¿Es un buen momento para vender o comprar dólares?

¿Es un buen momento para vender o comprar dólares?

La devaluación presionará al peso si se concreta en diciembre el incremento de tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos. Unos analistas señalan nivel de $3.200 pesos apenas entre en vigencia la medida, pero otros dicen que el mercado ya descontó ese aumento del interés y que no habrá cambios mayores.

24 de noviembre 2015 , 06:50 a.m.

La noticia que estuvo de moda todo el año en materia económica fue el encarecimiento del dólar. Ahora, que se avecina una subida de la tasa de interés de la Reserva Federal (FED) en Estados Unidos, habrá perdedores y ganadores con dicha decisión, porque inicialmente, la lógica indica que apenas se haga el anuncio, el dólar se 'disparará'.

El Banco de la República junto con el Gobierno comandan una ‘encrucijada’ para explicarle a los ciudadanos de a pie que nuestro país no es el único que sufre de un dólar caro y que la pérdida de valor del peso es culpa de los mercados internacionales.

La prueba es que otras monedas regionales también la están pasando mal, como por ejemplo el peso mexicano o el real brasilero.

Los analistas de la economía nacional sostienen que los dos principales culpables son los bajos precios del petróleo, lo cual restringe la entrada de divisas al país, y la expectativa por la “inminente” subida de tasas de interés de la FED.

Sin embargo, muchos –o casi todos­– especialistas afirman que en diciembre, la máxima autoridad monetaria de los EE. UU. hará una cosa que no ha hecho desde que Barack Obama era senador de ese país en 2008: elevar los tipos de interés.

Este incremento es y será la explicación de los analistas financieros para justificar la ‘trepada’ de la moneda estadounidense en un futuro no muy lejano. Bajo este contexto, resulta razonable saber las consecuencias de lo que haga la FED y la tendencia que marcaría el dólar en nuestro país.

Vea lo que debe saber con respecto al precio del dólar en los próximos días.

¿SUBIDA DE TASAS?

Los bancos, al igual que los ciudadanos, le piden dinero prestado a otros bancos. En cada país existe un “banco central”, que es un banco exclusivo para bancos. Estas instituciones tienen su propia tasa de interés, que la literatura especializada llama “tasa de interés de referencia”.

Pero esta tasa también es lo que se le paga a los inversionistas que compran papeles de deuda de un país en particular.

Cuando en 2008, Estados Unidos decidió bajar su tasa de interés a un rango entre 0 y 0,25 por ciento, los inversores que tenían “títulos del tesoro” prefirieron sacar su dinero de ese país y llevarlo a naciones donde les pagarían intereses más altos.

Muchos llegaron a Colombia, cambiaron sus billetes verdes por pesos, y el peso se fortaleció ante la sobreoferta de dólares. Entre 2008 y la primera mitad 2014, el dólar se cotizó entre 1.700 y 2.300 pesos.

A mediados del año anterior, la presidenta de la FED, Janet Yellen, empezó  a decir que las tasas en Estados Unidos empezarían a subir, pero no dijo cuándo y allí fue cuando la intranquilidad y las ‘expectativas’ empezaron a apoderarse de los mercados pues las advertencias ya completan más de un año y aún no se concreta el ‘golpe’.

Bajo este contexto, y con una subida de tasas a la vuelta de la esquina, el dólar ha venido repuntando y se ubica nuevamente por encima de los 3.000 pesos y, para algunos, con ganas de subir a los 3.500 pesos.

¿QUÉ PASARÁ EN COLOMBIA?

Felipe Campos, gerente de Investigaciones Económicas de Alianza Valores, sostiene que la subida de tasas indica “que Estados Unidos está listo para controlar los riesgos de un excesivo crecimiento económico y de que está listo para seguir recibiendo flujos”.

Para los países emergentes la historia es más gris que rosada. En particular, en Colombia se observará mucha volatilidad y aversión a los activos locales según Campos.

