Restricción a venta de licor en tiendas desata polémica en Bogotá

Restricción a venta de licor en tiendas desata polémica en Bogotá

Desde este jueves no se podrán vender bebidas alcohólicas en estos lugares de 11 p.m. a 10 a.m.

notitle
21 de junio 2011 , 09:50 a.m.

A partir de este jueves y por tiempo indefinido, unas 80 mil tiendas de barrio, supermercados, licorerías, cigarrerías, salsamentarias, panaderías, galleras, canchas de tejo, billares, fruterías, confiterías y estancos de Bogotá no podrán expender bebidas embriagantes ni permitir su consumo dentro de los establecimientos, entre las 11 p.m. y las 10 a.m. (Tenderos y ciudadanos opinan sobre la nueva ley de venta de licor).

El decreto, expedido y firmado por la alcaldesa (e.), Clara López, también aplica para los locales ubicados dentro de algunas estaciones de gasolina y en lugares públicos como esquinas, plazoletas, parques o en zonas comunes de conjuntos residenciales o edificios.

Por el contrario, la medida no cobija a los establecimientos de rumba, bares o restaurantes, que pueden continuar expendiendo licor entre las 10 a.m. y las 3 a.m. del día siguiente.

"Convocamos a los ciudadanos y a los comerciantes a que hagamos un trato para sacar adelante esta importante medida, que va a reducir las riñas y la inseguridad, especialmente los fines de semana, causadas por el expendio y el abuso de bebidas alcohólicas", dijo Clara López, al término del consejo de seguridad al que asistieron representantes de la Policía, la Cámara de Comercio de Bogotá, Fenalco y de supermercados de grandes superficies.

Según las cifras de la Policía Metropolitana de Bogotá, en lo que va del año se han registrado 116.246 riñas -un promedio de 680 diarias-, especialmente en Kennedy, Bosa, Ciudad Bolívar y Suba.
El año pasado se presentaron 246.707 casos, de los cuales un 90 por ciento se relacionó con el consumo de licor.

Controles

La restricción da vía libre para que los establecimientos cobijados con la medida puedan vender bebidas embriagantes a domicilio, siempre y cuando exista un control de estos para que los productos no sean entregados en espacios públicos ni a menores de edad.

Los locales que transgredan el decreto serán sancionados con una multa hasta de dos salarios mínimos ($1'071.200), y si existe reincidencia serán cerrados por siete días, las veces que sea necesario.

Para garantizar el cumplimiento de la restricción, los 743 cuadrantes de la Policía y las alcaldías locales se encargarán de hacer los controles permanentes, aunque la alcaldesa (e.) invitó a la ciudadanía a que se sume a esta iniciativa para denunciar los casos en los que se quebrante la norma. Clara López aseguró que la medida se desmontaría gradualmente, "siempre y cuando los índices de riñas e inseguridad bajen de manera significativa".

Lo analizan en la Costa Caribe

En Barranquilla, el Distrito y la Policía analizan la opción de implementar la prohibición de venta de alcohol en tiendas y otro tipo de establecimientos similares, como quiera que los últimos estudios arrojan que, en la mayoría de los casos, las riñas callejeras se originan en los negocios donde se vende licor.

Por su parte, Milton Buelvas, secretario de Gobierno de Cartagena, indica que en la ciudad hay 11 barrios donde solo se permite vender bebidas alcohólicas hasta la medianoche. Desde que empezaron a aplicarse las restricciones en tres localidades, se han disminuido las alteraciones del orden público.

En Santa Marta, las únicas bebidas que están permitidas en las tiendas son las que tienen menos del 5% de alcohol (cervezas) y se pueden vender hasta las 12 de la noche.

Reacciones

Juan Esteban Orrego
Director de Fenalco Bogotá

"Aunque los supermercados de grandes superficies aceptaron la medida, Fenalco no está de acuerdo con la restricción porque atenta contra el crecimiento económico de la ciudad. La medida podría tener el efecto contrario, ya que algunos ciudadanos podrían empezar a comprar licor, incluso adulterado, en establecimientos que no son legales".

Edgar Orlando Herrera Prieto
Alcalde de Ciudad Bolívar

"La medida me parece muy buena en cuanto a que el consumo de licor en nuestra localidad es muy grande sobre todo en lo que tienen que ver con espacios públicos como vías y parques, lo que representa en muchos casos la generación de hechos delictivos. Desafortunadamente, Ciudad Bolívar es una de las localidad en la que más  homicidios y riñas se generan con relación al consumo de licor. Para el cumplimiento de las medidas, tenemos toda la voluntad y la disposición del caso pero solicitamos el acompañamiento de la  policía y de los funcionarios distritales. Las medidas generan resultados en la medida en que haya un fuerte seguimiento y control y en Ciudad Bolívar el pie de fuerza de las autoridades no es suficiente para vigilar los establecimientos cobijados con el decreto".

Jesús Antonio Matéus
Alcalde local de Kennedy

"Para nosotros es de plena satisfacción la entrada en rigor de esta norma porque va a ayudar a mejorar las condiciones de seguridad y de convivencia de la localidad.  El tema de la inseguridad en Kennedy no tiene que ver con  hurtos y los atracos, sino que se desborda con las riñas callejeras que tienen su pico los fines de semana. Tenemos cerca de  480 barrios donde en su mayoría la funcionan tiendas y establecimientos comerciales con venta de licor, incluso, hemos incautado mucho licor adulterado. Para ejercer vigilancia y control de la medida tenemos el apoyo del plan cuadrantes. También haremos  socialización entre las autoridades y la comunidad".

Juan Carlos Almonacid
Alcalde local de Teusaquillo

"Es una medida oportuna  porque ayuda a controlar la  venta de licores en zonas que no son de rumba para ayudar a disminuir las riñas y la inseguridad derivada de ese consumo de licor, mejora la convivencia en las zonas residenciales. Últimamente ha aparecido fenómeno de venta de licor desde las panaderías hasta las droguerías, incluso en las misceláneas. Vamos a garantizar el cumplimiento de la norma dentro de los operativos tradicionales que hacemos e incrementaremos el seguimiento, control y apoyo con la policía de cuadrantes".

Betty Afanador
Alcaldesa local de Fontibón

"Nos beneficia bastante. Es una medida positiva primero porque se concentra el consumo de alcohol en determinados lugares de rumba lo cual  permite un control más efectivo Segundo, nos ayuda a bajar el número de riñas que se presenta en los barrios.En este momento estamos a la espera de  las condiciones del decreto para  saber que acciones debemos tomar con quienes incumplan la norma. Este tipo de medidas es para sentarnos con el comandante de la estación de Policía y  mirar acciones conjuntas enfocadas a plantear estrategias que nos den buenos  resultados. Para eso haremos un consejo de seguridad donde analizaremos  la aplicación del decreto. Ya tuvimos una buena experiencia con la restricción a la venta de licor que hubo en los primeros meses de este año en Fontibón y otras localidades donde pudimos ver cómo los niveles de riñas bajaron considerablemente".

Así se movió el tema en la red

@dikdikderik Medidas justas como esta ayudan a controlar el consumo y las riñas que ocasiona el licor.
@LeoMejiaF Excelente medida para frenar ciertas problemáticas que nos agobian.
@cajimenezs No habrá ningún efecto en la reducción de riñas; solo va a hacer que se presenten más temprano.
@arommel77
Ojalá la medida se hiciera a nivel nacional, para frenar en gran porcentaje el consumo en menores.

(Lea lo que opinaron los lectores de ELTIEMPO.COM)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.