Desafíos del país en materia de exploración de crudo

Desafíos del país en materia de exploración de crudo

Según Anif, la carencia de nuevos hallazgos se extendería para el período 2016-2017. Las menores utilidades de Ecopetrol, a pesar de incrementos en sus niveles de producción, representan pérdidas entre 1 % y 2 % del PIB.

23 de noviembre 2015 , 05:43 p.m.

El período 2014-2015 se ha caracterizado por el fin del ‘súper-ciclo’ de ‘commodities’, con especial afectación en su componente minero-energético.

En esto último han confluido diversos factores: i) excesos de oferta provenientes de la revolución del petróleo de esquisto en Estados Unidos, agregando cerca de un millón de barriles diarios a su producción durante 2008-2013 y ii) debilidades en la demanda, destacándose el menor dinamismo de China, probablemente expandiéndose a tasas del 6,5 %-7 % durante 2015-2016 (vs. el 10 % promedio de las últimas tres décadas).

Lo anterior ha implicado descensos en los precios del petróleo del 50 % desde sus picos de mediados de 2014, llegando a sus niveles actuales de US$45 por barril en el referente Brent.

Esta coyuntura de menores precios del petróleo ha castigado fuertemente el desempeño de las grandes firmas petroleras.

COLOMBIA NO ES LA EXCEPCIÓN

El Colcap acumula pérdidas de 25 % en lo corrido del año a noviembre, siendo una de las bolsas más castigadas a nivel mundial.

Allí, las utilidades empresariales registraron contracciones del 47 % al corte del segundo trimestre de 2015, con graves afectaciones en aquellas relacionadas con el sector minero-energético (-68 % anual).

En efecto, las utilidades de Ecopetrol acumularon una caída cercana al 70 % durante enero-septiembre de 2015.

Esto último pese a:

1. El incremento en sus niveles de producción.

2. La estrategia de reducción de costos de operación, logrando ahorros por $1,6 billones al corte de septiembre (vs. la meta inicial de $1,4 billones), permitiendo aumentar dicha meta hacia $2,2 billones para 2015.

Esas menores utilidades de Ecopetrol, junto con el descenso de las regalías (pasando del 1,3 % del PIB en 2014 al 0,6 % del PIB en 2015) estarían implicando pérdidas entre el 1 % y el 2 % del PIB en el flujo de recursos públicos durante 2015-2016.

Este inminente hecho clama por una reforma tributaria estructural que allegue al menos dos puntos del PIB, necesarios para fondear las presiones fiscales en seguridad social e infraestructura.

Otro factor de preocupación ha sido el repentino “cambio de curso” anunciado por la ANH, poniendo sus esperanzas no en el incremento de los pozos perforados, sino en supuestas mejoras en el llamado “factor de recobro” de los pozos existentes. Recordemos que el propio Ecopetrol había rechazado la propuesta de Pacific-Rubiales pues sus mejorías respecto de lo aplicado en México años atrás no daban la suficiente confianza y/o la viabilidad ambiental dada su intensidad hídrica.

Si bien Colombia actualmente solo logra recuperar cerca de un 18 % del petróleo en los pozos (vs. un promedio mundial del 36 %), el desarrollo y éxito de dichas técnicas aún es incierto.

CRISIS EN EXPLORACIÓN

Por lo pronto, Colombia está enfrentando una verdadera crisis en materia de exploración, pues en el año 2015 tan solo se alcanzarían unos 30 pozos (vs. los 200/año que había dicho la propia ANH que requería Colombia).

Dado que el precio Brent parece estarse perfilando hacia la franja US$40-45/barril durante 2016 (habiendo promediado cerca de US$54/barril en 2015), la situación de carencia de nuevos hallazgos (ante la baja actividad exploratoria) estaría extendiéndose a todo el período 2016-2017.

El riesgo es entonces que Colombia continúe reduciendo su índice de auto-suficiencia petrolera (actualmente en 6,4 años) y que antes de una década nos veamos abocados a importar petróleo-gas.

El Gobierno ha impulsado componentes petroleros en el Pipe 2.0 con la intención de enfrentar la difícil situación a través de:

-Ampliar el plazo de la fase exploratoria a nueve años.

-Permitir el traslado de inversiones entre áreas de un mismo contratista.

-Un tratamiento preferencial sobre regalías para aquellas inversiones que agreguen nuevas reservas.

También se están impulsando exploraciones ‘offshore’ bajo la modalidad de “zonas francas”, donde los hallazgos recientes de Orca (operado por Petrobras-40 % Ecopetrol-30 % y Repsol-30 %) y Kronos (Ecopetrol-50 % y Anadarko-50 %) parecen tener algún potencial para Colombia.

Dicho de otra manera, Colombia enfrenta un doble desafío productivo, no solo debe incorporar el sector exportador agro-industria para elevar su participación hacia el 70 % del total (vs. el 30 % actual), sino que requiere asegurar inversiones en el sector minero-energético que garanticen la provisión de al menos un millón de barriles diarios.

Con información de Anif

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.