Desde Citibank, Esteban Tamayo, vicepresidente para la región Andina, le comentó a Portafolio.co que en el corto plazo, aparte de la reacción el día de la noticia con algo de depreciación, no habrá efectos mayores sobre el mercado local pues no se esperan incrementos rápidos en la tasa de la FED.

“En el largo plazo, cuando la tasa haya subido 200 puntos básicos, ya habrá un diferencial de tasas menor entre Estados Unidos y Colombia, junto con menor liquidez mundial. Esto implicará menor demanda por activos locales hacia el final de la década comparado con lo que hemos visto desde que bajaron las tasas a sus mínimos actuales”, agregó Tamayo.

Por su parte, Javier Gómez, jefe de Investigaciones Económicas de Ultraserfinco, cree que la preocupación va más allá de cuándo será la primera subida de tasas, y el interés principal es el ritmo de esos incrementos: “Aunque si bien creemos que las subidas de tasas se darán de forma lenta, es recomendable estar preparados para enfrentar un nuevo entorno macroeconómico”.

Al respecto, Camilo Silva, socio y analista de Valora Inversiones, cree que el efecto de la subida ha sido “descontado por el mercado tiempo atrás”. Sin embargo, se mantendrá la devaluación del peso y caídas pronunciadas en la bolsa de valores local.

Por el contrario, Orlando Santiago, gerente y analista de Fenix Valor, aseguró que este efecto en el mediano y largo plazo traerá consecuencias positivas porque “se eliminará ese ruido que ha venido afectando muy fuertemente a los mercados”.

¿VENDER O COMPRAR DÓLARES?

Los análisis de Alianza Valores muestran que el dólar seguirá subiendo hasta que el petróleo alcance un piso de largo plazo y la subida de tasas podría acelerar la llegada a este nivel, entre 20 y 30 dólares por barril.

“Esto significa que el dólar cerca de 3.000 pesos sigue siendo una buena compra con miras a nuestra primera meta de 3.500 pesos el próximo año”, respondió Campos al preguntársele por el pronóstico para 2016.

Esteban Tamayo, de Citibank, pronostica una mayor depreciación en 2016 con una tasa de cambio alcanzando niveles de 3.250 pesos hacia finales del año, siempre y cuando se cumplan incrementos de 0,75 % en la tasa de la FED desde sus niveles actuales.

Para Juan David Ballén, estratega de Casa de Bolsa, los inversionistas tienen que tener en cuenta que “estamos ante el inicio de un ciclo fuerte de devaluación y nos tendremos que acostumbrar a ver un dólar alrededor de los 3.000 pesos aunque podría subir hasta $3.200 nuevamente”. Por eso, cualquier valor por debajo de ese nivel es una opción recomendable de compra.

En Fenix Valor apuestan por un dólar más cercano a los 2.500 pesos que a los 3.500 pesos.

Aunque Silva, de Valora Inversiones, no se atreve a dar una cifra puntual si estima que el dólar no subirá más de los niveles máximos ya alcanzados (3.260 pesos): “En la medida en que continúe el deterioro en las cotizaciones de las materias primas, las cuales se encuentran en niveles que no veíamos desde hace 6 años, será difícil que el peso se recupere ante el dólar”.

¿Y LA BOLSA?

Las recomendaciones de Valora Inversiones indican que es hora de buscar oportunidades para aquellos inversionistas de mediano y largo plazo: “Los precios que se están registrando están bastante por debajo de los valores justos. Prevemos una recuperación en 2016”, indicó uno de sus analistas.

El experto financiero Orlando Santiago cree que es un momento para aprovechar las ‘gangas’, es decir, vender dólares y comprar acciones, pues estas últimas se cotizan en sus precios más interesantes de los últimos diez años.

Finalmente, Felipe Campos aconseja a iniciar un proceso de compras de títulos pero no antes de que el petróleo al menos llegue a los 30 dólares.

Sebastián Rojas

@jusebroj

sebroj@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.