De modelo a testigo del dolor de víctimas del paramilitarismo

De modelo a testigo del dolor de víctimas del paramilitarismo

Es el caso de Juan David Echeverri, 'El Pollo', un peso pesado del modelaje colombiano.

notitle
29 de junio 2011 , 06:17 p.m.

Su imagen aparece siempre publicitando a grandes marcas. Lo que pocos saben es que se graduó como abogado y terminó trabajando en la Fiscalía de Medellín, siendo testigo del proceso de desmovilización del Bloque Cacique Nutibara. Una experiencia llena de dolor y lágrimas que lo marcó para toda la vida.

¿Por qué alguien que se ha dedicado a trabajar como modelo decide estudiar Derecho?

Terminé el colegio en 2001 y comencé a estudiar Derecho porque vengo de una familia de abogados; me gustaba el tema. Sin embargo, el modelaje comenzó a llevarme lejos; así que terminé la carrera por disciplina para después dedicarme a modelar.

¿Así fue como terminó trabajando en la Fiscalía?

Hice mi práctica en la Fiscalía con Justicia y Paz, justo cuando adelantaban el proceso de desmovilización del Bloque Cacique Nutibara en Antioquia. Un tema que, aunque está lejos del oficio de modelo, me sirvió para entender la realidad en la que vivimos y para pensar que a este país le falta mucha sensibilización sobre el tema.

¿Qué hacía exactamente?

Me tocó acompañar a un fiscal encargado del proceso del Cacique Nutibara y el Bloque Metro de las Autodefensas. Estuve al lado de las víctimas, leyendo los casos, los procesos. Asistía a las audiencias, las historias ahí eran dolorosas. Uno nunca se imagina el fenómeno tan grande. Fueron muchísimas personas víctimas en Antioquia, casos de familias separadas, asesinadas.

Para mucha gente, un modelo en medio de un proceso tan complejo puede sonar a disparate...

Ser modelo no me inhabilita. Creo que para sensibilizarse con una problemática como esta no hay ninguna regla. Ver a la gente llorando, deseando solo saber en dónde habían enterrado a sus familias, es muy duro. Muchos se conformaban solamente con saber cómo habían sido asesinados o desaparecidos sus cercanos. Esa es la forma que encontraban para tranquilizar el alma.

¿Cómo resume esa historia de su vida?

Esa parte me mantuvo en contacto con mi país. No ejercía como un abogado en el sentido literal, pero esa realidad me acercaba a un país de carne y hueso, que está muy lejos de las pasarelas y el mundo de la moda. También creo que Colombia no ha estado preparada para reparar a las víctimas. Se está haciendo lo que se puede, pero creo que aún falta mucho.

Pero al final se quedó como modelo...

El Derecho es una carrera exigente y no me gusta hacer las cosas a medias. Estoy en un buen momento como modelo y creo que uno debe aprovechar las oportunidades. Mi hermano y mi padre siguen ejerciendo. Quizá más adelante regrese, pero por ahora mi dedicación de tiempo completo es al modelaje.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.