Eike Batista, el encantador de inversionistas que se quebró

Eike Batista, el encantador de inversionistas que se quebró

Mala administración, optimismo desbordado, soberbia, desconocimiento y adulaciones, se le achacan a la caída de su imperio.

31 de octubre 2013 , 08:05 p.m.

Confiado en crear un círculo virtuoso con sus numerosas empresas, todas interconectadas, Eike Batista terminó envuelto en un círculo vicioso que lo llevó a que sus empresas perdieran el 99 por ciento de valor de mercado, valoradas hace apenas año y medio en 34.000 millones de dólares.

El multimillonario brasileño fundó MPX, la de energía; que a su vez le daría negocios a LLX, la unidad de logística; que tendría conexión con MMX, la minera, y con OSX, la de embarques; todas ellas ancladas en la seguridad de la petrolera OGX, la estrella del imperio que surtiría de negocios y capital al resto de sus pequeñas hermanas, todas agrupadas en EBX, iniciales de Eike Batista, con la letra X al final, símbolo de la multiplicación infinita.

UNA SENCILLA LÓGICA

La lógica aplicada por Batista era sencilla, “el del puerto y el de logística me cobran dinero, y ellos se quedarán con parte de mi fortuna. Mejor controlo todo el sistema”, le dijo Batista en el año 2007 a un periódico alemán.

Ahora que el imperio desapareció, entre las causas de esto se enumeran la mala administración, las interferencias del Gobierno, el fin del auge global de las materias primas y de las ganas de los inversores por los mercados emergentes, la soberbia y el desconocimiento de Batista por los negocios relacionados con el petróleo, y hasta el engaño y la deshonestidad.

En una de sus pocas declaraciones desde el comienzo de la debacle, Batista reconoció a mitad de este año que el error fue haber basado todo en una sola empresa.

“OGX es el origen de la crisis de credibilidad que ha dañado mi nombre y ha resultado en el ensombrecimiento de los logros y conquistas.

Tuve ofertas para vender una gran participación o incluso una participación de control de OGX, basada en una valuación de 30.000 millones de dólares”, afirmó Batista en una carta a medios brasileños.

PROYECCIONES DESBORDADAS

Con OGX, Batista aspiraba a competirle a la todopoderosa Petrobras en la explotación de crudo en Brasil y por ello pagó en la licitación de los bloques de Campos en el océano Atlántico, a 100 kilómetros de Río de Janeiro, cuatro veces más de lo que ofreció la estatal brasileña, con la esperanza de que Campos tuviera reservas por 4.800 millones de dólares, produciendo un millón de barriles diarios al 2019.

OGX fue fundada en el 2007, y al año siguiente salió a bolsa recaudando cerca de 3.000 millones de dólares, convirtiéndose en la OPI más grande de la historia de Brasil, épocas en que el barril de petróleo estaba por los 145 dólares y el gigante suramericano aspiraba a convertirse en el quinto productor mundial de petróleo en tan solo 10 años.

Fondos tan prestigiosos como BlackRock, Pimco, General Electric, IBM y Mubadala development, de Abu Dhabi, acudieron con la esperanza de tener una parte del sueño de Batista, que era el mismo de Brasil.

Los problemas para Batista comenzaron en abril del 2011, cuando un reporte de auditoría externa aseguró que las reservas de los bloques de Campos eran menos que las estimadas y no todas recuperables.

“El lenguaje de OGX era extraño, llenó de ideas geológicas complicadas mezcladas con la idea de que invertir ayudaba a Brasil.

Creemos que OGX ofreció un panorama excesivamente optimista”, dijo João Fontoura, un abogado brasileño a un periódico de ese país.

Sin embargo, el enorme poder de convicción de Batista hizo que tan solo un mes después lanzara otra emisión de bonos, recogiendo esta vez 2.600 millones de dólares, para comenzar sus proyectos de explotación.

Un año después, los problemas ya se veían, pues los bloques petroleros apenas producían a un 15 por ciento de lo proyectado, hasta que todo estalló, cuando un informe de auditoria reveló que el petróleo estaba contenido en complejas formaciones geológicas bajo el mar y no todo se podía extraer.

Entonces vino la debacle para el magnate, las acciones de OGX se derrumbaron, y con ellas las del resto de sus compañías, perdiendo 34.000 millones de dólares de valor de mercado. Prometió mucho más de lo que podía conseguir, dijo la analista brasileña Miriam Leitao, a una agencia de noticias.

Para otros, el error estuvo en el excesivo optimismo de Batista y su entorno, también muy proclive a la adulación y a las buenas noticias.

Eike es de los que tiene la tendencia a ‘matar al mensajero’, dijo uno de sus excolaboradores a la revista de negocios Bloomberg.

Sin embargo, lo curioso fue que, como lo afirmó Aldo Musacchio, profesor de la escuela de negocios de la Universidad de Harvard, “muchas de las personas que invirtieron con Batista no eran tontas y su ascenso y caída ha seguido el de Brasil”.

LOS LUJOS DE EIKE

Batista, quien cumplirá 57 años la semana entrante, es conocido por ser un hombre seductor, amante de la buena vida, ostentoso, seguro de sí mismo, a quien le gusta alardear con su dinero y lo que conseguía con este: carros, yate, avión privado, una gran mansión en Río de Janeiro, en cuya sala ubicó un Mercedes Benz de medio millón de dólares.

En sus propiedades brindaba fiestas privadas a la farándula, futbolistas y artistas brasileños e internacionales.

Casado con una ex playboy tuvo dos hijos; sus novias, después de su separación, fueron reinas del carnaval de Río.

Se codeaba con el poder, los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff; lo veían y lo mostraban como una figura de lo que sería el país a nivel internacional, asistían a los grandes anuncios de sus negocios.

Todo eso ya es parte del pasado.

Pedro Vargas Núñez

Subeditor Portafolio

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.