Una peluquería sin espejos pero con arte

Una peluquería sin espejos pero con arte

No son profesionales, pero dicen que hacen 'magia' con el pelo de los clientes.

notitle
17 de junio 2011 , 10:19 p.m.

Un proyecto que nació hace cinco años en la mente de una joven bogotana es ahora un salón de belleza que se transforma en galería para artistas independientes.

De hecho, 'La Peluquería', como se llama este lugar ubicado en La Candelaria, es también un salón social, donde el arte no solo toma vida en las cabezas de los clientes sino también en las paredes del recinto y en su decoración bizarra.

Su dueña, Melissa Paérez, cuenta que concibió la idea una tarde cuando vivía en Londres. Allí, los altos costos de un corte de pelo, que incluso pueden llegar a los 250 mil pesos colombianos, la llevaron a inquietarse por las tijeras y a ensayar con su propio pelo y el de algunas de sus amigas.

"Lo hacía en mi apartamento, sin espejos en frente. Por eso, lo más emocionante era esperar hasta el final para ver el resultado", cuenta.

Esta publicista, que se desilusionó de su profesión por los "estereotipos consumistas", regresó a Colombia segura de dedicarse a hacer todo lo contrario: romper los esquemas.

Por eso, 'La Peluquería' le apuesta a cortes y estilos poco convencionales que surgen de experimentos y de la combinación constante de posibilidades.

"Este es un lugar para una persona que quiera atreverse a un cambio de look extremo, a una transformación total", aseguró Daniela del Sol, una de las clientas del lugar.

Y es que en este sitio, al igual que en aquel apartamento londinense, no existen los espejos donde el cliente va observando el resultado de su corte, como ocurre en las peluquerías tradicionales.

En cambio, se encuentra desde un teléfono monedero de calle, hasta un tocador desgastado, pasando por máquinas de escribir, murales de colores, sillones usados y televisores antiguos.

De hecho, por allí han pasado varios artistas plásticos con propuestas de arte alternativas que ya suman 15 exposiciones a la fecha.

Cuando no hay muestras Melissa y su equipo de diez 'peluqueras ilegales' -como se autodenominan por tener como regla de oro no haber pasado por una academia de belleza- experimentan con las cabelleras de sus clientes, la gran mayoría estudiantes universitarios, aunque también tienen seguidores de avanzada edad.

Según sus estadísticas, reciben unas 270 personas al mes que pagan en promedio entre 30 mil y 35 mil pesos por corte. "Aquí todo es un arte. De eso es ejemplo el pelo, que es la única parte del cuerpo con posibilidad eterna de transformación", dice la creadora.

'Nosotras elegimos el estilo'

Todos los miércoles en la mañana son días de laboratorio en 'La Peluquería'. Estas sesiones son momentos de práctica en los que quien se inscribe asume el riesgo del corte que el equipo desee experimentar.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.