El ‘Trumpismo’ ya ha triunfado sin importar quién gane

El ‘Trumpismo’ ya ha triunfado sin importar quién gane

Los vituperios de Donald Trump han alterado el carácter de la política estadounidense, por lo que será difícil cambiarlo.

27 de noviembre 2015 , 08:22 p.m.

Sinclair Lewis, el novelista estadounidense, supuestamente dijo: “Cuando el fascismo llegue a EE. UU., lo hará envuelto en una bandera y cargando una cruz”. Ha sido durante mucho tiempo fácil descartar a Donald Trump como una celebridad que gusta de autopromocionarse y que tiene pocas posibilidades de ganar la Casa Blanca.

Sus posibilidades siguen siendo bajas. Pero nuestro punto de vista aún es demasiado optimista. Si Trump desafía las probabilidades, o eventualmente se esfuma, no es lo importante. La extravagancia de su éxito ha allanado el camino para que otros lo intenten. Los vituperios de Trump han alterado el carácter de la política estadounidense. Será difícil cambiarlo.

Como prueba de ello, ahí están los rivales “moderados” de Trump en la contienda republicana. En lugar de ofrecer una alternativa, los candidatos principales se están acercando cada vez más al nativismo de Trump.

Jeb Bush, el favorito original del establishment político, ahora cree que EE.UU. solo debería aceptar refugiados sirios si son cristianos.

Este año Bush se refirió a los hijos de extranjeros indocumentados como “bebés ancla”: llamados así debido a que los inmigrantes ilegales presuntamente vienen a EE. UU. para garantizar que sus nonatos tendrán la ciudadanía. Esto contrasta con lo que dijo en febrero antes de que Trump entrara en la contienda: “Debemos acoger a todos los inmigrantes”, dijo Bush al Chicago Council on Global Affairs. “Nosotros los estadounidenses somos de 34 sabores distintos”.

Chris Christi cree que EE.UU. no debería aceptar ningún refugiado sirio en lo absoluto, independientemente de su origen religioso, incluso aunque sean “huérfanos de tres años de edad”.

En respuesta a la reiterada y falsa afirmación de Trump de que vio a miles de musulmanes estadounidenses en Nueva Jersey aplaudiendo la caída de las Torres Gemelas el 11 de septiembre, Christie dijo: “Creo que si hubiera sucedido, me acordaría de ello, pero, ya saben, también podría haber cosas que se me olviden”.

Mientras tanto, John Kasich, gobernador de Ohio, la semana pasada dijo que EE. UU. debe establecer un organismo federal para promover los valores judeocristianos. Hasta la llegada de Trump, la mayoría de los republicanos rechazaba la idea de un “choque de civilizaciones” en el mundo. Ahora es lo normal.

Con rivales como estos, ¿acaso Trump necesita amigos? Será cada vez más difícil para aquellos semejantes a los señores Bush, Christie y Kasich desconocer lo que han dicho. Los tres han intentado calificar sus diferentes lapsos ‘trumpistas’. Pero semejantes desvaríos están ocurriendo con más frecuencia y pocos notan su validez.

Edward Luce

FINANCIAL TIMES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.