En Barranquilla, 56 desaparecidos en sólo seis meses

En Barranquilla, 56 desaparecidos en sólo seis meses

La cifra del reporte es dos veces y media más grande que la del mismo periodo de 2010.

29 de junio 2011 , 12:00 a.m.

El caso de la profesora Julia Schmalbach Viñas, cuya desaparición se conoció el 29 de marzo, fue el primero de una tanda de sonados casos de este tipo ocurridos en el Área Metropolitana, y que incluye a Roberto Carlos Díaz Atencio, de Vista Hermosa (Soledad), y a Jonathan Eliuth Renz Acosta, ambos de 22 años, desaparecidos en los primeros días de junio.

El Instituto de Medicina Legal revela que hasta el 24 de junio pasado se habían reportado 138 desapariciones en el Atlántico, pero regresaron vivos 79, mientras que 3 aparecieron muertos. Los restantes 56 siguen sin aparecer.

La cifra del reporte es dos veces y media más grande que la del mismo periodo de 2010, cuando hubo 52. Y la cifra de quienes continúan desaparecidos es un poco más del doble, pues el año pasado 27 permanecieron así.

Aunque ya las historias se han conocido por los medios masivos, en la Policía el tema no parece preocupar, al menos en la dimensión que salta en las cifras como una ola de desapariciones.

"Nosotros no lo hemos dimensionado de esa manera. Por ejemplo, en el caso de Soledad, ya ese muchacho está ubicado. Tenemos conocimiento claro de que está en una ciudad del Eje Cafetero, pero el papá no ha salido ahora a decir que está allá", dijo el subcomandante de la Policía Metropolitana, coronel Sergio López Miranda.

Roberto Atencio, padre de Roberto Carlos, negó esta versión. "Todavía no hemos tenido ninguna noticia de mi hijo", dijo ayer e insistió en que la Policía no le ha reportado nada.

Según la Policía el problema con los desaparecidos es que cuando la persona aparece, eso no se divulga, ni las razones por las cuales desapareció.

El más extraño caso, el de Jonathan Renz

En el caso de Jonathan Renz que fue visto por última vez el 2 de junio caminando desnudo hacia el río Magdalena cerca de la Escuela Naval luego de bajar de su moto, sobran las especulaciones.

Se sabe que era un excelente nadador, que cuando fue visto -a eso de las 5:30 p.m.- acababa de entregar un reparto de bollos de queso por la zona de Villatarel, nororiente de la ciudad. Al
lado de su moto fueron encontradas todas sus pertenencias.

JAVIER FRANCO ALTAMAR
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.