‘Ahora mi barrio es mejor que el del alcalde’

‘Ahora mi barrio es mejor que el del alcalde’

Este jueves será entregada en el corregimiento de El Salado (Bolívar), la última de las 100.000 casas gratis correspondientes a la primera etapa del programa. El ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, cuenta anécdotas de los beneficiados.

22 de noviembre 2015 , 03:30 p.m.

Una visita del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva a Colombia, tiene hoy a 100.000 familias colombianas viviendo en casa propia, sin pagar ni un solo peso.

En un encuentro con el presidente Santos y varios de sus ministros, Lula le recomendó al mandatario colombiano que una de las maneras efectivas de reducir la pobreza era entregándoles casa a los hogares más pobres.

La sugerencia de Lula no cayó en saco roto. El presidente Juan Manuel Santos y su entonces Ministro de Interior, Germán Vargas, quien ya tenía la idea en la cabeza, diseñaron el plan. Presentaron un proyecto de ley al Congreso que fue aprobado rápidamente, en el que se establecieron las condiciones para que el Estado pudiera construir casas gratis. Vargas Lleras pasó al Ministerio de Vivienda y designó a Luis Felipe Henao como su viceministro.

Los dos pusieron, literalmente, manos a la obra. Las primeras bases consistieron en la definición de la forma como se escogería a los beneficiarios. Se dijo que deberían cumplir con al menos una de las siguientes condiciones: víctimas de la violencia, población afectada por la ola invernal y quienes se encuentren en la Red Unidos.

Como la lista de aspirantes siempre era superior al número de casas entregadas, fue necesario acudir al sorteo por el sistema de balotas. Los beneficiarios son personas que no tienen casa y sus ingresos no superan los 150.000 pesos mensuales.

“Lamentablemente en el sorteo se quedaban muchas personas por fuera, lo cual nos generaba una gran tristeza. Derramamos lágrimas de felicidad por quienes tuvieron acceso a la vivienda y de angustia por quienes no salieron en el sorteo”, afirma el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao.

Cada jornada de entrega se convertía en un valle de lágrimas. Y no era para menos. “En Montería, una señora que fue beneficiaria de una casa gratis sembró una matera en el inodoro porque no sabía para qué era. Así mismo, en La Dorada, una niña cuya familia vivía en un cambuche al lado de la carrilera, me dijo que a ella le gustaba ir al colegio porque era en la única parte donde se podía bañar. Ahora lo estaba haciendo en su casa propia”.

El 68% de los beneficiarios vivía en sitios donde los aguaceros eran más largos, porque aunque dejara de llover, las goteras seguían cayendo por varias horas más, debido a los materiales del techo.

“Yo voy a quedar marcado toda la vida el hecho de hacer parte de este proceso. He recibido cientos de abrazos, agradecimientos y he sentido en carne propia la felicidad de gente muy pobre y necesitada”.

El pasado viernes, el ministro y el vicepresidente entregaron un proyecto en Guaviare. “La gente no lo podía creer.

Incluso, los beneficiarios decían: nuestro barrio es mejor que el del alcalde”, dice el ministro Henao.

Desde la primera casa entregada en el municipio de Pradera (Valle) el 11 de febrero del 2013 hasta la última que será asignada este jueves en El Salado (Carmen de Bolívar), los beneficiarios solo han creído en el programa cuando reciben las llaves.

“En Quibdó, los propietarios de vivienda gratis viven en un lugar que cualquiera confunde con un estrato alto”, dice Henao.

Los beneficiarios reconocen que este programa les ha cambiado la vida y, en algunos casos, ahora viven mejor que algunos de sus familiares que tienen casa adquirida por su propia cuenta.

LÍOS POR CONVIVENCIA 

Una de las consecuencias esperadas de este programa eran los problemas de convivencia. Y así ha sucedido. Sin embargo, hasta ahora a ninguna familia le ha sido expropiada la vivienda, a pesar de que hay 186 casos que están siendo tratados con personal especializado, para hacerles ver que es necesario cambiar las costumbres.

“Una persona que recibe una casa no sale de la pobreza, pero con ellos estamos sembrando una semilla para las nuevas generaciones. El próximo año vamos a entregar 27 colegios construidos en diferentes proyectos para que los niños que viven en las casas gratis, puedan tener educación”. En efecto, el Gobierno está invirtiendo más de 600.000 millones de pesos en infraestructura de educación, entretenimiento, recreación y equipamiento en general, para las familias que hacen parte de los proyectos de más de 1.000 viviendas.

El ministro asegura que los alcaldes han sido fundamentales en el programa, al igual que las firmas constructoras.

LA IDEA ES NO REALIZAR MÁS PROYECTOS DE GRAN TAMAÑO 

Si un beneficiario potencial del programa de casas gratis cree que los precios del petróleo no lo perjudican, está equivocado. El Gobierno tuvo que reducir la meta de vivienda 100% subsidiada de 100.000 a solo 40.000 en los próximos tres años, debido a que los bajos precios del crudo no le permiten obtener los recursos para financiar los proyectos.

“La idea es que de aquí en adelante, le daremos prioridad a proyectos de máximo 200 viviendas, para tener un menor manejo del tema de la convivencia, que se hace difícil en donde habitan muchas personas. Sin embargo, en este aspecto venimos trabajando con el Departamento para la Prosperidad Social, el Sena, el ICBF la Policía Nacional. La segunda etapa, que incluirá 40.000 viviendas nuevas está en marcha. “Ya hicimos una convocatoria a los constructores, los cuales presentaron 98 proyectos para 97.000 viviendas en todo el país. Estamos esperando que se posesionen los nuevos alcaldes para sacar a licitación esos proyectos, lo cual está previsto para enero”. El ministro dice que a finales del 2016 podrían estar entregando las primeras viviendas de la segunda etapa.La metodología de la escogencia se mantendrá, es decir que los beneficiarios deben ser víctimas de la violencia, afectados por fenómenos naturales y miembros de la Red Unidos.

Édmer Tovar M.
Editor de Portafolio
 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.