción en la oferta de alimentos han presionado la inflación. Esto ha hecho que la Junta del Emisor enfrente hoy un dilema de política monetaria. Por un lado, debe evitar un aumento permanente de la inflación, y por otro, una desaceleración excesiva de la economía.

28 de noviembre 2015 , 04:45 p.m.

Colombia recibió un fuerte choque de términos de intercambio tras la caída de los precios internacionales del petróleo. Este choque redujo el ingreso nacional, aumentó de manera sustancial el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos y produjo una fuerte depreciación del peso.

La devaluación y una reducción en la oferta de alimentos han presionado la inflación. Esto ha hecho que la Junta del Banco enfrente hoy un dilema de política monetaria. Por un lado, debe evitar un aumento permanente de la inflación; por otro, una desaceleración excesiva de la economía.

LA ECONOMÍA EN EL MOMENTO DEL CHOQUE

En el primer semestre del 2014 la economía completaba un año de fuerte expansión de la demanda interna y recibía grandes entradas de capitales. Consecuentemente, el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos se elevó y la fortaleza del gasto generó presiones sobre la capacidad productiva. La inflación se acercó a la meta del 3 por ciento, tras un periodo prolongado por debajo de este nivel. En respuesta a estas condiciones, la Junta aumentó las tasas de interés de 3,25 a 4,5 por ciento entre abril y agosto del 2014.

En este contexto ocurrió el choque de términos de intercambio como resultado del desplome del precio del petróleo desde mediados del 2014. Este choque redujo el ingreso nacional y los ingresos fiscales, amplió aún más el déficit en cuenta corriente y causó una rápida depreciación del peso. Además, redujo nuestras exportaciones a socios comerciales productores de hidrocarburos como Ecuador y Venezuela.

Asimismo, la caída en los precios del petróleo causó una disminución en la inversión extranjera directa en el sector, al tiempo que se endurecieron las condiciones financieras globales debido a la expectativa de ajuste monetario en los Estados Unidos.

En el 2015 se han presentado fuertes aumentos de los precios de los alimentos, la más reciente se asocia con el fenómeno de ‘El Niño’, el cual se espera afecte también los precios de energía.

NATURALEZA Y EFECTOS DE LOS CHOQUES

El choque de términos de intercambio y el ajuste de las condiciones financieras internacionales serán duraderos. La caída de los precios del petróleo obedece a cambios estructurales en su oferta y a una debilidad perdurable de la demanda. El endurecimiento de las condiciones financieras globales es parte del fin de un ciclo largo de política monetaria ultra-expansiva en los Estados Unidos, que empezó con la crisis financiera del 2007 y 2008. Así, los efectos de estos choques en la economía colombiana también serán duraderos.

Las implicaciones para la política macroeconómica son importantes. Primero, la política fiscal debe responder a una pérdida de ingresos permanentes para alcanzar las metas planteadas en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Segundo, una respuesta exclusivamente contracíclica de las políticas monetaria o fiscal no es factible, pues corre el riesgo de perpetuar el déficit en cuenta corriente.

El ajuste de este requiere además una devaluación real que induzca una reasignación de la producción nacional hacia bienes exportables e importables y una sustitución del gasto en bienes importados por gasto en bienes producidos en el país. Por consiguiente, la devaluación es indispensable.

Debido al tamaño y la coincidencia de los choques, la depreciación nominal del peso ha sido la mayor en el periodo de flotación cambiaria. Por su magnitud, el impacto en los precios al consumidor ha sido importante. A esto se suman los aumentos de los precios relativos de los alimentos, conformándose así una presión acumulada muy fuerte de carácter transitorio sobre los precios al consumidor.

Normalmente, los choques transitorios de oferta no requieren respuestas fuertes de la política monetaria, en tanto el público entienda que el aumento de la inflación es temporal y los precios y salarios se fijen tomando la meta de inflación como referencia. Si esto no sucede, se corre el riesgo de un ‘desanclaje’ de la inflación y de las expectativas de inflación respecto a la meta, y la política monetaria debe actuar para realinearlas oportunamente.

Considerando la tendencia al alza de la inflación y sus expectativas, así como los indicios de una actividad económica más fuerte de lo esperado, el balance se inclina hoy hacia un mayor riesgo de inflación. Por eso la Junta del Banco subió las tasas de interés un punto porcentual desde su sesión de septiembre y estableció un esquema de intervención cambiaria para vender divisas cuando se presente una depreciación acelerada del peso.

La velocidad de convergencia de la inflación a la meta depende del tamaño y la persistencia de los choques descritos, y del balance de costos de inflación y desaceleración económica que estime la Junta. Una convergencia veloz de la inflación a la meta requeriría una política monetaria más activa, a costa de una desaceleración mayor de la economía. Una velocidad de convergencia demasiado lenta implica un riesgo elevado de ‘desanclaje’ de las expectativas de inflación, que tendría que corregirse en el futuro a un alto costo para la actividad económica.

Actualmente, existe una alta probabilidad de que la inflación se sitúe a finales del 2016 por encima de la meta del 3 por ciento. Esto resulta del tamaño de los choques de oferta y de la velocidad de convergencia que resulta admisible para la Junta. Sin embargo, los formadores de precios deben considerar que este es solo un punto en la senda que la inflación sigue hacia la meta, y que la política se orienta hacia lograr el objetivo del 3 por ciento, que se mantiene como eje de la política monetaria.

Hernando Vargas

Gerente Técnico, Banco de la República

*Consulte el documento completo ‘Choques macroeconómicos y retos de la política monetaria 2014-2015’ en www.banrep.gov.co/es/node/39935

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.